Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de mayo de 2022

VIAJE CON NOSOTROS: LOS BONOS TURÍSTICOS AUTONÓMICOS

Decir que la pandemia del Covid-19 trastocó todos los planes habidos y por haber en nuestras vidas es una obviedad. También nos quedamos cortos, porque hemos perdido a muchas personas queridas, lo que sin dudas es el peor saldo de este período. Si nos acercamos a cosas más mundanas, probablemente, el sector económico más afectado haya sido el turismo.

VIAJE CON NOSOTROS: LOS BONOS TURÍSTICOS AUTONÓMICOS


Muchos destinos casi desde el principio del confinamiento empezaron a plantear fórmulas que pudieran rescatar al sector turístico. La imposibilidad de desplazamientos complicaba mucho el futuro de una cantidad enorme de empresas que tienen un número de trabajadores enorme. Hay que tener en cuenta que también dependen del turismo otros sectores que no son estrictamente turísticos pero que proveen de servicios o suministros (transportes, empresas de alimentación, etc.) y que también se veían afectadas. Una cadena de desastres.

Una de las soluciones que mejor han sido valoradas por la ciudadanía y el sector turístico han sido los denominados “bonos turísticos” o “bonos viaje”. Nuestra experiencia en este sentido es absolutamente positiva, ya que nos hemos podido beneficiar varias veces de las ventajas que aportaba, en nuestro caso, el “bono viajeComunitat Valenciana”. Os explicamos su funcionamiento, que es similar a otras experiencias parecidas en distintas comunidades autónomas.


¿DE QUÉ SE TRATA?


Se trata de un bono que hace un descuento en el precio del alojamiento que el cliente tiene que pagar. Si se realizaba una reserva en temporada baja por un periodo superior a dos noches en los establecimientos adheridos, se disfrutaba de una ayuda del 70% de los gastos hasta un máximo de 600 euros por reserva. Quedaban excluidos ciertos conceptos, pero incluían la mayoría de servicios que ofrecían los establecimientos. Estos bonos también incluían las reservas realizadas en las agencias de viaje que formaban parte del programa.

Ni que decir tiene que la página web en la que se solicitaba el bono estaba totalmente colapsada en cuanto se abría el plazo de solicitud. Las listas de espera eran tan numerosas que se ofrecían ya para los siguientes períodos que abarcaba el plan. Una auténtica locura. En este caso, el bono de la Comunidad Valenciana estaba restringido a los mayores de edad empadronados en cualquier municipio de la comunidad.

Para este año 2022 las condiciones han variado, en vista de que el sector se está recuperando y que las restricciones a movimientos, tanto nacionales como internacionales, se han levantado completamente. Se han dispuesto dos periodos, uno antes del verano y otro después (grosso modo) y se ha rebajado el porcentaje de las ayudas, que ahora alcanzan al 50% del coste, con un máximo de 400 euros para reservas de un mínimo de dos noches y un máximo de cuatro, y el 60%, con un máximo de 600€, si la estancia es de 5 o más noches. El plan ha tenido tanto éxito (las listas de espera son espectaculares) que el gobierno de la Generalitat Valenciana ha anunciado su intención de mantenerlo al menos un año más.


OTRAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Otras comunidades autónomas han puesto en marcha acciones similares. Cada una con sus características propias. A continuación vamos a repasar algunas de ellas.


COMUNIDAD DE MADRID


VIAJE CON NOSOTROS: LOS BONOS TURÍSTICOS AUTONÓMICOS


Una de las comunidades autónomas más apetecibles para hacer turismo es Madrid. A la amplísima y variadísima oferta de la capital se le suma todo lo que ofrece el resto de la comunidad, muchas veces empañado y diluido por el polo de atracción que ejerce la ciudad de Madrid respecto a todo lo que le rodea.

La dinámica del bono turístico madrileño es un poco distinta respecto al de la Comunidad Valenciana. En primer lugar pueden disfrutar de sus ventajas cualquier persona que resida en España, no solo quienes lo hacen en la Comunidad de Madrid. Después, para optar al bono turístico se tiene que haber formalizado una reserva en un alojamiento adherido o bien en una agencia de viajes (también adherida, claro). Hasta el 15 de mayo todavía hay tiempo para poder solicitarlo y se subvenciona hasta el 50% del gasto, hasta un máximo de 600 euros.


GALICIA


La comunidad gallega también tuvo una actuación en esta línea. El plazo para que las personas interesadas se inscribieran en el programa #QuedamosEnGalicia22 finalizó a principios de este mes de mayo. En el caso gallego los beneficiarios podían ser personas empadronadas en Galicia, al igual que el Bono Viaje de la Comunidad Valenciana.

El funcionamiento es distinto tanto al de la Comunidad Valenciana como al de la Comunidad de Madrid. En este caso se expide una tarjeta bancaria con un saldo prefijado. De este saldo la persona beneficiaria aporta el 60% mientras que la comunidad autónoma aporta el 40% restante. Las tarjetas pueden tener un saldo de 500, 375 o 250 euros, para gastar en establecimientos adheridos al plan.

2022 ha visto la tercera edición de este programa que pretende desestacionalizar la oferta turística gallega. No sabemos si en 2023 habrá una nueva edición.


ANDALUCIA


VIAJE CON NOSOTROS: LOS BONOS TURÍSTICOS AUTONÓMICOS

También en Andalucía se ha podido acceder al denominado BONOTUR, en línea con lo que ya hemos visto anteriormente. Como ocurre con otras comunidades autónomas, para beneficiarse de la subvención aplicada a este programa, uno de los requisitos consistía en estar empadronado en algún municipio de la comunidad autónoma andaluza.

En este caso se subvenciona el 25% del coste de una reserva en un alojamiento por un período mínimo de dos noches, hasta un máximo de 200 euros. Esta cantidad podía ser mayor si la persona solicitante tenía reconocida una discapacidad, o si era menor de 25 años o mayor de 65.


MELILLA



La ciudad autónoma también puso en marcha un programa de incentivo turístico tras la pandemia del Covid. En este caso con la peculiaridad de que es una ciudad autónoma, y por lo tanto sus recursos económicos son menores. Debido a su particularidad geográfica el bono melillense también subvencionaba el transporte, tanto en avión como en barco.

Otra peculiaridad es que estaba abierto a cualquier persona residente en la Unión Europea. Sí, habéis leído bien, cualquier persona residente en cualquier país de la Unión Europea. Eso supone más de 447 millones de personas. Solo estaban excluidas las personas residentes en la misma Melilla.


Como podéis ver son varias las comunidades autónomas que han utilizado una forma, más o menos similar, para incentivar la demanda turística dentro de sus territorios. Una formula que, por lo general, ha tenido muy buena aceptación y un éxito bastante importante. Tanto que son varios los casos en los que se ha repetido la experiencia. No sabemos si con el decaimiento de todas las medidas anti-Covid estos programas seguirán (más allá de la Comunidad Valenciana, que ya ha anunciado su intención), pero sería muy interesante. Estaremos ojo avizor.

lunes, 8 de febrero de 2021

COMPARATIVA: PORT AVENTURA VS. PARQUE WARNER

En España tenemos muchos y muy buenos parques temáticos. No solo parques de atracciones organizados alrededor de una o más líneas argumentales, que es lo primero que nos viene a la cabeza cuando hablamos de parques temáticos. En esta categoría podrían entrar también zoos de nueva generación, acuarios o parques acuáticos. 


Pero si hay dos parques temáticos que destacan sobre el resto estos son Port Aventura y el Parque Warner. Ambos son los más visitados de España y dos de los más visitados de Europa. En 2019 el parque catalán recibió 3,75 millones de visitantes, mientras que el madrileño, que ha ido progresando mucho en los últimos años, se quedó en 2,23 millones de visitantes.

Nosotros hemos visitado ambos parques y vamos a realizar una pequeña comparativa. Este doble análisis va a ser completamente subjetivo. Si veis los post que en su día dedicamos a cada uno de los parques, tanto al Parque Warner, como a Port Aventura, ya podréis avanzar algo de nuestras conclusiones. También este análisis está un poco sesgado por varios motivos. Visitamos cada parque en año distintos, y con niños pequeños un año es un mundo. También hemos visitado más veces un parque que otro, por lo que al final la experiencia previa también es importante.

Vamos a hacer la comparativa por campos, para así poder desgranar lo que nos parece positivo, y lo que no nos gusta tanto de cada parque:

ATRACCIONES


En uno de los post dedicados a estos dos parques temáticos, ya comentamos que no somos mucho de atracciones espectaculares. No nos montamos en una montaña rusa con nosecuántos loopings ni de coña. Así que por esa parte nuestro análisis cojea. Pero eso no quiere decir que no disfrutemos en otras, como las de agua, y otras un poco menos emocionantes. Ambos parques (y otros muchos) tienen atracciones comunes, que no pueden faltar en ningún parque que se precie (como ciertas tiendas en los centros comerciales).

En este aspecto nos da la sensación que el Parque Warner está más enfocado hacia esos visitantes que buscan emociones fuertes, mientras que Port Aventura tiene un mayor abanico familiar. Eso no quiere decir que Port Aventura sea un muermo, ni mucho menos, como ejemplo el Dragon Khan, el símbolo del parque desde su apertura.

Tampoco interpretéis que si vais en familia vagareis por el Parque Warner sin nada que hacer, ya que tienen un montón de cosas que para que no nos aburramos ni un segundo.

ÁREA INFANTIL


Uno de los aspectos más importantes a la hora de decidirse por uno u otro. En este apartado quizás el Parque Warner esté un puntito por delante que Port Aventura. Influye que el Cartoon Village, el área dedicada a los más peques estuviera desde el principio de la apertura del parque, ya que está mejor integrada que SésamoAventura.

Respecto si nos gustan más los personajes de Barrio Sésamo (que "viven" en Port Aventura) o los Looney Tunes, pues es bastante difícil decidirse. Que se puedan visitar la madriguera de Bugs Bunny, el camerino del Pato Lucas, o la casa de la Abuelita y Piolín, y hacerse fotos con ellos, pues mola bastante. Porque en Port Aventura "solo" puedes visitar la casa del Pájaro Loco (Woody Woodpecker, según su pasaporte) que además está en el Far West.

Además de que hay más atracciones en Cartoon Village que en SésamoAventura, creemos también que están mejor distribuidas Eso sí, de las atracciones familiares de los dos parques nuestra favorita es "Street Mission", en Port Aventura.

ESPECTÁCULOS


Aquí, y sintiéndolo mucho, gana Port Aventura por goleada. Es posible pasarte el día entero de espectáculo en espectáculo. Aunque la estrella sigue siendo el espectáculo de especialistas en el Far West, los bailes de Polinesia o los espectáculos en el Gran Teatro Imperial de China son muy chulos. Este pasado año, por las medidas antiCovid, todos los espectáculos de Port Aventura estaban cancelados. Y se nota, porque tuvimos tiempo de sobra para montar en todas las atracciones que quisimos, ya que tampoco había cola.

Por su parte el espectáculo estrella en el Parque Warner es el de Loca Academia de Policía. Podríamos resumirlo como "especialistas, derrapes y humor". Es muy divertido y os lo recomendamos. Otro de los espectáculos que pudimos ver en el Parque Warner tenía de protagonistas a Batman, Robin y Joker. La lástima es que no tenía muy buena visibilidad si no acudías con bastante antelación. Eso sí, el meet and greet (encuentro para hacerse fotos) con los personajes DC, es decir, Batman, Wonder Woman, Superman, etc.) hizo que se nuestro espíritu friki se disparara.  

También destacar el espectáculo nocturno en el lago central de Port Aventura, que es una auténtica pasada. De hecho en el Parque Warner también han introducido un espectáculo similar en su lago. Eso sí ambos parques tienen desfile para cerrar la jornada, y ahí, también tenemos el corazón partido, pero el Batmóvil...

TEMATIZACIÓN


Premio ex aequo. Cada uno tiene sus propias áreas temáticas, aunque coincidan en el Far West. Una pasada las dos. Podrían servir, casi perfectamente, como escenario para rodajes. De hecho han servido para rodar anuncios, series y películas. Es fácil dejarte llevar a China, New York, Polynesia o Gotham City.

RESTAURACIÓN


Este aspecto solo podemos juzgarlo parcialmente. Cuando visitamos el Parque Warner decidimos llevar un picnic y consumirlo en el parking. Es una opción válida, pero estamos convencidos de que en nuestra próxima visita no lo volveremos a hacer, ya que se pierde un tiempo precioso saliendo y volviendo a entrar en el parque. 

Respecto a Port Aventura sí que podemos recomendar el restaurante que nos recomendaron, que no es otro que Cactus Express, en México. Los menús se componen de burritos, bocadillos y perritos calientes, pero son bastante grandes y vienen acompañados de patatas fritas o nachos, y son suficientes para saciar el hambre de los más comilones. 100 % verídico.

MOVILIDAD


Victoria contundente de Port Aventura. Este parque cuenta con dos medios de transporte, que también son atracciones. Por una parte un tren que tiene parada en Mediterrània (en la entrada del parque), SésamoAventura y Far West. También podemos tomar el barco que conecta Mediterrània con China. 

Por desgracia el Parque Warner carece que cualquier tipo de transporte. Así que hay que recorrer todo el parque a patita. Puede parecer un rasgo de pereza o vaguería, pero un día entero en un parque temático es muy largo, y más si quieres apurarlo al máximo. Así que cualquier ayuda, por pequeña que sea, siempre es bienvenida.  

OTROS SERVICIOS


Uno de los aspectos a tener en cuenta es el parking. Aquí el Parque Warner tiene una pequeña ventaja al tener plazas cubiertas, especialmente útiles en verano, aunque también más caras. Respecto a Port Aventura, hay una opción de aparcar fuera del aparcamiento del parque. La avenida del alcalde Pere Molas tiene bastantes plazas de aparcamiento, algunas incluso más cerca de la entrada que las del propio parking de Port Aventura. Eso sí, debéis daros prisa para poder aparcar aquí.

Por otra parte, vamos a tratar las tarifas y los descuentos. La entrada general para un día cuesta 51 euros en Port Aventura, mientras que en el Parque Warner cuestan 44,90 euros. En Port Aventura las entradas reducidas cuestan 45 € (para menores entre 4 y 10 años y mayores de 60). A las familias numerosas se les aplica un descuento del 25% respecto al precio de cada entrada. 

El Parque Warner tiene entradas reducidas por 39,90 €. En esta categoría entran los niños entre 100 y 140 cm de altura, mayores de 60 años, personas con diversidad funcional y familias numerosas. Si se compran por la web, las entradas tienen un descuento añadido, por lo que todas las entradas (para 1 día) cuestan 29,90 €.

Siempre se pueden encontrar otras promociones para ambos parques, incluso 2x1, por lo que el precio se rebaja considerablemente. Es cuestión de buscar y esperar. 

Por último falta analizar el entorno de cada uno de estos parques temáticos. Port Aventura es un enorme resort en el que, además del primer parque, cuenta con Ferrari Land, el parque acuático Caribe Aquatic Park y hoteles temáticos. Se puede aprovechar la visita al parque (o al resort) para, además, disfrutar de las playas de la Costa Daurada, Tarragona, el delta del Ebro, Barcelona e incluso el norte de la provincia de Castellón. Por su parte el Parque Warner tiene a Madrid y todo lo que ofrece la capital de España y sus alrededores, como gran atractivo para realizar otras actividades. 

¿Nuestra conclusión? Ya hemos apuntado al principio que este es un análisis bastante subjetivo, en los que prevalecen nuestros gustos y preferencias. Por lo que, si tuviéramos que escoger uno de los dos parques este sería Port Aventura. Con todo, estamos convencidos que debemos de darle otra oportunidad al Parque Warner. Nuestra primera, y única visita, fue un poco precipitada y no la pudimos preparar demasiado bien. Por otra parte nuestros hijos son más mayores y estamos convencidos que disfrutarían más de este parque. Uno de los grandes obstáculos es que cada uno tenga una altura, por lo que las limitaciones en algunas atracciones hacen que puedas frustrarte, o tardar mucho tiempo dividiendo el grupo, guardando cola dos veces, etc.


¿Qué pensáis? ¿Opináis como nosotros? ¿Tenéis otro parque temático favorito? Podéis dejarnos un comentario, aquí abajo o en nuestros perfiles en redes sociales y que toda nuestra comunidad pueda beneficiarse de valiosos consejos. 

viernes, 18 de septiembre de 2020

9 CIUDADES EN ESPAÑA PARA VIAJAR CON LA FAMILIA

En este año tan sumamente atípico estamos redescubriendo nuestro país. Iniciativas como En Familia por España están haciendo que muchas familias se planteen visitar más algunos rincones que tenemos cerquita de casa. 

En redes sociales hemos visto muchas publicaciones que más o menos decían “este año no viajamos, nos quedamos en España”. Como si viajar por España no fuera viajar. En nuestro caso es más por una cuestión de logística y economía familiar que otras cuestiones. Tampoco queremos ser chovinistas. Esa frase tan manida de “para que ir al extranjero con la cantidad de cosas bonitas que hay en España” nos da bastante rabia porque es, en nuestra opinión, una paletada. En España hay lugares maravillosos, que no los vas a encontrar en otro sitio del mundo. Pero el resto del planeta tiene muchas maravillas por descubrir. 

Sea como sea, aún nos quedan unos cuantos puentes y fines de semana por delante. Para ello hemos realizado un listado de 9 ciudades en España que nos gustan mucho para visitar con niños. No las hemos ordenado de la que más nos gusta a la que menos. El orden es bastante aleatorio, así que no queráis ver un ránking si no un listado con el que queremos daros ideas: 

MADRID 


Ante la pregunta de que podemos encontrar en Madrid, la respuesta más lógica es ¿qué no podemos encontrar en Madrid? ¡Pero si hasta podemos encontrar un auténtico templo egipcio! Como capital de España que es tiene todos los recursos posibles. Y si no lo tienen están muy cerca. 

Uno de los imprescindibles de Madrid es el parque de El Retiro, el gran pulmón verde de la capital. Además es un sitio lleno de historia con un montón de actividades para hacer. Como amantes de los museos no podemos dejar de recomendar el Museo del Prado, la gran pinacoteca nacional y una de las mejores del mundo. Además las familias numerosas tenemos la entrada gratuita si lo visitamos la familia al completo. Otro gran parque es el del Oeste, junto al que se encuentra el Templo de Debod, ese templo egipcio que comentábamos antes. 

Uno de los grandes alicientes es el Parque Warner, que se encuentra a unos 30 kilómetros de la capital. El gran reclamo, además de las atracciones, es que cuenta con personajes de DC Comics, Looney Tunes y del universo de la Warner Bros. 

En este blog encontraréis unos cuantos artículos sobre lugares a los que ir con vuestros hijos. Y los que quedan. De hecho tenemos una lista bastante extensa de sitios pendientes, a la que cada vez se le suman nuevas propuestas. Empezamos a creer que jamás lograremos verlos todos. 


BARCELONA 


La capital catalana es una de las últimas ciudades que hemos recorrido junto a nuestros hijos. A pesar de los tópicos que se han ido asentando en los últimos años, es una ciudad abierta, amable y acogedora. En ningún problema hemos tenido problemas con la lengua, bien porque la hablamos, bien porque si pedimos que nos hablen en castellano lo hacen sin ninguna contrariedad. 

Las grandes estrellas de la ciudad son los edificios que proyectó el arquitecto Antoni Gaudí. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, el Parc Güell, la Pedrera, la Casa Milá… Edificios que son casi irreales, tan mágicos como inclasificables. 

Pero además es una ciudad con un magnífico barrio gótico, es cierto que con algunos añadidos posteriores, pero que no deja de ser una gozada para pasear entre edificios como la Catedral, con fama renovada gracias a la famosa novela de Ildefonso Falcones y su posterior adaptación a la serie. 

No olvidemos otros equipamientos como los que hay en la zona de Montjuic, tanto el MNAC, como la fuente mágica, como los protagonistas de los JJOO; un paseo por La Rambla y por el frente marítimo (si nos quedan fuerzas) o una visita al magnífico Cosmocaixa. En definitiva, una ciudad con mucho que descubrir. 

VALENCIA 


Esta es una ciudad casi perfecta para recorrerla con niños. El eje fundamental lo encontramos en el Jardín del Turia. Éste era el antiguo cauce del río Turia a su paso por la ciudad, y tras las devastadoras inundaciones de 1957 se decidió que se construiría un nuevo curso por fuera del casco urbano. En sus 7 kilómetros, y alrededores, nos ofrece una cantidad inmensa de recursos. 

Al inicio del “paso” del Turia por Valencia encontramos el Parque de Cabecera, un espacio de 330.000 m2. Destaca su lago central, que podemos recorrer con unas barcas de alquiler. Justo al lado se encuentra el Bioparc, el nuevo parque zoológico. Ambientado en África conviven unas 100 especies de animales, destacando los elefantes, leones, gorilas y las jirafas que ocupan la inmensa sabana central. En el otro extremo del Jardín del Turia se encuentra la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Este complejo lúdico y divulgativo es conocido en todo el mundo gracias a las arquitecturas diseñadas por Santiago Calatrava y Félix Candela. 

¿Más recomendaciones? No podemos dejar de aconsejaros una visita por el centro histórico, que es enorme, por cierto. La Plaza de la Virgen con el Palacio de la Generalitat, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y la fachada gótica de la Catedral; la Plaza del Ayuntamiento, tan llena de vida; la hermosísima Estación del Norte; las puertas de Serrano y Quart, tras pasear por la calle Caballeros; el Mercado Central y la Lonja de la Seda… 

Y por supuesto una visita al Parque Natural de la Albufera. No solo por el hermoso lago, también porque dentro de los márgenes de La Albufera se encuentra El Palmar, una pedanía de Valencia donde guardan las esencias de la gastronomía valenciana: la paella y el all i pebre. Además de recomendarlo para toda la familia, lo recomendamos para los cinco sentidos. 

SEVILLA 


Una de las ciudades más bonitas de España. Y una maravilla para visitarla con niños. En algunos momentos Sevilla se tomo como estereotipo para todo el país. El ejemplo más claro es el personaje de Carmen, esa mujer con carácter y arrojo que popularizaron la novela de Prosper Mérimée y la ópera de Georges Bizet. 

En el centro histórico, y a muy poca distancia, encontramos tres de los edificios monumentales más importantes de Sevilla: La Catedral, El Real Alcázar y el Archivo de Indias. Casi nada. Estos tres edificios son testigos de la importancia de Sevilla como Puerto de Indias a raíz del descubrimiento del “Nuevo Mundo” por parte de Cristóbal Colón. Si nos dejáis una recomendación muy especial, no os perdáis el Real Alcázar u os arrepentiréis mucho. 

Relativamente cerca encontramos uno de los espacios más emblemáticos de la capital hispalense: la Plaza de España. Centro de la Exposición Iberoamericana de 1929 (de la que se conserva algún pabellón todavía) es un edificio monumental que sorprende tanto al visitante primerizo como al que repite. Su uso como escenario en varias películas lo convierten, además, en un lugar de culto cinéfilo. Anexo se encuentra el parque de María Luisa, el más grande y conocido de la ciudad. Sus fuentes y cascadas, las esculturas y la frondosa vegetación invitan a un paseo sosegado y tranquilo. Como complemento encontramos el Museo de Artes y Costumbres populares y el Museo arqueológico, separados por la Plaza de América, espacios que también se construyeron para la Exposición Iberoamericana de 1929. 

Por último recomendar una visita a la isla de la Cartuja, isla fluvial del Guadalquivir, donde además de poder visitar el Monasterio que da nombre a esta parte de la ciudad, y que actualmente es sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, acoge también el parque temático Isla Mágica, que aprovecha los terrenos donde se instaló la Exposición Universal de 1992. Este parque fue bastante vilipendiado en su momento, pero aunque no lo hemos visitado, creemos que se puede pasar un día divertido en sus instalaciones. 

GRANADA 


Si Sevilla es bonita, no os quiero decir nada de Granada. ¿Puede ser nuestra ciudad española favorita? Puede serlo, perfectamente. ¿Por qué? Por todo: monumentos, gastronomía, espacios para niños, estilo de vida… 

Evidentemente gran parte de nuestra visita a Granada girará alrededor de La Alhambra, la gran ciudad palatina, uno de los mejores monumentos de España (por no ser exagerado y decir “del mundo”). Este es uno de esos lugares que te recuerdan que el ingenio humano no tiene límites y te empequeñece que con una tecnología que no es la que tenemos hoy en día pudieran construir edificios y estancias tan grandiosas. Obligatorio ir con niños. Obligatorio ver sus caras de asombro. 

Pero Granada es mucho más que La Alhambra. El barrio del Albaicín está a la par en popularidad, con el mirador de San Nicolás y sus puestas de sol a la cabeza. Pero no es menos recomendable visitar el centro de la ciudad, el entorno d ella Catedral, la Capilla Real y el laberíntico barrio de la Alcaicería. Y por suuesto dejarse llevar por el tercer elemento capital en Granada: son sus bares de tapas. Son de sus epicentros se encuentran en la calle Elvira y en la calle Navas. 

Además de lo más típico Granada tiene otros elementos de interés, sobre todo para niños, como el Parque de las ciencias o el parque Federico García Lorca, donde se encuentra la Huerta de San Vicente, que fue propiedad de la familia del poeta y que hoy es una casa-museo. 


TARRAGONA 


Poco imaginaban (suponemos) los habitantes de la Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco que más de 2000 años después seguiríamos hablando de ellos y pisando las piedras con las que construyeron sus edificios. Pero es así y Tarragona es una ciudad magnífica para visitar con toda la familia. 

Ha dejado de ser un recurso más que visitar desde Barcelona (que se encuentra a menos de 100 kilómetros) para ser un destino turístico con muchas posibilidades. En el año 2000 la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad al conjunto arqueológico de Tarraco, que cuenta con restos de edificios como un magnífico anfiteatro, foros, el circo, un teatro, o las murallas. 

Pero no solo de Roma vive Tarragona, un paseo por la Rambla Nova hasta llegar al famoso Balcón del Mediterráneo, disfrutar de sus playas o un recorrido por el barrio del Serrallo, el antiguo barrio de pescadores, harán que nos enamoremos más si cabe de esta ciudad. 

Y como no, visitar el que para nosotros es el mejor parque temático de España: Port Aventura. Apenas a 11 kilómetros del centro de Tarragona, es el lugar ideal para toda la familia. Sus atracciones, sus espectáculos, su magnífica tematización… En definitiva, no hay excusa para no hacer una escapada a Tarragona. 

SEGOVIA 


Internacionalmente conocida por su acueducto romano y por su tradicional cochinillo asado, Segovia merece una visita por muchas otras cosas. Como en otros centros históricos, su peatonalización permite a las familias pasear sin tener que preocuparse en exceso (siempre queda algún coche por ahí). 

Si queremos sentirnos en un cuento de hadas deberemos visitar el Alcázar segoviano. No lo decimos por decir, ya que esta fortaleza medieval inspiró a Disney en el diseño del castillo de Blancanieves. Sea como sea, el edificio es espectacular y vale mucho la pena visitarlo. Magníficamente restaurado y conservado, en parte por su uso continuado. Si observarlo desde abajo del promontorio sobre el que se levanta es espectacular, no lo es menos desde su acceso, con la torre de Juan II en todo su esplendor. 

Otro de los puntos más interesantes de Segovia es su Plaza Mayor. Aquí encontramos el Teatro Juan Bravo, el Ayuntamiento y la cabecera de su Catedral. Bajo los soportales hay un montón de bares y restaurantes donde degustar la gastronomía segoviana más allá de sus asadores. 

Porque Segovia es un lugar donde se come fabulosamente. Sus excelentes carnes, con el consabido cochinillo, se complementan con un buen guiso de judiones o la dulzura casi pecaminosa de su ponche segoviano, un postre realizado con un bizcocho empapado en almíbar, con crema de yema y coronado por mazapán. Tan lesivo para la Operación Bikini, como satisfactorio para nuestro paladar. 

TERUEL 


Un ejemplo perfecto de que por ser una ciudad pequeña no deja de ser interesante. Teruel, la capital de provincia con menor número de habitantes de España, lleva unos cuantos años posicionándose turísticamente y es una opción muy interesante para toda la familia

Su centro histórico es una gozada para ser paseado. Gran parte de culpa la tiene su arquitectura mudéjar, que se deja ver en edificios como la Catedral o las torres de El Salvador, San Pedro y San Martín. También un lugar tan emblemático como la Plaza del Torico, verdadero centro neurálgico de la vida turolense. También hay que citar la preciosa escalinata del Paseo del Óvalo, que conectó Teruel con el ferrocarril, y todo lo concerniente a la leyenda de Juan e Isabel, los famosos amantes de Teruel (ríete tú de Romeo y Julieta), incluido su supuesto sepulcro. 

Pero el gran impulso de Teruel llegó de la mano de Dinópolis. La Diputación supo aprovechar los descubrimientos científicos realizados en los yacimientos paleontológicos diseminados por toda la provincia, y se supo subir a la ola de la dinomanía (una ola que parece que no baja) para abrir un parque temático, con subsedes en distintos municipios de la provincia, que es una maravilla y una gozada. Además de ser muy divertido, aprendes un montón de cosas. 

Por si fuera poco en la de Teruel hay unos pueblos preciosos, que por si mismos merecen una visita. Albarracín y su entorno, Rubielos de Mora (y su vecina Mora de Rubielos), Valderrobles o Mirambel. La oferta en invierno se complementa con las dos estaciones de esquí en la comarca de Gúdar-Javalambre. Más es imposible. 

BENIDORM 


Es nuestra patria chica y no podía faltar en esta selección de ciudades para visitar en familia. Para que no nos acuséis de barrer para casa porque sí, os vamos a hacer un ligero resumen: cinco parques temáticos (uno de “atracciones”, dos parques acuáticos y dos parques de animales) más de 5 kilómetros de playas urbanas, un parque natural marítimo terrestre, más de 85.000 plazas de alojamiento sumando hoteles, hostales, apartamentos y campings. Vaya, que el que no viene a Benidorm es porque no quiere. 

Benidorm es mucho más un destino abarrotado y playas de bote en bote. Fuera de la temporada alta, es un lugar muy habitable y bastante tranquilo. Apenas hay aglomeraciones de tráfico y se puede llegar andando a prácticamente cualquier lugar de la ciudad en poco tiempo. Los que vivimos aquí sabemos que el transporte público es un horror, pero oye, si tienes tiempo… 

Cada persona puede encontrar algo que hacer en Benidorm, configurar sus vacaciones prácticamente a medida. Hay un montón de tiendas, rutas cicloturísticas, recorridos senderistas, salones de escape room, bares y restaurantes tanto nacionales como internacionales. También puedes quedarte en tu alojamiento descansando y sin hacer ni el huevo. 

Si echáis algo en falta seguramente los pueblos cercanos complementarán la oferta. Altea con su aire bohemio, La Vila Joiosa con sus casas de colores y sus fábricas de chocolate, el Castell de Guadalest con su centro histórico y su embalse, pueblos con encanto como Polop o La Nucia, Alicante con museos y un sinfín de espacios por descubrir… Como veis hay mil oportunidades para disfrutar. 


Estas son nuestras 9 ciudades favoritas para visitar con la familia. Sabemos que nos hemos dejado muchas que merecerían estar sin ninguna duda en este listado. Toledo, Valladolid, Peñíscola, Salamanca o Girona son solo algunos ejemplos de los muchos que tenemos en toda la geografía española. Hemos priorizado capitales de provincia por la mayor cantidad de recursos que tienen aunque, como veis, también hemos contado con sus entornos. Como no, os animamos a visitarlas todas y a que nos dejéis en comentarios vuestra opinión sobre este listado.

martes, 19 de mayo de 2020

7 MUSEOS QUE NOS GUSTAN MUCHO PARA EL DÍA DE LOS MUSEOS

El 18 de mayo se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de los Museos. Es un día especial donde estos centros se ponen sus mejores galas para sus visitantes. Este año, en algunos casos, sus mejores galas han sido abrir sus puertas de nuevo con todas las precauciones del mundo, por supuesto. 

Vamos a hacer un repaso por algunos de los museos que más nos han gustado para visitar con niños. Si nos seguís habitualmente ya sabréis que somos muy fans de ir a museos con nuestros hijos, y que además solemos recomendarlo. Podéis tomar toma de nuestras recomendaciones para cuando llegue ese momento que todos estamos esperando, el de poder viajar, aunque sea poquito y aquí al lado. La mayoría se encuentran en España, así que no hay excusa para no visitarlos cuando se pueda. 


¿Puede ser el Marq nuestro museo favorito? ¡Puede ser el Marq nuestro museo favorito! Lo visitamos al menos una vez al año, y aprovechamos para visitar sus exposiciones temporales, que son de una calidad extraordinaria. Este año no hemos podido visitar la exposición “Ídolos, miradas milenarias” por lo que os estáis imaginando, y estamos esperando su próxima exposición de los famosos guerreros de terracota de Xi’an. Pero su colección no es menos fascinante. Nos sumerge de lleno en la historia de la provincia de Alicante, que es una parte de la historia de España y de las civilizaciones del Mediterráneo. 



Nos apasionan los dinosaurios. Durante el confinamiento hemos visto varias veces las pelis de la saga de Jurassic Park y Jurassic World. Precisamente Juan Antonio visitó este museo mientras preparaba el rodaje de Jurassic World 2: El reino caído. Se encuentra dentro del parque temático Dinópolis y su visita es imprescindible. Las piezas, tanto las que se han encontrado en los yacimientos de la provincia de Teruel como las que pertenecen a dinos del resto del mundo, son impresionantes. Una recomendación que se extiende al resto del parque, que es tan didáctico como divertido. 



Con este nombre parece que vamos derechos a un petardo de exposición, y más teniendo en cuenta que se encuentra en Valencia. Pues no, este museo es de traca (vale, ya acabo con los chistes pirotécnicos). En primer lugar porque se encuentra en uno de los edificios más bonitos de Valencia, tanto por su espectacular fachada (una de las más fotografiadas de la ciudad) como por su interior. La colección no se limita a una colección de cerámicas, si no que abarca la historia del edificio, con salas que imitan, en miniatura, algunas estancias de Versalles. Es muy recomendable su colección de carruajes y el belén napolitano que instalan en Navidad. 



Tres motivos por los que visitar este museo: el artista, su obra y el entorno. La bahía de Portlligat, en Cadaqués (Girona) simplemente enamora. En ningún momento nos extraña que desde muy jovencito Salvador Dalí comprara aquí una casita de pescadores que con el tiempo fue ampliando. Siendo el hogar de Dalí y de Gala, esta casa es cualquier cosa excepto ordinaria. Además contiene el taller del pintor. Si pudiéramos nos quedaríamos aquí a vivir (bueno, igual hacía una pequña reforma, jeje). El complemento a esta visita es el Teatro-Museo de Figueres y el Castillo de Gala en Púbol. Y el cercano cabo de Creus, el lugar más al este de la Península Ibérica. 



El museo más visitado del mundo, con más de 10.000.000 de visitantes en 2018. Su virtud es su gran pecado, tanto que desde algo más de un año se han empezado a estudiar medidas para aliviar su saturación. El museo más famoso del planeta se encuentra en un inmenso y hermoso palacio donde se ubica mucho más que la archiconocida Gioconda de Leonardo da Vinci. Yo siento pasión por la sala del romanticismo francés, pero la colección de arte de Egipto y las antigüedades de Próximo Oriente (las procedentes de Irán en especial) son también una gozada. Armaos de paciencia cuando lo visitéis, y calzaos los zapatos más cómodos que tengáis. 



El Museo del Robot de Madrid es un espacio no muy extenso en pleno centro de la capital de España. Un lugar donde se juntan pasado y futuro, ya que conviven robots de última generación, de esos que te reconocen, te contestan, interactúan contigo y, sí, dan muy mal rollo; con robots de hace cuarenta años. Una de las partes más chulas es la exposición de réplicas de robots que se han utilizado en películas y series, y la verdad es que son un montón. Como curiosidad, tienen la colección más grande que hay de perros Aibo, esa mascota cibernética creada por Sony que causa furor en Japón.



El último museo que pudimos visitar antes del confinamiento. Un hermoso homenaje a la niñez y al beneficioso juego. Un paseo por la nostalgia que empieza con las muñecas de barro y acaba con las los últimos diseños de moda. Entre medias recorremos cientos de modelos de muñecas cuyos nombres nos despierta recuerdos de tardes con bocatas de mortadela o nocilla y mentir un poco acerca de los deberes para jugar un poco más. También es un justo reconocimiento al trabajo por el que la villa de Onil es conocida en todo el mundo. Una labor llena de pasión y amor. 


Estas recomendaciones incluyen museos que hemos visitado con nuestros hijos. Faltan muchos que también nos han encantado, y faltan muchos que queremos visitar (o volver a hacerlo) con ellos.

miércoles, 28 de agosto de 2019

EN UN CINE DE 1.000 ESTRELLAS: VAMOS AL AUTOCINE


Se apagan las luces y empieza el primer tráiler mientras nos acurrucamos en nuestra butaca. Esta es, grosso modo, la liturgia que se sigue cuando va a comenzar una película. Pero esta vez vamos a un cine donde las luces no se apagan de repente, y el asiento podemos acomodarlo a voluntad. Nos vamos a un autocine.


Los autocines se inventaron en Estados Unidos (¡cómo no!) a principios del siglo XX, pero se popularizaron a partir de los años 30. A nuestro país llegaron a finales de los años 50 a Madrid (exactamente el jueves 17 de abril de 1959), concretamente a Barajas y se llamó motocine. Intentaba atraer tanto a una incipiente clase media motorizada (el Seat 600 se empezó a producir en 1957) como a los soldados norteamericanos destinados en Torrejón de Ardoz, más acostumbrados a este modo de ver cine. Como curiosidad, el motocine cerró a los ocho meses, entre otras razones, porque a la censura le pareció poco moral lo que pudieran hacer los espectadores en la oscuridad de sus coches.

Actualmente en España sobreviven 7 autocines, pero en los años 70 y 80 fueron decenas los que había por todo el territorio nacional. Se encuentran en:

- Madrid (Autocine Race)
- Getxo, Vizcaya (Autocine Getxo)
- Torrelavega, Cantabria (Autocine Cantabria)
- Gijón, Asturias (Autocine Gijón)
- Valencia (Autocine Star)
- Denia, Alicante (Autocine Drive-in)
- Mutxamel, Alicante (Autocine El Sur)



Esta vez fuimos a Autocine El Sur, que lo tenemos razonablemente cerca de casa y es el más grande de España con capacidad para unos 400 coches. Hace años, cuando vivíamos en Valencia éramos asiduos al Autocine Star, sobre todo en verano, que sin duda es la mejor época para ir al autocine, aunque en invierno, al estar a cubierto, tampoco es una mala opción. Aprovechábamos para ir a la contigua playa de Pinedo y cuando se empezaba a poner el sol íbamos al cine.


Dado que el miércoles es el día del espectador, fuimos para allá. Menos mal que fuimos con bastante antelación, algo que recomendamos en época de vacaciones, ya que estaba a tope casi una hora antes de que empezara la primera película. Una curiosidad de los autocines es que conservan la fórmula del programa doble, por lo que por el precio de una entrada veis dos películas, en esta ocasión Mascotas 2 y Aladdin. Generalmente combinan una peli infantil con otra más adulta, o una peli de estreno con otra de reestreno.


Otra de las ventajas de ir en verano es que los espectadores lo convertimos en una terraza de verano, aprovechando la fresca de la noche. Puedes llevarte la cena y comerte un buen bocata mientras ves la película. De hecho eran decenas de familias las que estaban apostadas alrededor de sus coches con neveras, mesas portátiles, sillas de playa, etc. Los cines tienen un bar-restaurante en el que sirven además de palomitas, hamburguesas, bocatas, perritos, etc. y bebidas, a precios módicos (6,50 € por un menú de hamburguesa, patatas y bebida, por ejemplo).


Todavía conservan un poste con un altavoz para poder oír la película, que tienen bastante potencia y se oye estupendamente, pero también emiten el sonido por FM y se puede sintonizar por la radio del coche. Nuestro truco, cada uno lo oímos por auriculares a través de la radio FM del móvil. De esta manera no tenemos que sufrir por la batería del coche (por si las moscas los autocines suelen disponer de pinzas o arrancadores de batería), ni tenemos que tener el motor constantemente arrancado, ahorrando combustible, ruido y gases contaminantes.

Os aconsejamos que os llevéis algún tipo de ropa de abrigo, como una sudadera o una rebequita, ya que aunque vayáis en verano, al ser de noche y a la intemperie, un poco de viento puede fastidiar la velada. De hecho nosotros vimos la segunda película dentro del coche porque estábamos un poco incómodos con el viento, ya que había bajado la temperatura.
 

Las entradas de adulto (recordad que son dos películas) cuestan 6€ por persona y 3€ por el coche, mientras que los niños entre 5 y 10 años pagan 5€. Los menores de 5 no pagan, y hay que llevar documentación acreditativa. Los miércoles es el día del espectador y la entrada vale 4€ y 2€ el coche. Discapacitados no pagan de lunes a viernes no festivo ni víspera. Ya solo queda relajarnos y disfrutar del programa de la noche. Os aseguramos que es una experiencia que a los niños les encanta y, como a nosotros, os pedirán volver.

lunes, 8 de julio de 2019

UN DÍA EN EL PARQUE WARNER DE MADRID

Llevamos una temporada que estamos aprovechando a tope todos los cumpleaños de la familia para visitar aquellos lugares a los que hace tiempo queríamos ir. Para celebrar el cumple de nuestro hijo mayor decidimos acudir al Parque Warner, en San Martín de la Vega, junto a Madrid, y así cumplir con la promesa que una vez hicimos (y que nuestro hijo nos recordaba frecuentemente).


Lo primero, y aunque nos lo habían advertido, visitar todo el parque en un solo día es absolutamente imposible. Por muy buena planificación que os hagáis, por mucha previsión que queráis organizar, quitaos de la cabeza que vais a ver todo. Porque suponemos que no solo vais a ir a pasear por el parque y querréis montar en alguna atracción o ver alguno de los espectáculos.
El Parque Warner tiene una superficie de más de 31 hectáreas, lo que supone que sea más pequeño que su gran competidor, el parque catalán Port Aventura. Está dividido en cinco áreas temáticas:
  • Hollywood Boulevard: está en la entrada del parque. Fundamentalmente tiene tiendas, restaurantes y un cine 3D, réplica del famoso Teatro Chino de Los Ángeles. Al final del día es el lugar donde transcurre el desfile de carrozas. En el paseo hay placas dedicadas a estrellas del cine que han pasado por el parque, quizá la más grande sea George Clooney.


  • Cartoon Village: esta área está dedicada fundamentalmente para los más pequeños. Aquí podemos encontrar a los personajes de los Looney Tunes (Bugs Bunny, Piolín, el pato Lucas, etc.) y tener la oportunidad de visitarlos en sus casas o en sus atracciones. Al ser una zona destinada a los más pequeños las atracciones no son excesivamente fuertes, aunque hay un par de montañas rusas pequeñas (sin loops ni nada de eso), los rápidos… y una zona con juegos de agua para esos días en los que aprieta el calor. 




  • Movie World Studios: una de las áreas más chulas por la tematización de los edificios. Puedes estar paseando por el Nueva York de principios de siglo XX o estar al borde del mar en un pueblecito marinero (yo miraba con recelo esperando una bandada de gaviotas que empezaran a picotearnos). Una zona muy instagrameable. Hay un pasaje del terror y una montaña rusa, aunque es un área más dedicada a los espectáculos.


  • DC Super Heroes World: el área más friki de todo el parque, la que da significado a todas las camisetas de superhéroes que se ven en el parque. Recrea las dos ciudades que son el yin y el yang del Universo DC: la amable y luminosa Metrópolis y la oscura y decadente Gotham City. En esta área se encuentran las atracciones más potentes del parque, adrenalina al 100%.


  • Old West Territory: recreación de un poblado del Lejano Oeste. También la tematización es magnífica (¡preparad el filtro sepia en vuestras cámaras!). Aquí encontraréis la montaña rusa de madera y dos atracciones de agua.


Nosotros no montamos en muchas atracciones, algunos tienen miedo, otros se marean, otros son demasiados pequeños… Pero aún así pudimos disfrutar de un día muy completo (y muy cansado).
El parque es enorme y no existe un tren o un barco que lo recorra, como en otros parques, y nos permita ahorrarnos un rato de paseo, por lo que al final del día acabaremos reventados, sobre todo si lo intentáis exprimir al máximo.

Al no montar en muchas atracciones, como ya hemos comentado, evitamos alguna cola infinita, pero al ir con niños pequeños (3,6 y 9 años) nos centramos en el área de Cartoon Village. Esto hizo que después tuviéramos menos tiempo para el resto de áreas, por ejemplo la del Oeste la vimos casi paseando. Por lo tanto poco os podemos contar en este sentido, además de que depende bastante de los gustos personales.

Con todo, subimos a un par de atracciones de agua, los rápidos ACME en Cartoon Village y los troncos en Far West, y en alguna montaña rusa de baja intensidad (también en Cartoon Village). Son muy parecidas a otras del mismo tipo de otros parques, pero por ello no dejan de ser muy divertidas. 

Respecto a los espectáculos vimos los dos shows estrella del parque: Loca Academia de Policía (área Movie World Studios) y Gotham City Stunt Show (área DC Super Heroes World), además del Desfile Nocturno, donde los personajes del parque se despiden de los visitantes. Acerca del show de Loca Academia, no os lo perdáis. Es una mezcla de comedia y especialistas con vehículos. Los cadetes deben de custodiar un banco que quieren robar y… Bueno si habéis visto las pelis ya sabéis como puede acabar. Igual sobra algún derrape, pero el espectáculo está muy bien.


El show de Gotham City recrea el intento de los villanos Joker y Harley Quinn para hacerse con el control de la ciudad, pero Batman y Robin intentarán impedirlo. Se representa en un escenario abierto y los asientos son muy limitados, por lo que os recomendamos que vayáis con tiempo si queréis verlo bien. En la categoría de show prescindible ponemos el cine 3D en el Teatro Chino (Hollywood Boulevard). En nuestro caso vimos un fragmento de El Hombre de Acero, que ya habíamos visto.

Este año estrenan un show nocturno basado en Aquaman que tiene muy buena pinta y lo harán en el lago de Movie World Studios. 

Aunque hay mucha gente que se queja del precio de las entradas no nos pareció excesivamente caro si lo comparas con otros parques similares. Es cierto que aprovechamos una oferta y que el pequeño todavía no pagaba entrada por lo que pudimos visitarlo de una manera un poco más económica. Las familias numerosas tenemos entrada reducida, pero las ofertas suelen mejorar este descuento. Respecto al parking, si vas en un día de calor no dudéis en coger una plaza techada ya que evitareis calor innecesario en vuestro vehículo.


Por último la comida. El parque impide entrar con comida o bebida, aunque vimos a gente que había colado bocatas. No se habla muy bien de los menús y sus precios, aunque hay entradas que incluyen un menú. La alternativa más económica (nosotros lo hicimos, y no fuimos los únicos) es dejar en el coche comida y salir al parking. Te ponen un cuño para volver a entrar. Por este motivo, también os recomendamos las plazas cubiertas. Por el contrario os tocará perder algo de tiempo y dar un buen rodeo. 

Para concluir, la visita al Parque Warner necesita al menos dos días. En un día es absolutamente imposible. Dependiendo de vuestros gustos o del perfil (niños, jóvenes intrépidos, fans de los shows…) os centraréis en un área u otra, y eso determinará finalmente vuestra visita. Hay quien dedica un día a montar en las atracciones y el siguiente a ver los espectáculos.


Lo cierto es que debemos de volver porque nos quedaron bastantes cosas pendientes. Y lo haremos, con las baterías llenas y las tarjetas de memoria vacías.