lunes, 18 de abril de 2022

EN HIDROPATIN POR LAS LAGUNAS DE RUIDERA: LA BELLEZA DE LAS PEQUEÑAS COSAS

Para quien siga este blog no será una sorpresa que compartamos pequeñas anécdotas de nuestros viajes. Al ser situaciones inesperadas y sin planificar es habitual que se conviertan en los mejores recuerdos de este o aquel lugar. No en vano ya lo decía Hank Scorpio: “las pequeñas cosas son las que hacen la vida”. En este post os vamos a contar cuando estuvimos navegando con un hidropatín en las Lagunas de Ruidera

En hidropatín por las Lagunas de Ruidera

Hace tiempo dedicamos un artículo acerca de este Parque Natural. Se encuentra a caballo entre las provincias de Albacete y Ciudad Real y lo componen nueve lagunas de distinto tamaño, de no mucha profundidad. El valle que forma estaba defendido por dos castillos, uno de ellos en ruinas y otro todavía en pie y visitable, el castillo de Peñarroya

Alrededor de las Lagunas de Ruidera se ha formado un destino turístico que tiene como centro neurálgico las láminas de agua. Campings, casas rurales, restaurantes y empresas de ocio activo componen la oferta complementaria alrededor de este Parque Natural. Ojo, las lagunas por si mismas tienen suficiente entidad como para no necesitar mucho más. Pero nunca está de más que haya una oferta de actividades para realizar. 


Una de estas actividades de ocio es el alquiler de un hidropatín. Sí, un patín de esos que se pueden alquilar en cualquier playa. Esa embarcación que funciona con energía humana a través de unos pedales que mueven unas palas que impulsan el patín. Por ese motivo también se les llama hidropedal. De entre todas las opciones creímos que era la mejor para nosotros. En primer lugar porque podíamos montar todos juntos. También porque es seguro y podíamos turnarnos para pedalear. Bueno, eso era la teoría, porque en la práctica los relevos fueron tendentes a cero. 


ACTIVIDADES NÁUTICAS EN LAS LAGUNAS DE RUIDERA


En hidropatín por las Lagunas de Ruidera

Debido a que es las Lagunas de Ruidera es un Parque Natural está prohibido el uso de motores. Otra de las opciones mayoritarias es el kayak, seguida por el paddle surf, es decir una tabla de surf que se impulsa con un remo. Por la zona hay varias empresas de turismo activo que se dedican a estas actividades. Organizan rutas y dan clases para aquellas personas que deciden iniciarse en ese mundo. 


Otra de las ventajas de alquilar un hidropatín es que podemos acercarnos bastante a algunos elementos característicos de las lagunas y que habitualmente no se pueden ver. Hay restricciones porque se pueden llegar a dañar ciertas partes que han necesitado miles de años para formarse. Principalmente las barreras tobáceas, esos depósitos de carbonato cálcico que han formado las presas naturales que separan una laguna de otra. Pero también por la flora y la fauna de la zona, que puede verse alterada. 

En nuestro caso el patín lo alquilamos en la laguna Santo Morcillo. La verdad es que lo elegimos casi al azar, hay un aparcamiento cerca y eso facilitaba bastante la movilidad. Si seguís la carretera que circula paralela a las lagunas veréis varios chiringuitos. Allí mismo, en los chiringuitos, podréis alquilar el hidropatín. En este punto (también en otros) hay una playa lacustre, por lo que antes y/o después podréis disfrutarla. 

 

En hidropatín por las Lagunas de Ruidera

Por si tenéis dudas, la actividad es absolutamente segura. Para los menores que no saben nadar, o que no se sienten muy seguros, les ponen unos chalecos para asegurar su flotabilidad. La profundidad de la laguna no es mucha, pero nunca está de más ser precavido. Además las aguas de las lagunas a partir de una cierta distancia no permiten una buena visibilidad. 


DÓNDE, CUÁNDO, CÓMO


El alquiler del patín es por un período de una hora. Al principio, como en tantas cosas, nos parecía que no nos iba a dar tiempo a hacer casi nada. Queríamos recorrer toda la laguna. Pero la verdad es que íbamos a un ritmo bastante bueno. Se lo tenemos que agradecer a nuestro “motor” que se esmeró bastante en la tarea de pedalear. Aunque al principio nos daba un poco de cosa, no tardamos en saltar al agua. Al principio la notábamos fresca, pero como el día era caluroso se agradecía bastante.

 

En hidropatín por las Lagunas de Ruidera

Nos lo pasamos de miedo. Durante un rato nos sentimos importantes, como si fuéramos propietarios de un yate y estuviéramos navegando por las aguas del Caribe o por algún destino remoto. Para que veáis que nosotros con poco nos conformamos. También nos olvidamos de nuestras preocupaciones durante una hora. Nos dedicamos a disfrutar, que es lo que hay que hacer en vacaciones, por otra parte. 

En hidropatín por las Lagunas de Ruidera

Además del evidente aspecto lúdico, pudimos ver más de cerca algunos de los elementos que distinguen a las Lagunas de Ruidera, y concretamente la laguna de Santos Morcillo. Por ejemplo, nos acercamos a las barreras tobáceas. En la barrera que la separa de la laguna Salvadora se forma una cascada que es muy apreciada por los bañistas. Allí varias personas aprovechando la fuerza del agua al caer. Alguna persona se sobrepasaba, ya sabéis por lo de dañar un entorno que puede dañarse con facilidad, y los socorristas le apercibían. También nos pudimos acercar a uno de los surtidores por donde brota el agua que alimenta esta laguna, que se encuentra en otro de los puntos de la laguna.


NUESTRA CONCLUSIÓN


El personal se portó muy bien. Antes de empezar nos explicaron todas las normas, poniendo especial énfasis en aquellas zonas a las que no podíamos dirigirnos por las razones que ya hemos explicado en el post. También nos dieron sugerencias y recomendaciones, ya que al ser la primera vez que visitábamos las Lagunas de Ruidera íbamos un poco perdidos. 


Por estas cosas de las vacaciones somos incapaces de alquilar un patín en nuestra ciudad, en Benidorm, pero lo hicimos en Ruidera. No nos arrepentimos. Pudimos conocer desde una perspectiva distinta un magnífico parque natural. Esto nos permite apreciar mucho mejor el entorno y sus peculiares características. Como os acabamos de contar, fue una experiencia fantástica para nuestra familia y recordamos aquel rato con mucho cariño.  Si volvemos repetiremos, seguro.


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. El verano es la época por excelencia para los deportes acuáticos, donde muchos nos atrevemos a probar algunos cuando vamos a la playa como el surf o el paddle surf.

    ResponderEliminar