Mostrando entradas con la etiqueta parque temático. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta parque temático. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de enero de 2020

¿SE PUEDE VISITAR PORT AVENTURA EN UN DÍA?

El 1 de mayo de 1995 un hecho provocó una tremenda sacudida en España. Se inauguraba el primer parque temático en nuestro país, concretamente en Cataluña, en la provincia de Tarragona, entre los municipios de Salou y Vilaseca. De esta manera respondíamos a París, que había abierto las puertas tres año antes el parque que entonces se conocía como Euro Disney. Desde el primer día Port Aventura nos fascinó a todos. 


Aunque no creo que haga falta explicar mucho qué es Port Aventura pero para los despistados diremos que es un parque temático que recrea seis áreas: Mediterrània (un pueblecito de pescadores en el Mediterráneo), Polynesia, China, México, Far West y SésamoAventura, una zona infantil inspirada en Barrio Sésamo. La decoración, las atracciones y la restauración remiten elementos típicos de cada una de las áreas temáticas. 

En puridad llamamos Port Aventura a lo que se debería llamar Port Aventura Park, ya que a lo largo de estos 25 años han abierto dos parques más en el complejo: el parque acuático Caribe Aquatic Park, y Ferrari Land. Además seis hoteles, un campo de golf y un centro de convenciones completan la oferta. 


Respondiendo la pregunta que da título a este artículo, sí, en líneas generales nosotros pudimos. Pero nosotros tenemos una particularidad, no somos mucho de montar en las atracciones más fuertes, así que dejamos de emplear el tiempo de las colas en otras atracciones y en los espectáculos. Si quieres montarte en todas la atracciones y ver todos los espectáculos, no, un día no es suficiente ni exprimiéndolo al máximo. 


Tras la experiencia el año anterior en el Parque Warner (visitamos Port Aventura en las mismas fechas, sí, otra vez con el cumpleaños de nuestro hijo mayor como excusa) esta vez nos planteamos planear la visita un poco más para no ir a tontas y locas y aprovechar. A pesar de eso incluso en el orden hubo caos, pero sí que nos dió la sensación de que aprovechamos mucho mejor la jornada. 

La planificación previa fue importante porque ya conocíamos los requisitos de altura para las atracciones y pudimos ir discriminando. No era fácil con tres niños de diferentes edades, alturas y rangos de altura. En la web de Port Aventura hay mucha información útil y nos vino muy bien. 


Lo primero que hicimos es ir al área de SésamoAventura, la zona infantil, así mis hijos montaban en todo y ya podíamos dedicar el resto del día al resto del parque. Para llegar allí aprovechamos el tren que recorre Port Aventura y que es una gozada ya que te ahorra caminata y cansancio. No estoy muy seguro de que ahorre tiempo, pero oye, que a nosotros nos gusta el tren (y el barco, ojo, no nos olvidemos del barco). 


Pudimos (o pudieron, depende) montar en casi todo , excepto en Street Mission, la atracción que se inauguró el año pasado y que siempre tenía una cola de al menos una hora, así que íbamos retrasándolo. En todo el parque hay paneles informativos con la espera en las principales atracciones, y también así puedes decidir si ir hacia un lugar u otro. 


Pero a pesar de toda la planificación también tuvimos que correr, porque si bien teníamos claro las atracciones en las que queríamos montar y en las que no, también sabíamos que queríamos ver el máximo número de espectáculos posible, empezando por el Bang Bang West, el show de especialistas ambientado en el Oeste. Aunque en estos 25 años ha perdido por el camino algunas de las partes más emocionantes, sigue siendo muy divertido. 


También nos gustó mucho Bubblebou, un espectáculo con pompas de jabón que se hacía en el Teatro Mágico de China. En principio no parece gran cosa, pero es realmente sorprendente, tierno y divertido. 150% recomendable. 


Pero si hablamos de espectáculos no os podéis perder FiestaAventura, el gran show que se realiza justo antes del cierre del parque y que es sencillamente espectacular. ¡Y nosotros nos lo queríamos perder! Cuando fuimos el parque cerraba a medianoche, y las fuerzas, sobre todo las de nuestros hijos, ya iban justitas, y estuvimos a punto de irnos tras ver el desfile de artistas. 


¿Pero que es Port Aventura sin atracciones? Nada. Que no no gusten las más potentes no significa que no montemos en ninguna. Si vais, como nosotros, con niños pequeños (el mayor cumplió 10 años el día anterior) os vamos a recomendar dos. Por una parte Angkor, una atracción acuática inspirada en el templo camboyano de Angkor Wat, sin cuestas ni saltos como el Tutuki Splash o el Silver River Flume pero muy divertida ya que debes mojar a otros grupos. La otra atracción recomendada es Street Mission. Os hemos dicho que fuimos retrasándola por la cola, y al final montamos pasadas las 10 de la noche, antes de ir a los espectáculos finales. Es muy divertida y todos, empezando por mi hijo pequeño, nos lo pasamos en grande. 

Por último una última recomendación, nos fiamos de algunos blogs que recomendaban comer en Cactus Express, en México. Hicimos caso. Acertaban. Comida tex-mex. Son menús grandes, tanto que pedimos 4 para los 5, y hubo comida más que suficiente. Perritos calientes, burritos, nachos, patatas fritas… Precios de Port Aventura pero comida abundante. 


Para mis hijos era la primera visita y nada más salir querían volver. Para mi mujer era su segunda visita, la primera fue en un Halloween. Por mi parte era la tercera vez. Estuve hace casi 25 años, cuando el parque estaba recién inaugurado. No será la última vez, estamos convencidos que más pronto que tarde volveremos todos a Port Aventura.

lunes, 8 de julio de 2019

UN DÍA EN EL PARQUE WARNER DE MADRID

Llevamos una temporada que estamos aprovechando a tope todos los cumpleaños de la familia para visitar aquellos lugares a los que hace tiempo queríamos ir. Para celebrar el cumple de nuestro hijo mayor decidimos acudir al Parque Warner, en San Martín de la Vega, junto a Madrid, y así cumplir con la promesa que una vez hicimos (y que nuestro hijo nos recordaba frecuentemente).


Lo primero, y aunque nos lo habían advertido, visitar todo el parque en un solo día es absolutamente imposible. Por muy buena planificación que os hagáis, por mucha previsión que queráis organizar, quitaos de la cabeza que vais a ver todo. Porque suponemos que no solo vais a ir a pasear por el parque y querréis montar en alguna atracción o ver alguno de los espectáculos.
El Parque Warner tiene una superficie de más de 31 hectáreas, lo que supone que sea más pequeño que su gran competidor, el parque catalán Port Aventura. Está dividido en cinco áreas temáticas:
  • Hollywood Boulevard: está en la entrada del parque. Fundamentalmente tiene tiendas, restaurantes y un cine 3D, réplica del famoso Teatro Chino de Los Ángeles. Al final del día es el lugar donde transcurre el desfile de carrozas. En el paseo hay placas dedicadas a estrellas del cine que han pasado por el parque, quizá la más grande sea George Clooney.


  • Cartoon Village: esta área está dedicada fundamentalmente para los más pequeños. Aquí podemos encontrar a los personajes de los Looney Tunes (Bugs Bunny, Piolín, el pato Lucas, etc.) y tener la oportunidad de visitarlos en sus casas o en sus atracciones. Al ser una zona destinada a los más pequeños las atracciones no son excesivamente fuertes, aunque hay un par de montañas rusas pequeñas (sin loops ni nada de eso), los rápidos… y una zona con juegos de agua para esos días en los que aprieta el calor. 




  • Movie World Studios: una de las áreas más chulas por la tematización de los edificios. Puedes estar paseando por el Nueva York de principios de siglo XX o estar al borde del mar en un pueblecito marinero (yo miraba con recelo esperando una bandada de gaviotas que empezaran a picotearnos). Una zona muy instagrameable. Hay un pasaje del terror y una montaña rusa, aunque es un área más dedicada a los espectáculos.


  • DC Super Heroes World: el área más friki de todo el parque, la que da significado a todas las camisetas de superhéroes que se ven en el parque. Recrea las dos ciudades que son el yin y el yang del Universo DC: la amable y luminosa Metrópolis y la oscura y decadente Gotham City. En esta área se encuentran las atracciones más potentes del parque, adrenalina al 100%.


  • Old West Territory: recreación de un poblado del Lejano Oeste. También la tematización es magnífica (¡preparad el filtro sepia en vuestras cámaras!). Aquí encontraréis la montaña rusa de madera y dos atracciones de agua.


Nosotros no montamos en muchas atracciones, algunos tienen miedo, otros se marean, otros son demasiados pequeños… Pero aún así pudimos disfrutar de un día muy completo (y muy cansado).
El parque es enorme y no existe un tren o un barco que lo recorra, como en otros parques, y nos permita ahorrarnos un rato de paseo, por lo que al final del día acabaremos reventados, sobre todo si lo intentáis exprimir al máximo.

Al no montar en muchas atracciones, como ya hemos comentado, evitamos alguna cola infinita, pero al ir con niños pequeños (3,6 y 9 años) nos centramos en el área de Cartoon Village. Esto hizo que después tuviéramos menos tiempo para el resto de áreas, por ejemplo la del Oeste la vimos casi paseando. Por lo tanto poco os podemos contar en este sentido, además de que depende bastante de los gustos personales.

Con todo, subimos a un par de atracciones de agua, los rápidos ACME en Cartoon Village y los troncos en Far West, y en alguna montaña rusa de baja intensidad (también en Cartoon Village). Son muy parecidas a otras del mismo tipo de otros parques, pero por ello no dejan de ser muy divertidas. 

Respecto a los espectáculos vimos los dos shows estrella del parque: Loca Academia de Policía (área Movie World Studios) y Gotham City Stunt Show (área DC Super Heroes World), además del Desfile Nocturno, donde los personajes del parque se despiden de los visitantes. Acerca del show de Loca Academia, no os lo perdáis. Es una mezcla de comedia y especialistas con vehículos. Los cadetes deben de custodiar un banco que quieren robar y… Bueno si habéis visto las pelis ya sabéis como puede acabar. Igual sobra algún derrape, pero el espectáculo está muy bien.


El show de Gotham City recrea el intento de los villanos Joker y Harley Quinn para hacerse con el control de la ciudad, pero Batman y Robin intentarán impedirlo. Se representa en un escenario abierto y los asientos son muy limitados, por lo que os recomendamos que vayáis con tiempo si queréis verlo bien. En la categoría de show prescindible ponemos el cine 3D en el Teatro Chino (Hollywood Boulevard). En nuestro caso vimos un fragmento de El Hombre de Acero, que ya habíamos visto.

Este año estrenan un show nocturno basado en Aquaman que tiene muy buena pinta y lo harán en el lago de Movie World Studios. 

Aunque hay mucha gente que se queja del precio de las entradas no nos pareció excesivamente caro si lo comparas con otros parques similares. Es cierto que aprovechamos una oferta y que el pequeño todavía no pagaba entrada por lo que pudimos visitarlo de una manera un poco más económica. Las familias numerosas tenemos entrada reducida, pero las ofertas suelen mejorar este descuento. Respecto al parking, si vas en un día de calor no dudéis en coger una plaza techada ya que evitareis calor innecesario en vuestro vehículo.


Por último la comida. El parque impide entrar con comida o bebida, aunque vimos a gente que había colado bocatas. No se habla muy bien de los menús y sus precios, aunque hay entradas que incluyen un menú. La alternativa más económica (nosotros lo hicimos, y no fuimos los únicos) es dejar en el coche comida y salir al parking. Te ponen un cuño para volver a entrar. Por este motivo, también os recomendamos las plazas cubiertas. Por el contrario os tocará perder algo de tiempo y dar un buen rodeo. 

Para concluir, la visita al Parque Warner necesita al menos dos días. En un día es absolutamente imposible. Dependiendo de vuestros gustos o del perfil (niños, jóvenes intrépidos, fans de los shows…) os centraréis en un área u otra, y eso determinará finalmente vuestra visita. Hay quien dedica un día a montar en las atracciones y el siguiente a ver los espectáculos.


Lo cierto es que debemos de volver porque nos quedaron bastantes cosas pendientes. Y lo haremos, con las baterías llenas y las tarjetas de memoria vacías.

jueves, 5 de abril de 2018

DINÓPOLIS, UN PARQUE QUE NOS SORPRENDIÓ (PARA BIEN)

No podemos negar que a nuestra familia nos gusta los dinosaurios. Vale, nos encantan. Si seguís con cierta asiduidad este blog ya os habréis dado cuenta. De hecho tenemos un paleontólogo en ciernes (veremos si le dura la vocación) en casa. Así que aprovechamos la promoción de una marca de galletas y con nuestras invitaciones para los peques nos fuimos a Dinópolis, un lugar que ya hace tiempo queríamos visitar.


Muchos recordaréis (abstenerse millenials) aquel "Teruel existe", un grito de atención y auxilio lanzado por una provincia que se sentía en inferioridad frente a otras, y que las inversiones que nunca llegaban lastraban su futuro. Entre otras iniciativas la provincia decidió aprovechar el tirón de un turismo paleontologico que por entonces en España era muy incipiente, y a partir de los hallazgos encontrados en los yacimientos de la zona construir un parque temático con los "lagartos terribles" como protagonistas. Así nació Dinópolis, que en años sucesivos fue abriendo subsedes para conformar el que hoy en día se conoce como Territorio Dinópolis.

A decir verdad no iba con muchas expectativas, pero además de las entradas gratis para los niños conseguimos en nuestro alojamiento una promoción de 2x1 y entre los cinco solo pagamos una entrada de adulto, ese chollazo se tenía que aprovechar. Nuestra opinión sobre Dinópolis cambió durante la visita, tiene mucho que ofrecer a los visitantes, tanto mayores como pequeños, y la impresión que nos produjo fue muy positiva.

Se encuentra en la entrada de Teruel por la A-23 y seguir posteriormente por la N-234. Es fácil llegar, está en un polígono junto a un pabellón deportivo y un centro de Congresos. Es imposible perderse pues está muy bien indicado. El parking es gratuito (¡punto a favor!), aunque es común a todo el polígono y no está cerrado ni vigilado, por lo que puede que esté un poco lleno.


Una vez en la entrada nos recibe un edificio central en el que se encuentran las taquillas. Este edificio tiene dos alturas. En la planta baja encontramos el cine 3D y la atracción "Viaje en el tiempo", además de la tienda de recuerdos por la que se sale de Dinopolis. En la planta superior, se encuentra un restaurante y una zona de espectáculos junto a éste, de manera que podemos comer y mientras vemos los shows. Aquí ya podemos empezar a hacernos selfies con los relieves de dinosaurios que decoran las paredes o con la cabeza de un T-Rex que parece que atraviesa la pared.

VIAJE EN EL TIEMPO - Poco os podemos contar, ya que el día que estuvimos se encontraba cerrado por problemas técnicos. La película del cine 3D está bastante chula y cuenta la aventura de un pequeño dinosaurio. La tienes que ver con las gafas 3D famosas, y la verdad es que todos pasamos un buen rato.

ESPECTÁCULOS - Son bastante divertidos. Mis hijos se lo pasaron muy bien y además les da la oportunidad a los padres de poder sentarse y descansar un rato. Los hacen junto al restaurante 

MUSEO PALEONTOLÓGICO DE TERUEL - Sin lugar a dudas la gran joya del parque. Es un museo muy didáctico, con muchas piezas muy interesantes. Al principio pasas junto a los laboratorios y salas de investigación y vas atravesando unos pasillos donde se narra la vida del planeta y de los animales que han habitado en ella. También te explican, por ejemplo, de donde viene eso de que las aves evolucionaron de los dinosaurios (de algunos, claro) o que la explicación de la extinción por culpa del impacto de un gran meteorito es una de las posibles, pero hay más hipótesis.


De ahí se pasa a la parte donde se encuentran los esqueletos (y alguna reproducción) de los grandes dinosaurios que casi todos conocemos de pelis como Jurassic Park. Estos esqueletos hacen las delicias de pequeños y mayores, que aprovechamos para hacernos selfis a saco.

SAURIOPARK – Es un pequeño parque de atracciones, nada del otro mundo, como en la feria, pero a los niños les gusta mucho. Atracciones tipo “Scalextrix”, “saltamontes”, tiovivo… Lo mejor es que tiene bancos para descansar y sombra. Además hay figuras de dinos para hacerse fotos (y selfies, claro).

T-REX – Se encuentra junto al Sauriopark. Poco os contamos porque no lo pudimos ver. Nos cuentan que está muy bien, pero nuestro hijo mayor es bastante miedoso y entre los turnos para poder ver otras cosas y los horarios, al final nos lo perdimos. Queda pendiente.

EL ÚLTIMO MINUTO – El nombre procede de esa metáfora para explicar la historia de la Tierra que dice que si pudiéramos resumir todo lo que le ha sucedido al planeta en un solo día, el último minuto abarcaría desde la desaparición de los dinosaurios hasta la actualidad, nada menos que 65 millones de años. Tiene dos partes, en primer lugar una explicación acerca de la evolución humana desde los primeros homínidos hasta el homo sapiens actual, y la segunda parte es un viaje tranquilo en barca con animatronics representando varias escenas de la historia de la humanidad. Está bastante bien, es muy interesante.


TERRA COLOSSUS (SIMULADOR 4D) - Esta atracción es otra película 3D, que además cuenta con el movimiento de la plataforma sobre la que están los asientos. La película va de un coche perseguido por un T-Rex que se escapa de un parque muy parecido a Jurassic Park. No se puede entrar con niños pequeños.

PALEOSENDA – Una zona de juegos bastante grande para los niños con diferentes espacios; la sima misteriosa, una mina, zona de excavación, un castillo de madera, toboganes… Hay una pequeña cafetería. Parada obligatoria para que los niños jueguen (y los mayores tomen aire).

TIERRA MAGNA – Un espacio donde se exhiben reproducciones al aire libre de dinosaurios. El más impresionante es el Turiasaurius Riodevensis, el dinosaurio más grande que se ha encontrado en Europa, en un yacimiento de Riodeva, en la provincia de Teruel. Las reproducciones son muy chulas (y nos hicimos más selfies, obvio).

DINOTIENDA – La tienda de recuerdos que no puede faltar en ningún parque. Dinos everywhere. Está junto a la salida, así que no hay prisa para visitarla.


Nuestra impresión general de Dinópolis fue muy buena. La lástima es que llegamos un poco tarde, cerca de las 14 h. y a pesar de cerrar a las 20:00 h. nos perdimos la atracción del T-Rex. Las limitaciones de altura para dejar entrar a los niños hace que tengas que desdoblarte para intentar abarcarlo todo, y es un poco engorroso. Por lo demás os recomendamos Dinópolis vivamente. Nosotros si podemos volveremos este año.

jueves, 5 de octubre de 2017

CAMINANDO ENTRE DINOSAURIOS: DINO PARK ALGAR

Desde que en 1993 se estrenó en todo el mundo “Jurassic Park” (alguna vez la llamamos “Parque Jurásico”) los dinosaurios han estado de moda. Hay rachas, pero siempre están ahí. Dicen que hay tres edades principales en las que te encantan los dinosaurios: a los 5, a los 20 (cuando estudias para ser paleontólogo), y cuando tienes hijos de 5 años.

Aprovechando esa moda se han abierto varios espacios en nuestro país. Esta vez vamos a hablar de Dino Park Algar, que se encuentra en Callosa d’En Sarrià (Alicante), muy cerca del paraje de las fuentes del Algar, a unos 17 kilómetros de Benidorm.



Se han aprovechado las instalaciones de un antiguo jardín botánico especializado en cactus reconvirtiéndolo en un parque temático sobre dinosaurios con espectaculares figuras a tamaño real y animatronics. ¿Qué son los animatronics? Pues figuras robóticas que simulan el aspecto y el comportamiento de seres vivos, en este caso de los dinosaurios. Y lo simulan muy bien, incluso con sonido, y algunos te dan algún susto...pero no vamos a desvelar cuales.
Hay bastantes dinosaurios, todos con una cartel explicando las principales características de cada especie, por lo que además de un día divertido los niños (y los mayores) van a aprender.

Todo el parque se encuentra en pendiente, y en la parte más baja hay un barecito junto a un área de juegos con un cajón de arena gigantesco donde los jóvenes paleontólogos pueden desenterrar el esqueleto de un dinosaurio y varios dinosaurios por los que pueden escalar y deslizarse. También en esta parte se encuentra el cine en 3D. La película dura unos 10 minutos y está bastante bien hecha, aunque quizás sea un poco cruel para niños muy pequeños. Si váis en verano los niños pueden llevar bañador y bañarse en una balsita, con muy poca profundidad, y refrescarse, que está en esta parte del parque.

Hay varias áreas de picnic, por lo que podéis llevaros vuestra comida y consumirla dentro del parque. Desde estas zonas se pueden contemplar las espectaculares vistas de todo el valle del río Algar.



Por poner un pero, las sendas son de grava y esto hace que sea un poco dificil transitar con carritos de bebé, pues se clavan, por lo que es mejor utilizar mochilas portabebés, si disponéis de ellas. 

Los precios en principio parecen un poco elevados, pero sinceramente merece la pena porque los niños se lo pasan en grande. La entrada de adultos cuesta 15 euros, la de niños entre 4 y 12 años son 10 euros, y los menores de 4 no pagan. Aunque no existe un descuento para familias numerosas, sí que lo hay de facto, puesto que los grupos de más de 4 personas tienen un 10% de descuento.

Nosotros hemos estado varias veces y nos gusta mucho, sobre todo porque hay varios puntos fotográficos donde poder inmortalizar la visita de una manera divertida.