lunes, 18 de octubre de 2021

VISITAMOS "ETRUSCOS, EL AMANECER DE ROMA" LA NUEVA EXPOSICIÓN TEMPORAL EN EL MARQ ALICANTE

Los que, como nosotros (los papis) empezáis a tener ya cierta edad probablemente recordareis este glorioso diálogo de "El milagro de P. Tinto", la ópera prima de Javier Fesser:

"Habrás oído decir muchas veces que los romanos inventaron el pan, que los romanos trajeron el agua, que si los romanos esto, que si los romanos lo otro, que vivan los romanos... pues bien, para que te hagas una idea, los romanos... ¡¡¡una mierda al lado de los etruscos!!!"

Etruscos, el amanecer de Roma

Esta licencia la usamos para introducir este artículo dedicado a la nueva exposición temporal que puede verse en el Museo Arqueológico de Alicante, el MARQ, y que tiene de protagonista a la civilización etrusca. Un pueblo al que envuelve un aura de misterio. Por cierto, Luis Ciges, quien pronuncia ese imponente discurso, era un devoto de los etruscos y parece ser que tenía una biblioteca acerca de esta sociedad bastante bien surtida.

¿Quienes eran los etruscos?



Los etruscos ocuparon una importante extensión de la Península Itálica. Hasta el año 750 a. C. (aproximadamente) ocupaban una franja junto al mar Tirreno, entre los ríos Arno (al norte) y Tíber (al sur). A partir de esa fecha comienzan una expansión que los lleva hacia el sur, ocupando las tierras que ahora son el Lazio y la Campania; y hacia el norte, remontando el valle del Po desde su desembocadura en el Adriático. Las invasiones de tribus del norte, y los conflictos con los cartagineses y los griegos empezaron a hacer decaer esta sociedad que al poco fue conquista y absorbida por los romanos.

Precisamente la romanización de los territorios ocupados por los etruscos fue la clave de que su recuerdo se haya ido diluyendo a lo largo de los siglos, aplastado por esa superpotencia que fue Roma. A pesar de eso son muchos los rasgos culturales que los etruscos aportaron a los romanos, y que han llegado hasta nuestros días. El hecho de que haya investigadores que se preocuparan en devolver a los etruscos a su lugar en la historia ha permitido que conozcamos muchas cosas interesantes de este pueblo.

La estructura de la exposición


Etruscos, el amanecer de Roma

Como en otras ocasiones, la exposición se ubica en las tres salas que el MARQ reserva para las exposiciones temporales. Cada una de las salas, como vamos a ver, aborda un tema distinto acerca de este pueblo, que en muchos aspectos es bastante desconocido para el gran público.

La exposición comienza justo antes de entrar a las salas expositivas. Junto al atrio que distribuye las salas de exposición se proyecta un vídeo introductorio. Este vídeo comienza a explicarnos algunas de las cosas que vamos a ver y hace que podamos comprender mucho mejor la exposición.


En el pasillo que conecta las tres salas en las que se ubica la exposición hay un primer mural en el que se contextualiza geográficamente a los etruscos y su expansión, tal como ya hemos contado en un párrafo anterior.

La escenografía en las tres salas es muy sobria, alejada de los montajes que hemos visto a lo largo de años anteriores, en exposiciones dedicadas a los vikingos, los mayas, Irán o al arte rupestre. Sobria no quiere decir sosa, porque las piezas cobran un mayor protagonismo con los fondos negros, en ocasiones adornados con reproducciones de los textos grabados. La escenografía también se apoya en la iluminación.

La primera sala de exposición


Etruscos, el amanecer de Roma

La primera sala realiza una introducción acerca de la sociedad etrusca. Contextualizan su origen (o lo que sabemos acerca de esto) y muestran algunas de las piezas más antiguas que se conocen. Es reseñable que hasta nosotros ha llegado el nombre que les dieron los romanos, y no el nombre por el que ellos mismos se conocían: rasenas (o rassenas o rasna). Para los griegos eran los tirrenos, nombre que se le da al mar que baña las costas del oeste italiano. 

Las piezas que vemos en esta sala recorren varios siglos, y muestran aspectos de la vida cotidiana, como vasijas decoradas, coladores o joyas. También elementos utilizados por los militares, como armas, protecciones o un carro en miniatura que creemos que podía ser un exvoto. Una de las piezas más importantes es una crátera de barniz negro del s. IV a. C., que se muestra al fondo de la sala. Pero si nos permitís, justo en la entrada, hay un sarcófago absolutamente maravilloso. Decorado con una de las escenas más famosas de la Odisea, cuando Ulises pide ser atado al mástil de su barco para evitar sucumbir a los cantos de las sirenas. Es imposible, a ojos inexpertos, distinguirlo de un sarcófago romano o griego.

La segunda sala



La segunda sala se adentra en los aspectos religiosos de los etruscos. Éstos practicaban una religión politeísta. Siempre hemos estudiado que la mitología romana se basa en la griega. Pues bien, el panteón etrusco también se basa en el griego, y es evidente que la traslación en Roma vino por ambas vías. Perviven también algunos dioses de origen itálico, como es el caso de Culsans, Selvans y Voltumna, que pasaron a la mitología romana como Ianus, Silvanus y Vertumno, respectivamente.

Etruscos, el amanecer de Roma

La representación de los dioses etruscos ocupa gran parte de la sala. También hay figuras votivas que representan templos, que eran lugares tanto de culto como de reunión. Las figuras que representan a las deidades etruscas tienen una fuerte influencia helénica, adoptando algunos la famosa curva praxiteliana. 


La figura “estrella" de la sala es una figura de bronce que se conoce como “la sombra de la tarde". Este nombre tan poético proviene de su aspecto extremadamente alargado, que recuerda a las sombras que se proyectan al atardecer. Es mi sorprendente por su aspecto tremendamente moderno. De hecho sirvió de inspiración para artistas de las vanguardias de principios del siglo XX. Uno fue el italiano Giacometti. Éste las vio en los años 20 del pasado siglo. Al igual que a otros artistas como Picasso, influyeron decisivamente en su obra.

La tercera y última sala 


Etruscos, el amanecer de Roma

La tercera y última sala se dedica a dos temas. En primer lugar a los ritos tras la muerte en el mundo etrusco. Como en otras culturas contemporáneas los etruscos creían en una vida después de la muerte. Esto hace que sus inhumaciones adquieran un carácter ritual. En la sala veremos diversos tipos de elementos empleados en enterramientos cómo sarcófagos y urnas cinerarias.

Por otra parte, la tercera sala también se dedica al estrecho contacto que tuvieron entre etruscos y romanos. Estos contactos fueron definitivos. Tanto que los etruscos fueron romanizados, poniendo punto y final a su civilización.

Nos queda por ver unas cuantas piezas. El MARQ siempre intenta vincular de alguna manera las exposiciones temporales con la provincia de Alicante. En esta ocasión se muestran varias piezas de carácter etrusco localizadas en yacimientos alicantinos y que forman parte de la colección del MARQ. Éstas se encuentran en una vitrina en la zona donde se proyecta el vídeo, junto a la entrada/salida del área expositiva.

Etruscos, el amanecer de Roma

Como siempre el MARQ ha realizado una gran exposición que deja un muy buen sabor de boca. 100% recomendada. Aprenderemos bastantes cosas, como que un etrusco es más que el balón con el que se disputó el Mundial de fútbol Italia'90 (veis como ya tenemos una edad...). 

viernes, 8 de octubre de 2021

MÁS QUE HISTORIA EN LA VISITA A SAN MIGUEL DE LOS REYES EN VALENCIA

En este post os vamos a hablar de un edificio que ha tenido una larga vida y, sobre todo, muchas vidas. Si ocurre con los seres humanos que apenas estamos por este mundo unos 80-90 años, imaginaos un lugar cuya historia se remonta al s. XIV. Vamos a conocer mejor y visitar el antiguo monasterio de San Miguel de los Reyes, en Valencia

San Miguel de los Reyes

Este antiguo monasterio se levanta a las afueras de Valencia, en el barrio de Orriols, en el distrito de Rascanya (pronunciado Rascaña), concretamente en el número 284 de la Avenida de la Constitución. Este edificio se encuentra entre la ronda norte, que circunvala Valencia, y el casco urbano de Tavernes Blanques. Este municipio prácticamente forma una conurbación con la ciudad de Valencia y otras localidades cercanas como Alboraya, la cuna de la horchata.


Antes que nada, y con afán didáctico, explicaremos la diferencia entre convento y monasterio, que es muy sencillita. Resumiendo, un convento se encuentra en la ciudad (en su casco urbano), mientras que un monasterio se encuentra fuera de la ciudad. Pensad en algunos monasterios famosos, todos se encuentran (o encontraban) fuera de núcleos habitados. Esta ubicación permitía que pudiera estar rodeados de campos de cultivo para el abastecimiento de alimentos. San Miguel de los Reyes no es una excepción. Aunque ahora se encuentre más o menos cerca de la ciudad de Valencia, en su época se encontraba fuera. Muy fuera. En el quinto pino.

La historia de San Miguel de los Reyes


San Miguel de los Reyes

Aunque antes hemos comentado que la historia de San Miguel de los Reyes comienza en el siglo XIV, esta se remonta algunos siglos atrás. En este lugar se estableció una alquería musulmana. Sus habitantes se dedicaban a tareas agrícolas. Un siglo después de la conquista de Valencia, y del resto del Reino de Valencia, por parte del rey Jaume I de Aragón, en el siglo XIV, se compra el terreno donde se ubicaba esta alquería con la decisión de construir un monasterio: San Bernardo (Sant Bernat) de Rascanya. La orden que se estableció aquí fue la cisterciense, el Císter, famosos por su modestia. Al principio fue un lugar bastante humilde, comparado con la actualidad, con un claustro sobre el que giraba la vida monástica. Las celdas, el refectorio, la capilla y demás estancias para la vida de los monjes estaban dispuestas alrededor de este claustro.

Pero la historia de este edificio cambia con la muerte de la reina Germana de Foix a mitad del s. XVI. Esta reina estuvo casada con Fernando II de Aragón, y V de Castilla, conocido universalmente como Fernando el Católico, esposo de Isabel I de Castilla. Supongo que os sonará. Germana de Foix se casó con Fernando después de fallecer Isabel, pero tras enviudar se casó con un tal Juan de Brandeburgo-Ansbach, del séquito de Carlos I (y V de Alemania), que era su nietastro (o algo así). Pero  Germana volvió a enviudar pronto. Al poco tiempo se casó (por tercera vez) con otro Fernando, también de Aragón, pero más conocido como el Duque de Calabria, para evitar confusiones. Entre otros cargos también fue Virrey de Valencia junto a Germana de Foix. ¡Toma culebrón del bueno!

De San Bernardo a San Miguel



El caso es que Germana de Foix fallece en 1536, y mandó que la enterraran en el monasterio del Císter de San Bernardo de Rascanya. Como al Duque de Calabria aquel monasterio medio en ruinas le pareció poca cosa comenzó las gestiones para construir en su lugar uno digno de su esposa. En 1545 el papa Pablo III desaloja a los pocos monjes del Císter que quedaban y aloja aquí a la Orden de los Jerónimos, que llegan un año después. También cambia el nombre por San Miguel de los Reyes. Esta orden también debía orar por la salvación del alma del Duque de Calabria. Se cuenta que tenían bastante trabajo sólo con esta misión espiritual.

El Duque de Calabria contrata a Alonso de Covarrubias, uno de los arquitectos más importantes del Renacimiento español, que realiza las trazas y comienza a construir el claustro sur. Este claustro se sitúa anexo a las antiguas dependencias de San Bernardo de Rascanya. Entre las muertes del Duque de Calabria, la de Covarrubias y la falta de fondos, la construcción se empieza a demorar. Además los monjes deciden cambiar el programa constructivo, acercándolo más a otros monasterios jerónimos como los de El Escorial, Guadalupe o Yuste.

San Miguel de los Reyes

Para llegar al aspecto con el que cuenta actualmente, se derribó el antiguo claustro de San Bernardo de Rascanya para realizar uno nuevo y nuevas dependencias. Pero estas obras nunca se acabaron y el claustro norte nunca se llegó a construir.

El movidito s. XIX


El s. XIX revitalizó el monasterio de San Miguel de los Reyes, aunque no sé si es el verbo más correcto. El siglo comienza con la Guerra de la Independencia contra el ejército napoleónico. La batalla en Valencia no sólo se salda con el derribo del Palacio Real, donde se ubican actualmente los Jardines de Viveros, sino que también roban parte de la inmensa (y valiosa) biblioteca que el Duque de Calabria había donado.


Pero el s. XIX no acaba aquí. Tras la desamortización de Mendizábal, San Miguel de los Reyes pasa a manos privadas. Su propietario intenta derribarlo, pero el Ayuntamiento de Valencia y la Academia de Bellas Artes de San Carlos lo paralizan. Pasa a manos del Estado que sitúa aquí un asilo de pobres y una prisión. Primero será de mujeres, pero años después albergará también presos masculinos. Para ello se construyen dos galerías alrededor de lo que iba a ser el claustro norte. En este patio, una excavación arqueológica ha dejado a la vista algunos restos del primitivo San Bernardo de Rascanya.

Tras la Guerra Civil se convierte en cárcel del régimen franquista, albergando a numerosos presos políticos bajo unas condiciones penosas. La cárcel cuya capacidad era de 200 presos llegó a albergar a 6.000 personas y los presos se hacinaban en las celdas. En 1962 el Ayuntamiento de Valencia y la Diputación Provincial compraron el edificio, clausurando la cárcel en 1966.

Sede de la Biblioteca Valenciana



Durante los años 70 y 80 San Miguel de los Reyes alojó una escuela pública. En esta época ya comienza a estudiarse el proyecto de su uso actual, sede de la Biblioteca Valenciana. Esta institución cultural no es una biblioteca al uso, de intercambio de libros, sino “la cabecera del Sistema Bibliotecario Valenciano, centro superior bibliotecario de la Generalitat y depósito bibliográfico básico de la Comunidad Valenciana” como dice la Ley sobre el Sistema Bibliotecario Valenciano. Es un lugar de depósito, guarda, salvaguarda y estudio de los fondos bibliográficos valencianos. Para entendernos, es a la Comunidad Valenciana lo que es la Biblioteca Nacional para España.

Y todo este rollazo, ¿para qué? Pues para qué visitéis este edificio que está abierto a la ciudadanía. Además realizan unas más que interesantes visitas guiadas donde os contarán la historia de este edificio. También conoceréis sus funciones y os llevarán a conocer espacios como el claustro y varias salas, incluido el lugar donde están enterrados Germana de Foix y el Duque de Calabria, o los pasillos donde están los depósitos de documentos, un área que normalmente solo es accesible para trabajadores. También para conocer curiosidades, como que en la fachada están representados los reyes más famosos del mundo. Sí, Melchor, Gaspar y Baltasar.

Capítulo aparte merece la iglesia del antiguo monasterio, y que hoy está secularizada y no realiza oficios religiosos. La zona más interesante es la del altar, ya que tiene decoración realizada con insertos de mármoles de diferentes colores. Además de símbolos religiosos, y decoración geométrica, presenta los escudos familiares del Duque de Calabria y de Germana de Foix, que al fin y al cabo costearon las obras. También es muy interesante un reloj que, evidentemente, es posterior. 

Visitas guiadas a San Miguel de los Reyes 


San Miguel de los Reyes

Las visitas guiadas para visitantes individuales y familias se realizan los sábados y domingos y algunos festivos destacados. Hay dos pases, uno a las 12:00 en valenciano y otro a las 13:00 en castellano. De momento, y mientras duren las restricciones por la pandemia del Covid-19 hay que reservar vía telefónica en el número 96 387 40 02 de lunes a viernes, en horario de oficina. Para los grupos grandes las visitas se realizan los martes en horario de mañana, y también hay que reservar. También se realiza una jornada de puertas abiertas el día de San Miguel (28 de septiembre), que además de ser la festividad del santo de la advocación del monasterio, se puede presenciar un evento muy curioso, pero no os lo cuento y os lleváis la sorpresa. Todas estas visitas son gratuitas.

Por último, la actividad cultural en San Miguel de los Reyes también abarca exposiciones de arte (en la actualidad hay una de la artista valenciana Carmen Calvo), representaciones teatrales, conciertos de música, presentación de libros... Una agenda muy completa y muy interesante.


La visita es más que recomendable. El edificio es muy bonito y la historia que alberga, tanto la buena como la mala, es imprescindible conocerla. También para saber la función de esta institución y la tarea que desempeña. En definitiva, una visita muy completa a un edificio que, por su situación, no siempre entra en las guías o en las listas de must de la ciudad de Valencia. 

martes, 28 de septiembre de 2021

MONTANEJOS, DONDE EL AGUA ES VIDA

La pandemia ha hecho que vayamos posponiendo planes que más o menos teníamos encauzados hace un año y medio, aproximadamente. El levantamiento progresivo de las medidas de restricción para evitar los contagios en cada una de las comunidades autónomas ha hecho que esos planes se hayan recolocado y se concentren en unas cuantas semanas. De esta manera hemos ido posponiendo nuestra visita a Montanejos hasta que finalmente ha sido posible.

Montanejos, donde el agua es vida

Montanejos es un municipio que se encuentra en la provincia de Castellón. Concretamente en su interior, en la comarca del Alto Mijares. Es precisamente este río, el Mijares, es que le confiere toda su personalidad a Montanejos. Pasando por este municipio el río aflora unas aguas termales, en la conocida como Fuente de los Baños, que desde hace siglos han sido muy valoradas por sus propiedades.

De esta manera Montanejos se ha convertido en una villa termal con numerosos establecimientos que aprovechan estas aguas termales para un balneario o varios circuitos de spa. Evidentemente nuestra visita a Montanejos pasaba, obligatoriamente, por probar las propiedades de estas aguas.


Muy cerca del Parque Natural de la Sierra de Espadán, en una zona de media montaña, Montanejos se encuentra en un valle formado por el propio Mijares y por otros ríos afluentes de éste como el Maimona. El paisaje es realmente espectacular, rodeado de frondosos bosques mediterráneos de pinos y carrascas (encinas). Desde la carretera que llega a Montanejos es fácil percatarse de que nos adentramos en una zona muy especial.

Para llegar se puede tomar la autovía A-23, que conecta Sagunto con Teruel (y Zaragoza). Se toma la salida 42, y buscar la CV-195 siguiendo las indicaciones. No hay pérdida. No está de más detenerse un segundo para visitar los pueblos que atraviesa esta carretera: Caudiel y Montán. Su ubicación, prácticamente equidistante con Valencia y Teruel, lo convierten en un destino fantástico para una escapada de fin de semana o durante un puente. No está lejos de localidades como Fanzara u Onda.

Montanejos, donde el agua es vida

Una de las primeras cosas que nos llamó la atención es que hay bastantes establecimientos que ofrezcan alojamiento. Tanto hoteles como apartamentos turísticos y casas rurales. Teniendo en cuenta que la población empadronada es de algo más de 500 habitantes, está muy bien. El más conocido es el Balneario de Montanejos. La otra gran sorpresa que nos llevamos es que pensábamos que sería una estancia tranquila. Nada más llegar vimos muchos coches aparcados. ¡Estaban en fiestas! Pero no montaron, por suerte, mucho escándalo.

El centro urbano de Montanejos es peatonal, con bastantes espacios para pasear. Aunque hay bastantes cuestas, eso sí. Uno de los puntos neurálgicos es la Plaza de España. En el centro hay una fuente, que además de agua parece distribuir la vida por este enclave. En un lado de la plaza se encuentra el Ayuntamiento. En otro la cabecera de la Iglesia de San Jaime. Alrededor hay varios bares y restaurantes donde se come muy bien. 


Junto al Ayuntamiento hay un pequeño supermercado donde podréis adquirir productos típicos de Montanejos y su zona. La verdad es que hay cosas magníficas. Y riquísimas. Otro consejo sería visitar la panadería Collado, en la avenida Fuente de los Baños. Es un pequeño establecimiento, pero lleno de delicias. 

Montanejos, donde el agua es vida

En una calle un poco más alejada del centro, de cara al río Mijares, se encuentra Villa Purificación. Este edificio fue construido en 1929, por parte de un empresario valenciano, Jaime Asensio, como villa de vacaciones. En aquella época empiezan a popularizarse las vacaciones entre la burguesía y ciertas clases acomodadas. La decisión de la familia Asensio de construirse esta casa en Montanejos no es casual. Aprovechan sus vacaciones para "tomar las aguas", en especial las de la Fuente de los Baños, atraídos por las propiedades que se comenta que tienen. La casa se edifica en un solar en desnivel, por lo que se aprovechan varios niveles, en especial para el jardín de la villa. 

La verdad es que poco les duró la alegría a Jaime Asensio y su esposa Purificación, que le da nombre a la propiedad, ya que durante la Guerra Civil la casa es incautada por ambos bandos. El ejército de la República instala en primer lugar unas escuelas para convertirlo en hospital más tarde. Por su parte, el bando franquista instala un cuartel general durante la campaña de Teruel. Ambos bandos modificarán el interior para adaptarlo a sus necesidades. Con todas sus rehabilitaciones, sigue siendo una casa muy bonita.


Muy cerca de Villa Purificación se encuentra un paseo fluvial que discurre paralelo al cauce del río Mijares. A lo largo de este paseo, perfectamente practicable porque tiene una capa de hormigón, hay varias playas fluviales. Son muchísimas las personas que cada verano aprovechan para darse un chapuzón. Es un espacio muy agradable y tranquilo, perfecto para familias.

Montanejos, donde el agua es vida

Pero si Montanejos es realmente conocido es por la Fuente de los Baños. Para llegar hay que dirigirse aguas arriba. Poco después del lugar donde el río Maimona desemboca en el Mijares, bajo el puente que hay a la salida de Montanejos, se encuentra el acceso a este paraje. La entrada cuesta entre 3,5€ y 2€, dependiendo de la edad, aunque hay bastantes gratuidades, como por ejemplo para los clientes que se alojen en un establecimiento de Montanejos. 

Las aguas de la Fuente de los Baños tienen una temperatura constante de 25º C y tienen propiedades antioxidantes y antienvejecimiento. A nosotros nos costó un poco encontrar la corriente que lleva ese agua. Como cualquier río que se precie el agua estaba fría. Pero sí que de vez en cuando notábamos un calorcillo. Aunque en ningún momento dejamos de sospechar... Si no es por el agua visitadlo por el paisaje. Absolutamente espectacular. Encajado en un cañón de una gran belleza entre paredes casi verticales de piedra. 


Los alrededores de Montanejos se prestan para la práctica del senderismo. Vimos a bastantes personas con bastones y botas para disfrutar de la montaña. Desde luego que el paisaje lo merece. Entre bosques y algunas zonas que se han habilitado al cultivo. Y los ríos, que también acompañan a las caminatas. 

Montanejos, donde el agua es vida

La sensación es que nos quedó algunas cosas que ver en Montanejos. Por ejemplo algunos restos de edificios de origen musulmán, como unos baños en la zona del Mijares, o un antiguo molino que, igualmente, aprovechaba estas aguas. Pero estamos absolutamente convencidos de que volveremos. De hecho ya se lo hemos recomendado a algunos familiares y amigos. Seguro que, igual que nosotros, no les decepcionará. 

sábado, 18 de septiembre de 2021

DIVERSIÓN RETRO Y NOSTALGIA EN EL MUSEO ARCADE VINTAGE DE IBI

Los niños que nos criamos durante los años 80 y 90 del pasado siglo (qué duro es decir esto de pasado siglo) recordamos felizmente las tardes que pasamos en los recreativos de nuestro barrio o localidad. Con los bolsillos llenos de monedas de 25 o 100 pesetas éramos capaces es disfrutar durante horas, siempre y cuando la partida se diera bien. Toda esa nostalgia se recoge, para nuestro regocijo, en el Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi, en Alicante, que tras la pandemia ha vuelto a abrir sus puertas.
Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi

Nacimiento y evolución del Museo del Videojuego Arcade Vintage


Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi

Desde hace unos cuántos años la asociación Arcade Vintage ha estado reuniendo una colección de máquinas de arcade que ha ido restaurando y poniendo al día para que tengan el mismo uso que tuvieron en su momento. Iniciaron esta labor en el municipio de Petrer y su colección fue creciendo y creciendo. Llegó un punto qué había crecido tanto que necesitaban unas nuevas instalaciones y encontraron en pleno centro de Ibi la antigua fábrica de Juguetes Rico.

Las actuales instalaciones del Museo del Videojuego Arcade Vintage tienen 900 m2 donde os encontraréis no solo con máquinas de arcade, sino también con consolas, ordenadores y máquinas de pinball. Aunque también hay alguna PlayStation y alguna Xbox actuales, las verdaderas joyas del museo son las máquinas que utilizaban un cartucho o una cinta de casete para cargar los videojuegos.


El museo se divide en un par de espacios. Un primer espacio junto a la entrada dónde está el mostrador que hace las veces de taquilla, un espacio con ordenadores gamer de última generación, varias máquinas de arcade con títulos clásicos como Pacman o Bubble Bobble, y un pequeño recinto, a modo de salón de actos, para dar charlas, conferencias o cursos.

El siguiente espacio es un gran salón diáfano. Por un lado está la parte museística, con varias vitrinas donde se exhiben maquinas retro, tanto ordenadores como consolas, junto a paneles explicativos de las diferentes etapas que ha vivido la historia del videojuego. Comparten ubicación las grandes reinas del Museo del Videojuego Arcade Vintage que son las máquinas de arcade. Si nos lo permitís también destacaremos las máquinas de pinball, imprescindibles en cualquier salón recreativo que se precie. Por último una zona de servicios donde se encuentran los aseos, a disposición del público que visite el museo.

Qué encontramos en Arcade Vintage


Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi

Respecto a las máquinas que podéis encontrar en el Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi están algunas de las más famosas de su tiempo. Evidentemente podéis encontrar máquinas árcades basadas en Pong el primer videojuego de la historia, creado en 1972. Era tan simple como adictivo. El Pong tuvo algunas versiones con otros deportes como hockey o fútbol etc. También hay otros videojuegos con pantallas monocromas y un aspecto muy sencillito, que era lo que había en aquella época. Pero tremendamente divertidos, oye. Nuestros hijo mayor acabó entusiasmado con un juego de vaqueros en el que simplemente uno tenía que disparar a otro.

Otra de las máquinas que encontraremos es el clásico marcianitos, el que dio nombre a esta industria. Space Invaders es probablemente la máquina recreativa que consiguió crear un nuevo mundo. Otros videojuegos famosos que son historia de los videojuegos, y que también encontraremos en Arcade Vintage, son Tetris, Donkey Kong o Arkanoid.

La época dorada de los recreativos



En los años 90 hubo una auténtica revolución y los recreativos se llenaron de máquinas mucho más completas. Con videojuegos a color, en algunos casos un volante y unos pedales sustituían a la clásica palanca y botones (Out Run, Sega Rally...). Muchos videojuegos estaban basados en los personajes y películas de moda en aquellos momentos. Los Simpson, las Tortugas Ninja, los X-Men, Star Wars o Terminator 2 tuvieron sus máquinas de arcade con un éxito fabuloso. Todos los niños queríamos estar horas y horas jugando con estas máquinas.

Pero si hubo un videojuego que verdaderamente produjo una revolución, este fue sin lugar a dudas Street Fighter II. Este videojuego tiene un lugar especial en el Museo del Videojuego Arcade Vintage. Hay varias máquinas arcade con distintas versiones de este videojuego, desde la clásica a actualizaciones que se fueron creando a lo largo de los años. También hay murales donde se explica la historia tanto del videojuego como de sus personajes. Ryu, Ken, Honda, Chun-Li, Blanka, Guile, Dhalsim, Mr. Bison o Vega, el único personaje español, son historia del videojuego y es muy raro que un niño de aquella época no lo llegara a conocer.

Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi

Respecto a las máquinas de pinball hay algunos ejemplos muy divertidos. También se dejaban llevar por las modas del momento, tanto en películas como en personajes. Incluso hubo deportistas famosos que tuvieron su propia máquina de pinball. Aunque el funcionamiento y configuración es similar en todas, cada una tenía su propia personalidad que las hacía únicas. Seguro que recordáis aquellos tipos, que solían ser más mayores que nosotros, y eran verdaderos expertos. Conseguían dar el toquecito justo para hacer saltar la bola sin que la falta (“tilt”) bloqueará los mandos e inutilizara aquella partida.

Un homenaje a nuestra infancia



El Museo del Videojuego Arcade Vintage es un auténtico viaje en el tiempo, sin condensador de fluzo ni portales rarunos. En algunos momentos volvimos a nuestra infancia/adolescencia. ¡Incluso nos acordábamos de algunos “trucos" que utilizábamos! Un auténtico homenaje a aquellos salones en los que nos dejamos horas y muchas pesetas. En Benidorm eran El otro mundo de Jaime, “Pinkie”, “Montecasino”, “Astoria” o “las máquinas blancas" (del que nunca supimos el verdadero nombre). Hoy en día han desaparecido y se han transformado en supermercados, boutiques, o no han vuelto a tener otro negocio. Eso sí, aquí no encontraréis una nube de humo de tabaco flotando en el ambiente (¡las máquinas conservan los ceniceros, absolutamente impolutos!) o los malotes que "amigablemente" te "pedían" dinero y de los que intentabas alejarte por tu bien.

Cómo llegar al Museo del Videojuego Arcade Vintage



Como ya hemos dicho en varias ocasiones, el Museo del Videojuego Arcade Vintage se encuentra en la localidad alicantina de Ibi. Si vais con vuestro vehículo deberéis coger la autovía A7 que comunica Alicante y Valencia por el interior (¡no confundir con la AP7 que va por la costa!). Tomad la salida 459 - Ibi (Est). Continuad recto hasta que os encontréis ya en el casco urbano con una gasolinera Repsol y tomad la calle a la derecha. A 300 metros, en la calle Las Eras número 4 se encuentra el museo.

Museo del Videojuego Arcade Vintage de Ibi

Únicamente abren sábados y domingos. Los sábados en dos sesiones, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00. Los domingos solo en sesión matinal, excepto del 1 de junio al 31 de agosto que amplían horario con sesión de tarde. Las entradas cuestan 7€ para niños de 6 a 11 años, para mayores de 12 años son 10 €, y los menores de 5 tienen entrada gratuita. No tienen ningún tipo de descuento para familias numerosas. Esta entrada da derecho a jugar a todas las máquinas durante todo el tiempo que está abierto. Se amortiza, os lo podemos confirmar. Os recomendamos reservar las entradas previamente, para asegurar que no llegáis y está completo.

Más sobre Ibi

Si queréis ver más cosas, en Ibi también se encuentra el Museo Valenciano del Juguete, en la antigua fábrica Payá. Anexo se encuentra el Museo de la Biodiversidad de Ibi. Muy cerca, en la vecina localidad de Onil se encuentra el Museo de la Muñeca. Y es que estas dos localidades se encuentran en el denominado Valle del Juguete, donde se concentra (o al menos lo hacía) gran parte de la industria juguetera en España. Si os quedáis a dormir en Ibi os recomendamos hacerlo en el Hotel del Juguete.


Si habéis vivido esas décadas (80 y 90) y queréis revivir aquellos momentos, que sin duda fueron muy felices, el Museo del Videojuego Arcade Vintage es el lugar ideal para vosotros. Los juegos no son hiperrealistas, los gráficos no tienen ray tracing ni ultra HD, pero os aseguramos que son mucho más divertidos que algunos de la actualidad. ¡Larga vida al videojuego! 

miércoles, 8 de septiembre de 2021

HEMOS DISFRUTADO DE LAS LAGUNAS DE RUIDERA

En un lugar de La Mancha, a caballo entre Albacete y Ciudad Real, se encuentra uno de los espacios naturales más importantes de este país. Ha cambiado totalmente la concepción que teníamos de La Mancha como una zona seca y llana. Las Lagunas de Ruidera nos han sorprendido gratamente. Un lugar que merece mucho la pena y debería ser más conocido.

Las Lagunas de Ruidera

En mente teníamos esa región de infinitas llanuras, con campos sembrados de cereal o dedicados al secano. Pero las Lagunas de Ruidera exhiben una vegetación abundante, colinas y mucha agua. Un humedal que, como veremos más adelante y al igual que en otros similares como La Albufera de Valencia, gracias a la mano del ser humano ha estado en peligro.

Qué son las Lagunas de Ruidera

Las Lagunas de Ruidera son un importante humedal declarado parque natural y Reserva de la Biosfera. Éste tiene una superficie de más de 37 km2. Abarca el término municipal de cinco localidades: Argamasilla de Alba, Alhambra, Ruidera y Villahermosa, en Ciudad Real; y Ossa de Montiel, en Albacete. En total son 15 lagunas que están separadas por unas barreras naturales formadas por los depósitos de materiales, pero comunicadas entre si por saltos o cascadas. La más espectacular es la cascada del Hundimiento, en Ruidera.


Las lagunas son, en el orden que sigue el curso del agua, las siguientes:
Conceja, Tomilla, Tinaja, San Pedro, Redondilla, Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Batana, Colgada, Del Rey, Cueva Morenilla, Coladilla, Cenagosa y el Embalse de Peñarroya. Como curiosidad, la mayoría tiene nombres femeninos.

Las lagunas están divididas en tres grupos: las altas, medias y bajas. Las medias estarían entre la laguna de San Pedro y la Del Rey y son las que concentran más visitantes. Las anteriores son las "altas" y las posteriores las "bajas". Cada una tiene formas, tamaños y profundidades distintas. La profundidad media está entre 10 y 25 metros.

Las barreras tobáceas

Las Lagunas de Ruidera

Las barreras que separan algunas de las lagunas se conocen como barreras tobáceas. Están formadas por los depósitos de carbonato cálcico que está disuelto en el agua. Mucho disuelto y muy disuelto, que diría aquel. En otras palabras, es muy abundante. El carbonato cálcico, que es el principal componente de las rocas calizas, se asienta en los márgenes, fundamentalmente cuando el nivel del agua decrece. Durante miles de años se ha ido compactando y ha formado esas rocas que han constituido las barreras. Ese proceso continúa hoy en día, por lo que es muy importante respetar la señalización y no pisar por donde nos de la gana (donde está prohibido) ya que podemos alterar y afectar muy negativamente el ecosistema.

Como tantos y tantos espacios naturales las Lagunas de Ruidera tienen graves peligros que acechan. No solo el cambio climático, la variación de los regímenes de precipitación y las sequías. También, y sobre todo, la acción humana directa. En otras épocas se han construido canales para el aprovechamiento del agua, tanto para regadío como para la generación de electricidad. Las centrales hidroeléctricas hoy en día están en desuso y la mayoría de edificios se encuentran en estado de ruina. Se abrieron algunas brechas en las barreras tobáceas, e incluso se desecó alguna laguna para utilizar ese terreno para la agricultura. La protección del paraje ha frenado la degradación y le ha dado un respiro, pero nunca hay que perder la alerta.

Visitamos las lagunas


La manera más sencilla de visitar las distintas lagunas que forman este parque natural es a través de una carretera que discurre en paralelo a las lagunas, entre la laguna Conceja y la Laguna del Rey. y une Ossa de Montiel y Ruidera. El recorrido se puede hacer en vehículo a motor, en bicicleta o andando. La parte recayente en la provincia de Albacete tiene un solo carril para vehículos a motor, con limitación a 30 km/h; y carril bici y senda pedestre separados. Cuando entra en la provincia de Ciudad Real, la carretera cambia a dos carriles de circulación, aunque la parte pedestre sí que sigue separada.

Esta carretera tiene una longitud aproximada de 9 km. En el recorrido hay numerosos miradores y puntos donde podemos hacer unas fotos para el recuerdo. Hay paneles informativos para comprender mejor cada punto y conocer sus principales características.


También es posible visitar las Lagunas de Ruidera a través de las rutas senderistas. No solo siguiendo la carretera que os acabamos de describir. Por la otra orilla hay un sendero que recorre varias y que parte del puente que pasa sobre el canal que une la laguna del Rey y la de Cueva Morenilla. Desde este mismo punto parte la ruta hacia el castillo de Peñarroya, que también nos lleva hasta la cascada del Hundimiento. Existen varias rutas más, tanto circulares como lineales que os permiten recorrer gran parte del parque.

Una gran ayuda para visitar las Lagunas de Ruidera y para conocer más cosas de este paraje es la app del mismo nombre: "Lagunas de Ruidera". Está disponible para Android y IOS. La app tiene audioguía y gracias a la geolocalización saltan avisos en puntos determinados. Además ofrece mucha info de utilidad. 

Actividades en las Lagunas de Ruidera 


En verano las Lagunas de Ruidera tienen numerosos visitantes que aprovechan las playas lacustres para darse un chapuzón. El agua está bastante fresquita, avisamos. En muchas es voluntario abonar un euro para colaborar con el mantenimiento. Hay socorristas, por si ocurre algún accidente, cosa que no deseamos. Además las lagunas se aprovechan para practicar algunos deportes acuáticos que no requieren motor, como kayak o paddle surf. También alquilan hidropatines, pero eso ya os lo contaremos en otro post.

Otra de las actividades que se pueden practicar en las Lagunas de Ruidera es la pesca. Es imprescindible contar con la licencia que expide la Junta de Castilla-La Mancha y que puede obtenerse minutos antes de empezar a pescar. La zona favorita de los aficionados es el embalse de Peñarroya, donde hay, entre otras especies, lucios, barbos y black-bash. A nosotros como si nos hablarais en chino, pero llevamos una caña pequeña y nos quedamos un poco con las ganas de pescar.

Las Lagunas de Ruidera

Ossa de Montiel y Ruidera

Los dos principales municipios junto a las Lagunas de Ruidera son Ossa de Montiel y Ruidera. Mientras que el casco urbano de Ossa de Montiel está a varios kilómetros de las lagunas, el de Ruidera llega a la orilla. Ambas poblaciones ofrecen todos los servicios básicos necesarios.

Alrededor de las Lagunas de Ruidera hay un montón de lugares que visitar, además de las propias lagunas que son un espectáculo en si mismas. En ambos extremos (más o menos) del parque natural hay un castillo encargado de proteger estas tierras. Son los de Rochafrida, junto a Ossa de Montiel, y el de Peñarroya, sobra la presa del embalse del mismo nombre, en Argamasilla de Alba. El primero está en ruinas, y aunque se puede visitar poco se ve. Sin embargo el de Peñarroya se conserva en buenas condiciones y es bastante interesante.


Otro elemento muy especial es la cueva de Montesinos, en el término municipal de Ossa de Montiel. La visita solo se puede realizar mediante reserva y con guías. No nos dio tiempo. Y eso que nos interesaba bastante. Además de sus características naturales tiene el honor de aparecer en El Quijote. Concretamente en los capítulos XXII y XXIII de la segunda parte.

Las Lagunas de Ruidera son una zona muy cervantina y muy quijotesca. En Argamasilla de Alba hay una casa en la que estuvo preso Miguel de Cervantes, y se señala como el lugar donde ideó su universal novela. Además toda la zona tiene referencias en la novela. Muchos establecimientos rinden homenaje al Quijote con nombres que aluden a esta obra.

Y más, mucho más


Una estancia en las Lagunas de Ruidera también es la base perfecta para otras excursiones por lugares más o menos cercanos. Si es que nos quedamos con las ganas de ver más cosas. Una de las ciudades más interesantes es Almagro, que está a algo más de una hora en coche. Más cerca está Campo de Criptana, donde se pueden visitar sus característicos y típicos molinos (¿o eran gigantes?).

Si buscáis comida y/o bebidas típicas por la zona, hay dos alimentos que destacan: queso y vino. Excelentes. De hecho nos hemos aprovisionado bien, sobre todo de queso, que nos encanta. En Ossa de Montiel hay una fábrica, Don Eusebio, que tiene venta directa al público. Nosotros nos hemos hecho fans del Gran Reserva, pero todas las variedades están fantásticas.

Las Lagunas de Ruidera

Buscábamos una zona no muy alejada de casa. 200 kilómetros a la redonda era nuestro límite. Y nos encontramos un espacio fantástico. Mucho mejor de lo que podíamos imaginar. Nos han quedado muchas cosas por ver y hacer, así que volveremos seguro.

sábado, 28 de agosto de 2021

UNA TARDE MUY DIVERTIDA EN URBAN PLANET JUMP ALICANTE

Hace poco tuvimos que ir una tarde a Alicante hacer unas gestiones/recados. Como nuestros hijos preferían clavarse palillos debajo de las uñas antes que acompañarnos decidimos buscar algún plan para poder sobrellevar de la mejor manera posible aquella situación. Y, ¡voilá! Encontramos un planazo en Urban Planet Jump Alicante.

Urban Planet Jump Alicante

Acerca de Urban Planet Jump Alicante

¿Qué es Urban Planet Jump Alicante? Ellos mismos se definen como un Trampoline Park, que no es ni más ni menos que un centro de ocio con diversas camas elásticas y trampolines para poder jugar saltando. Pero no consiste únicamente en ir dando botes como si de una liebre se tratara. Estos centros tienen muchas más cosas, como vamos a ver.

Urban Planet Jump Alicante es una cadena que tiene varios locales en distintos puntos de España y Portugal. Concretamente el centro de Alicante se encuentra en el Parque Comercial Vistahermosa en el barrio del mismo nombre. Está muy cerca de la avenida de Denia que es la salida (o entrada) a la ciudad  por el norte, desde El Campello, Benidorm, Denia, etcétera. Esa misma avenida es la que llega a la playa del Postiguet, y pasa junto al MARQ y al Castillo de Santa Bárbara.

A decir verdad era nuestra segunda intentona en este centro ya que el verano pasado intentamos ir pero todavía se encontraba cerrado debido a las restricciones impuestas por la pandemia del COVID-19. Pero esta vez por fin pudimos disfrutar de este centro. Bueno, en realidad pudieron ya que priorizamos en nuestros hijos aunque puede participar cualquier persona independientemente de la edad que tenga.

Para ser sinceros, no nos esperábamos que fuera tan chulo. Tiene un montón de posibilidades tanto para los niños como para los padres. La parte estrella es una gran superficie con diversas camas elásticas. Ademas de estas camas hay distintos elementos que hacen que sea absolutamente imposible aburrirte aquí.

Urban Planet Jump Alicante

Qué hacer en Urban Planet Jump Alicante

Esta parte, que es la más extensa tiene varios tipos de camas elásticas. Se divide en diversas áreas o sectores. En otro de estos sectores hay unas canastas de baloncesto junto a las camas elásticas que permiten hacer un mate de manera muy sencilla. Muy cerca también hay un pequeño rocódromo. A los pies de este rocódromo hay una especie de piscina que en vez de agua tiene trozos bastante grandes de espuma. Esta espuma sirve para amortiguar caídas. También tiene un trampolín que permite saltar a esta piscina sin agua (pero con espuma). También junto a esta instalación hay una barra a modo de puente que permite divertirte al estilo Wipeout.

Otra de las zonas que más éxito tiene entre el público de Urban Planet Jump Alicante es la que se denomina “Ninja Urban". En esta instalación hay una serie de redes, balancines y estructuras para escalar y saltar. Como un ninja, sí, pero a nosotros nos volvía a recordar más a programas tipo Wipeout o Humor Amarillo (no, no hay zamburuesas, lamentablemente).

Urban Planet Jump Alicante

También hay una especie de pista de fútbol, algo así como un fútbol humano, ya que esta cerrado y rodeado de camas elásticas en las paredes. Mis hijos allí que se metieron para jugar con otros niños absolutamente desconocidos. Ni tan mal que también puedan interaccionar (jugar en este caso) con otros niños.

Otros espacios 

Si únicamente, como padres, habéis ido a acompañar a vuestros hijos a Urban Planet Jump Alicante hay una cafetería donde poder esperar mientras que consumís un refrigerio. Las mesas y sillas están muy cerca del área de camas elásticas y juego. De esta manera en ningún momento perderéis de vista a vuestros hijos. Es de destacar que hay suficiente distancia entre unas mesas y otras, respetando la actual normativa.

Urban Planet Jump Alicante

Uno de los aspectos que más nos gustó en Urban Planet Jump Alicante es que hay un montón de monitores que están constantemente vigilando. También velan para que se cumplan las normas, tanto para el uso de mascarillas (es un recinto cerrado y de momento son obligatorias) como para que no se suban a esos sitios a los que no se deben subir, o que no hagan eso que no deben hacer. Si sois padres sois perfectamente conocedores de lo que quiero decir.

Si os fijáis en las fotos os daréis cuenta de que casi todos los usuarios de Urban Planet Jump Alicante llevan los mismos calcetines. Unos calcetines de color naranja y negro. Evidentemente no es casual. Con la entrada se incluyen estos calcetines que están reforzados y que en la planta tienen unos insertos de silicona para evitar resbalones. Evitando resbalones evitamos lesiones. Además son obligatorios. Aunque una vez que los adquirís se pueden reutilizar.

En el centro de las instalaciones hay unas taquillas (se necesita una moneda de 1€) donde poder guardar algunas prendas de ropa, las zapatillas o botellas de agua. Porque beber, os avisamos, van a necesitar beber, ya que sudar van a sudar. Y mucho.

Tarifas y ofertas

Las tarifas de Urban Planet Jump Alicante van desde los 7€, para saltar una hora de lunes a jueves. Con los calcetines son 9€, y los fines de semana y festivos cuesta 10 (sin calcetines) y 12 euros (con calcetines). Respecto al horario de apertura, de lunes a viernes abre de 16:00 a 22:00, y los sábados, domingos y festivos de 11:00 a 22:00. Tiempo más que suficiente, os lo aseguro.

Nosotros utilizamos una oferta que vimos en Groupon. Hay cupones desde 9,95 €, aunque si adquirís cupones para varias personas os saldrá más económico. Además si adquirís los tickets a través de esta plataforma de descuento contáis con otra ventaja, y es que la sesión dura hora y media, media hora más de los tickets del propio centro. Como veis es una opción altamente recomendable.

En Urban Planet Jump Alicante también tienen un espacio exclusivo para celebraciones. Aquí se pueden celebrar cumpleaños o cualquier tipo de evento. La verdad es que poder combinarlo con las instalaciones debe de ser una pasada. 

Urban Planet Jump Alicante

De esta manera, la que se preveía una de las tardes más tediosas de todo el verano se acabó convirtiendo en una de las más divertidas. Por arte de magia, bueno en realidad gracias a Urban Planet Jump Alicante. Ahora quieren repetir, y nosotros con ellos, que parece que es muy divertido. ¡A saltar!