Mostrando entradas con la etiqueta familia numerosa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta familia numerosa. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de septiembre de 2022

BATALLITAS EN EL LASER TAG

Entre finales de los años 70 y principios de los 80, el ejército de los Estados Unidos creó un nuevo sistema de entrenamiento de tropas que permitía evaluar las habilidades de cada soldado sin producir daños. Se llamo MILES (Multiple Integrated Laser Engagement System) y como tantos inventos y aplicaciones creadas para el ejercito estadounidense al cabo de un tiempo ese invento pasó a la vida civil. Hoy nos vamos al laser tag.

Batallitas en el laser tag

Es muy probable que ya conozcáis el laser tag, pero, por si acaso ahí va una explicación. Consiste en un conjunto de un arma que dispara rayos infrarrojos y un chaleco con sensores que detectan los disparos. También se le conoce como laser game o laser combat porque permite, precisamente, batallas en las que nadie sale herido. Todo el peligro pasa por una torcedura de tobillo, nada que no pudiera ocurrir en cualquier otro sitio.

En 1984 abrió el primer laser tag en Dallas (Texas, EEUU). Aquí ya se encontraban los elementos que serán comunes en el resto de laser tags que se abrirán a partir de ese momento. Los escenarios de laser tag constan de un laberinto con muros que permiten esconderse y disparar a través de huecos estratégicamente colocados. Tienen iluminación espectacular, con flashes, luz negra, etc., y pintura fluorescente. Además suele sonar música electrónica. Todo diseñado para aumentar la emoción.

DISFRUTAR DEL LASER TAG EN FAMILIA



Puedes ser una persona tranquila, pero en cuanto entras en la sala de juego solo deseas disparar a las personas que forman parte del equipo rival. Disparar mucho. Esta es otra de las características del laser tag. La otra denominación, laser combat, lo deja claro. Generalmente se forman dos equipos y el juego consiste en intentar el mayor número de veces posibles a los miembros del otro equipo. Hay objetivos como equipo e individualmente, ya que los equipos registran datos de disparos, porcentaje de aciertos, aciertos en cada parte del chaleco, o número de veces que te eliminan y quien, entre otros.

Como otras veces, la excusa era un cumpleaños en la familiia. Y un laser tag era un buen lugar para celebrarlo. Sondeamos varias opciones y finalmente nos decidimos por Quest Laser Café. Tiene dos establecimientos en Valencia, uno junto al parque zoológico Bioparc y otro en el Centro Comercial Bonaire, en la cercana Aldaia. Elegimos el segundo local, el de Bonaire.

La verdad es que nos lo pasamos muy bien. En casa hay algún que otro fan de los videojuegos, así que un laser tag nos permite jugar como si de un videojuego se tratara. Pero con un alto nivel de realismo. No sabemos si pesan los años o el equipo, pero al final de la partida estábamos empapados en sudor. Es un ejercicio físico importante. Pero se disfruta.

NUESTRA EXPERIENCIA EN EL LASER TAG


Batallitas en el laser tag

En los años 90 hubo un cierto boom de los laser tag por toda España. Pero el alto coste de las partidas hizo que decreciera su uso y muchos cerraron. Con nuevos equipos han abierto nuevos locales y la oferta se ha normalizado.

Nosotros escogimos un pack que incluía un refresco y un picoteo, además de la partida. No servían ni bebidas alcohólicas. Nos llamó la atención, pero lo vimos bastante adecuado ya que el público es familiar. La partida dura veinte minutos. Puede que os parezca poco, pero entrad en el laberinto y nos contáis luego. Como suele ocurrir, nos dividieron en dos equipos (papás vs. hijos). No pudimos elegir nick para jugar, ya que están predeterminados, cachis. Además del modo habitual de juego, es decir, disparar al equipo contrario, se pueden sumar puntos disparando a algunas instalaciones y pasando por un arco.

Por lo demás la partida fue por los derroteros habituales. Emboscadas en algunos lugares, “llaneros solitarios” con más peligro que un gremlin un día de lluvía, “fuego amigo”, algún taco que otro por lo bajini… En definitiva, un rato muy divertido en familia.

Al final de la partida nos entregaron una hoja con las puntuaciones. Aquí se demostró que no siempre gana el que más dispara o el que más acierta. Es divertido ver algunos datos, como quien ha matado a más compañeros, quien ha sido la “peor pesadilla” de cada jugador. Un poquito de salseo para la post-partida.

ALTERNATIVAS Y VERSIONES



Si no tenéis un laser tag cerca de vuestro domicilio, una opción es montároslo por vuestra cuenta. Nosotros, por ejemplo, tenemos un juego que es similar. Son un par de armas simuladas que tienen los sensores incorporados. Hay otras versiones con sensores para la cabeza o para colocar en una prenda (un chaleco, por ejemplo). No es difícil encontrarlos haciendo una búsqueda por jugueterías, tanto físicas como online. Es parecido, pero no es igual. Para nosotros el gran problema es encontrar una zona de juego adecuada, pero podéis montar una partida en casa, por ejemplo.

A partir del laser tag también han aparecido otros juegos similares. El más parecido sería el paintball. Estamos convencidos que conocéis de que hablamos. Por si acaso: es una batalla entre dos equipos con armas que disparan bolas de pintura. La gran diferencia respecto al laser tag es que el disparo es un poco más realista, ya que el proyectil se rige por las leyes físicas (en el laser tag también, pero no deja de ser un haz de luz) y que ese proyectil hace daño. Y si estás cerca, mucho daño.

Otro de los juegos derivados del laser tag es el airsoft. Bueno, en realidad no deriva del laser tag, pero sí que nace como alternativa a las armas reales, concretamente en los años 70 en Japón, donde las armas de fuego estaban prohibidas tras la Segunda Guerra Mundial. Las armas que se utilizan son réplicas a escala 1:1 de armas reales y los participantes suelen vestir ropa militar. Generalmente se precisa dar parte a la Guardia Civil si se realiza fuera de un terreno privado y acotado.

Batallitas en el laser tag

En definitiva se trata de pasarlo bien, y aquella tarde fue muy divertida. ¿Repetiremos? Seguro. Mientras buscaremos tácticas militares para la siguiente partida, que no nos gusta perder.

viernes, 8 de noviembre de 2019

UN DÍA EN EL PRIMER SALÓN DEL MANGA DE MOLINA DE SEGURA

Si seguís con cierta frecuencia este blog no hace falta que os cometemos que somos una familia friki. En nuestra búsqueda de nuevos eventos hemos ampliado horizontes y estuvimos hace unas semanas en el 1r. Salón del Manga que se celebró en Molina de Segura (Murcia), un salón que estuvo amenazado hasta última hora por la DANA que hizo desbordarse el río Segura e inundó varias poblaciones de Murcia y del sur de la provincia de Alicante.


Para entender mejor el "fenómeno friki" me gusta citar a Cristina Martínez García, profesora universitaria de sociología en ESCUNI y autora de la tesis "La búsqueda de nuevos valores, referentes y modelos en un mundo líquido: el refugio de la cultura friki en España", por la que obtuvo una calificación de Excelente Cum Laude, y que define al friki como aquella "persona que presenta un interés profundo y un conocimiento extenso por uno o varios temas minoritarios o subculturales y que deja traslucir su interés por ése o esos temas a través de su comportamiento, su forma de hablar y/o su imagen externa".


Dicho esto, somos muchos los frikis que nos preciamos de serlo, y nos gusta (qué digo gusta, ¡nos encanta!) encontrarnos con más frikis. Por eso, en principio, el Salón del Manga de Molina de Segura no tiene grandes diferencias con otros salones a los que hemos ido. Quizás lo único que se podría destacar es que el recinto era más pequeño (los dos pabellones cubiertos del polideportivo municipal) por lo tanto todo estaba más concentrado.


Nuestra impresión general fue muy buena y la verdad es que el salón está bastante bien. Junto a la entrada, en el primer pabellón, encontramos varios stands con merchandising de todo tipo, alguno de alguna multinacional de origen francés. Aquí podíamos adquirir pósters, camisetas, tazas, libros, mochilas, etcétera con elementos de nuestros personajes favoritos.


En ese mismo pabellón, a la derecha, encontramos un photocall de la Legión 501 y al lado varios actores que tenían su sección de firmas. Los más destacados fueron Gerald Home, que participó en El retorno del Jedi y dió vida a la planta carnívora de La Tienda de los Horrores y Paul Markham que interpretó al oficial que acompañó a Darth Vader en su visita a la segunda Estrella de la Muerte, también en El Retorno del Jedi. 


Una de las cosas que más me llamó la atención en este pabellón fue el stand de la ilustradora Shaun Elay que realiza sus dibujos en negativo, es decir, si les haces una foto y le pasas el filtro negativo se vería con los "colores reales". Si el negativo ya era espectacular cuando haces el proceso de cambiar los colores el resultado era impresionante.


En el siguiente pabellón del recinto se encontraba el escenario principal, en el que se fueron sucediendo distintas presentaciones y charlas a lo largo del día. En otro punto del pabellón había un escenario más pequeño dedicado a la grabación de varios programas de podcast y vídeos para canales de You Tube.



En este segundo pabellón una de las cosas que más nos sorprendieron debido a la novedad que nos supuso y porque somos totalmente ajenos todavía a este tema fue el concurso de coreografías de K-pop en las que bailan canciones de los grupos coreanos de adolescentes que tienen legiones de fans en todo el mundo. La verdad es que los numerosos grupos de chavales y chavalas jóvenes que participaron se corran un mogollón las coreografías qué hacen los bailes espectaculares.


En este segundo pabellón también encontramos una serie de dibujantes de cómic que o bien te firmaban sus obras o bien te hacían un dibujo personalizado También aquí encontramos una exposición de coches de series de televisión y películas, que ya habíamos visto en Retro Santo Domingo de Orihuela, y aunque nos gustan al haberlo visto antes ya no nos resultó tan novedosa.


Al final este salón, como hemos dicho al principio, no se diferencia en lo esencial de otros salones en los que hemos estado. Esto no tiene un sentido negativo ya que es lo que nos gusta y vamos a eso.  Ver toda la parafernalia friki, con todos los personajes de moda y ver mogollón de gente haciendo cosplay. Aquí nos encontramos en nuestra salsa y volveremos, como ya hicimos unas semanas más tarde al Vídeo Game Cómic de Alicante. Ser friki no es tan facil…

sábado, 28 de septiembre de 2019

RECOMENDACIONES PARA ELEGIR UN ÁLBUM DIGITAL

Que una imagen vale más que mil palabras es algo que todos, más o menos, tenemos interiorizado. Dicen los expertos en la materia que el 50% del cerebro está destinado al procesamiento visual, lo que supone un enorme porcentaje, y al mismo tiempo da cuenta de la importancia de la visión. 


En 2017 se subían más de 300 millones de fotografías al día a Facebook y 95 millones a Instagram. Lo que supone, sólo en estas dos redes sociales, 144.175 millones de fotos en un año. Súmale, otros años, las que se compartieron por otras redes sociales como WhatsApp o Flickr, o las que olvidaron en tarjetas de memoria y discos duros. Dicen, también los que saben de esto, que en las pocas décadas de uso de la fotografía digital se ha superado el número de fotografías que se tomaron en el siglo y medio de fotografía analógica. 


Me pongo de ejemplo: en el año 1998, para visitar la Exposición Universal de Lisboa (y la propia capital portuguesa) me llevé tres carretes de fotos para mi cámara compacta. Aunque no lo recuerdo bien, probablemente fueran de 36 fotos (aunque el más común era de 24 fotos, ISO 100). Es decir, poco más de 100 disparos para cuatro o cinco días de viaje. Este verano en cinco días de vacaciones hice, con la cámara del teléfono móvil, más de 500 fotos. Evidentemente que no necesitemos pagar por cada carrete y cada revelado han liberalizado el acto de tomar una foto, que ahora es una herramienta, ¿quién no ha sacado una foto del coche en el parking para recordar la plaza donde está aparcado? 


Me atrevo a citar al fotógrafo y teórico Joan Fontcuberta, que cree que la era de la fotografía ha muerto para entrar en la postfotografía
La fotografía ha perdido sus valores fundamentales como anclaje histórico: la verdad, la memoria y el archivo.¿Lo podemos entonces llamar fotografía? Desde una perspectiva sociológica y cultural es distinto, también tecnológicamente es otra cosa. Usamos las fotos digitales no tanto para recordar como para comunicar algo, como un lenguaje más. Cuando hacemos una del grupo con el que estamos comiendo y se la enviamos al familiar ausente, lo importante no es el contenido, sino que éste permite conectar con un grupo en la distancia. Es decir, no reemplaza la función de las fotos de antes, sino que sustituye una llamada telefónica, un mensaje o una carta para decirle a alguien que te acuerdas de él.

¿Qué ocurrirá con todas esas fotos digitales? ¿Se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia? Un número enorme sí, evidentemente. A pesar de que las almacenemos en dispositivos más o menos seguros como tarjetas de memoria, DVDs, discos duros externos, o la nube, tarde o temprano pueden dejar de funcionar. La solución pasa por volver al pasado e imprimir las fotos, pero no con el formato que usábamos hace unos años, sino a través de los álbumes digitales. 


A pesar del nombre, los álbumes digitales son álbumes de papel, pero en vez de pegar las fotos en una hoja, magnética o no, se hace una composición gracias a un programa informático y se hace una impresión digital. La ventaja es la limpieza y acabado de los álbumes, que suele ser muy bueno y 100% personalizable. Supongo que muchos sabrán de lo que hablo porque han adquirido alguno. Nosotros realizamos uno cada año desde que nació nuestro primer hijo, momento en el que nos dimos cuenta de que todas esos archivos digitales podían perderse, y con ellos nuestra memoria familiar. 


Normalmente vamos buscando ofertas en páginas como Groupon, donde cada cierto tiempo aparecen ofertas jugosas para este producto. La verdad es que hemos probado varias marcas y la calidad suele ser bastante buena y el resultando satisfactorio. Después de 10 álbumes digitales, algo hemos aprendido.


La última marca que hemos probado ha sido Saal, que tiene un programa de fidelización por el que te aplican un descuento de 40€ por probar uno de sus álbumes digitales. Aparte hay que pagar los gastos de envío, y con esos 40 € obtienes un número de páginas más que decente. He de decir que el álbum digital de Saal nos ha sorprendido muy gratamente porque tiene una calidad superior. Nada más recibirlo, y solo por el tacto, ya notamos un acabado superior. Al abrirlo vimos que la definición de la impresión era fantástica, con colores nítidos y brillantes. El gramaje (peso) del papel es superior a otros álbumes y se nota. 


Tiene multitud de posibilidades para elegir, tanto en formato, tapa dura o símil de piel de varios colores, acabado en brillo o mate, y posibilidad de escoger una caja para guardarlo y conservarlo en perfectas condiciones. En nuestro caso escogimos un acabado mate y tapa dura. El programa para maquetar el álbum es bastante intuitivo y permite una gran variedad de efectos para personalizar el álbum, nosotros escogimos unas decoraciones con bloques de Lego, algo que pega mucho con nuestros hijos. Tiene un "modo automático" pero no nos gustó porque recortaba de más algunas fotos. 


Os recomendamos que busquéis esta oferta en redes sociales. La calidad es excelente y merece muchísimo la pena, la diferencia se nota. Es bastante probable que nosotros repitamos con Saal en nuestro siguiente álbum digital.

jueves, 14 de diciembre de 2017

EGIPTO EN MADRID: EL TEMPLO DE DEBOD

Como cada mañana Najt se acercó a observar la orilla del río Nilo. Con alegría veía como la inundación bañaba las tierras que posteriormente, una vez las aguas ya se hubieran retirado, labraría y de la que obtendría una abundante cosecha gracias al limo que se había ido depositando. Se giró y vio el templo de Amón, entró y agradeció los dones que el dios disponía.
Esta escena pudo haber ocurrido hace unos 2400 años en Egipto. Pero hoy en día sería muy difícil que se repitiera: el Nilo desde la construcción de la presa Nasser ya no tiene inundaciones anuales y el templo que al que miraba Najt ya no se encuentra a orillas del río, sino en el centro de Madrid. Pero, ¿qué narices hace un templo egipcio en España? 

Como ya he comentado, el Nilo anualmente tenía una crecida que inundaba las riberas y depositaba un rico limo que era un excelente fertilizante para las cosechas de los agricultores. Estas crecidas, que se producían en verano, venían precedidas de unas lluvias monzónicas que descargaban en el centro del continente africano. Durante miles de años esto fue así hasta que en 1956 el presidente Nasser anunció la construcción de una macropresa que regularía las crecidas del Nilo (que cada año cambiaban y podían ser catastróficas) y proporcionaría electricidad a gran parte del país. 

La construcción de este embalse produciría la inundación de la antigua Nubia y, por lo tanto, la pérdida de numerosas construcciones antiguas, entre ellas el famoso templo de Abu Simbel. Varias naciones, entre ellas España, acudieron a la llamada de socorro que lanzó la ONU y, como agradecimiento, el gobierno egipcio le regaló a España este templo que fue trasladado a Madrid piedra a piedra y reconstruido como si de un Lego se tratara.
Disfrutar de un auténtico templo egipcio en el mismo centro de Madrid es una oportunidad que no podemos desaprovechar. Los niños disfrutan mucho la visita, que además es gratuita. Está situado junto al parque del Oeste, muy cerca de la plaza de España. De hecho podemos aprovechar para visitar la calle Princesa, incluso la Gran Vía. 

El Templo de Debod tiene dos plantas. En la planta baja se encuentran varias salas (o capillas). En el centro se encuentra una capilla decorada con relieves que representan escenas del rey Adijalamani junto a diversos dioses del panteón egipcio. Estos relieves estuvieron policromados, pero ya se ha perdido todo rastro de pintura. Al fondo se encuentra una capilla con una hornacina donde se veneraba a la Isis, Diosa Madre, deidad de la fecundidad. La posible estatuilla se ha sustituido con un láser que proyecta la imagen de la diosa. Su situación en esta sala no es casual, ya que la orientación del templo este-oeste (se ha conservado la orientación original) hace que los rayos del sol iluminen el fondo de la sala, justo donde está la figura.
Por su parte las capillas laterales se dedicaban para el culto de otras deidades, dependiendo de si estaban a nuestra izquierda o nuestra derecha. Junto a la entrada, en una capilla anexa, se exhibe el antiguo arquitrabe que estaba colocado en la antigua entrada, que con las actuaciones contemporáneas (nuevas puertas para impedir accesos "incontrolados") debió de ser trasladado. Es interesante porque podemos apreciar de cerca como trabajaban los artesanos egipcios la decoración de sus templos. Este arquitrabe contiene una inscripción en griego, puesto que los ptolomeos, la última dinastía de faraones cuya última integrante fue la celebérrima Cleopatra, eran de origen heleno. 

Si accedemos a la planta superior vamos a encontrar un pequeño museo, donde destaca una maqueta del templo y una  del río Nilo y la localización original del templo. Además unos audiovisuales completan la oferta de esta exposición. Los fines de semana y en algunos días especiales (vacaciones escolares) se realizan talleres didácticos en el Templo de Debod, que hacen que los niños puedan conocer mejor una cultura y una civilización que miles de años después nos sigue fascinando. 

Si queréis un mayor realismo podéis, como hicimos nosotros en nuestra primera visita, acudir en pleno verano madrileño, ya que las temperaturas no distan mucho de las que se pueden "disfrutar" en Egipto, jeje. Por último recomendar una visita a última hora de la tarde, ya que los atardeceres madrileños desde este punto son muy chulos.

jueves, 7 de diciembre de 2017

X-MAS IS COMING: LA FERIA DE NAVIDAD DE XIXONA

Diciembre es prácticamente sinónimo de Navidad. Calendarios de Adviento, publicidad machacona en televisión, villancicos en todos los hilos musicales, iluminación de calles, cenas de empresa, papeletas que no tocan, belenes en los escaparates de las tiendas, árboles decorados con espumillón y ferias de Navidad.

Del 6 al 10 de diciembre se celebra en Xixona (Alicante) su IX Feria de Navidad, instalada en la Avenida de la Constitución, en pleno centro de la localidad. Este evento tiene en el turrón su producto estrella. No en vano a Xixona se la conoce como la cuna del turrón, ya que en esta localidad se produce la inmensa mayoría de este dulce que se consume principalmente en Navidad. Elaborado con almendras y miel como ingredientes principales, el turrón de Xixona tiene Denominación de Origen con Indicación Geográfica Protegida Turrón de Jijona y Turrón de Alicante. En 2015 produjeron 5.000 toneladas, de las que el 89% se destinaron al mercado interior y el 11% al resto del mundo, especialmente la Unión Europea.
En esta feria, que espera 50.000 visitantes, vamos a encontrar puestos de las marcas de turrón más conocidas, que tienen su fábrica aquí, y también de marcas más familiares, de producción más pequeña, pero cuya historia puede remontarse más de 150 años, hasta mediados del s. XIX. Además de las tradicionales variedades de turrón de Jijona (el blando) y Alicante (el duro), encontrar turrón de chocolate, de frutas y otros sabores más modernos. 

Me llamó la atención que hay un intento por modernizar un producto que tiene un profundo componente tradicional. Aunque en España consumimos principalmente la tableta, había turrón al corte y diversos formatos algunos cercanos al tamaño de una chocolatina. También hay un empeño en modernizar los embalajes, con diseños muy cuidados y bastante llamativos, alejándose de la típica caja de cartón y el plástico del envase al vacío.
Pero no sólo de turrón vive la Feria de Navidad de Xixona. También podemos encontrar mazapanes artesanales, licores, juguetes, incluso paquetes de actividades de ocio activo en Xixona. Además se celebran actividades paralelas, como degustaciones de turrón y licores, charlas sobre maridaje de turrón y whisky, exhibiciones culinarias, animación infantil, cuentacuentos... 

La Feria de Navidad es una buena excusa para acercarnos a Xixona durante este largo puente para conocer algo más acerca del turrón, su elaboración y que hay empresas familiares que intentan modernizar este producto. Y probar turrones, claro.

jueves, 30 de noviembre de 2017

S'IL VOUS PLAIT: 10 CONSEJOS PARA VIAJAR A PARÍS

París es siempre una ciudad top para visitar. Hayamos ido o sea la primera vez, para una escapada de fin de semana o unas vacaciones más largas, en cualquier época del año, París siempre es una magnífica opción. Por si habéis pensado en viajar a París, o no lo tenéis en mente pero os entra el gusanillo, aquí os dejamos una decena de consejos para viajar a la capital francesa y aportar nuestro granito de arena para que el viaje vaya un poco mejor.


Aeropuerto: Desde España generalmente vamos a viajar en avión, puesto que es la manera más rápida de llegar. Otras opciones son llegar por carretera (los paisajes franceses son espectaculares) o por tren, ya RENFE opera conjuntamente con SNCF trenes de alta velocidad a París desde Madrid y Barcelona. Si optáis por finalmente por el avión os recomendamos que desechéis en este caso Ryanair, ya que sus vuelos a París llegan al aeropuerto de Beauvais, a unos 80 km al norte de París. La mayoría de compañías vuelan a Orly, tan solo 14 km al sur de la capital, siendo esta nuestra opción preferida.

Paciencia: Hay que armarse de paciencia. Por desgracia los malos han golpeado varias veces a Francia y a París en concreto. El terrorismo es una amenaza cierta, no hay que negarlo. Los controles de seguridad son frecuentes y en ocasiones pueden producir retrasos para acceder a algún lugar, incluso encontrarlo cerrado (o en el peor de los casos que nos tengan que evacuar por una amenaza más o menos cierta). La amenaza se traduce en militares patrullando por lugares concurridos o papeleras que apenas son un aro metálico y un soporte al suelo que sostienen bolsas de basura transparentes.

Transporte público: El metro es el medio de transporte más rápido para trasladarnos de un punto a otro de París. Todos los grandes monumentos tienen su estación de metro, pero es tremendamente inaccesible para carros, sillas y en general para toda aquella persona que no acceda por su propio pie. Ni un solo ascensor encontramos. Escaleras y más escaleras. Si viajamos con alguna sillita deberemos optar por los autobuses públicos, más accesibles pero más lentos gracias al tráfico parisino. Por contra nos regalan vistas de la ciudad de la luz, cosa que el metro no puede ofrecer.


Bon jour, merci: La mayoría de franceses, y más los parisinos, son extremadamente correctos y educados. No está de más corresponderles. Hay compatriotas que se niegan a ello, pero memorizar algo en francés puede ayudarnos en ocasiones. Aunque hay mucha inmigración hispanohablante, un bon jour, un merci, au revoir, si'l vous plait, o simplemente je ne pas parle français, si la cosa se acelera, nunca está de más.

Comer en la calle: sí, los restaurantes en París suelen ser caros. Lo que no significa que no tengamos otras opciones para comer fuera, aunque nuestro presupuesto sea ajustado. Es muy común comer en la calle, en puestos que están en las calles o en bares que venden sus productos para llevar. Un buen lugar está en el barrio de la Sorbona, cruzando el Sena muy cerca de Notre Dame. Además hay opciones de muchos países, por lo que tenemos para escoger entre un amplio abanico. En Navidad muchos mercadillos tienen puestos donde venden sopas o cremas para entrar en calor (imprescindible en París).

Boulangerie: la pastelería francesa es estupenda y deliciosa. Los franceses están tremendamente orgullosos de ello. Croissants, brioches, petits pains au chocolat... No estará de más hacer una visita a una boulangerie, un obrador donde los confeccionan artesanalmente. Recalco lo de artesanal, porque también hay producto congelado, y no es lo mismo. Utilizan profusamente la mantequilla (cada francés consume de media 8 kg al año), pero si el médico no nos lo ha prohibido taxativamente bien podemos concedernos un capricho.


Carro de bebé, cola que te ahorras: Picaresca española, ven a mi. Esto lo descubrimos por casualidad, pero bendita casualidad. Visitamos el Museo del Louvre un domingo por la mañana, gratuidad mediante. Podéis imaginar la cola, unas dos horas según un cartelito estratégicamente colocado. Nuestro hijo mayor iba en la silla de paseo porque tenía todavía cuatro años y nos esperaba una jornada maratoniana por delante. Y en estas que se acerca un chico con un chaleco fosforito y nos indica que le acompañemos. Entrada preferente a la pirámide y acceso por el ascensor. Así que ya sabéis, si podéis carro (o silla) en ristre, jeje.

Paraguas siempre: o un chubasquero, un poncho del bazar de bajo de casa, etc. Siempre es siempre, sin excepción. He visto como las nubes en apenas unos minutos cubrían un cielo despejado, dejaban  caer un chaparrón y desaparecían para que luciera el sol de nuevo. No mola visitar París si estás empapado.

Tiovivos: en francés los denominan carousel, les encanta y en París hay varios. Algunos son bastante antiguos, y suelen ser muy bonitos. No tengáis vergüenza en acercaros porque en ocasiones especiales (como en Navidad) son gratuitos o solo te piden la voluntad. En Navidad se multiplican y puedes encontrarlos casi en cualquier lugar. Nuestro favorito es el que está frente al Hôtel de Ville (el Ayuntamiento), que tiene dos pisos y es una pasada. El entorno ayuda, claro. Los mayores podéis subiros también, pero no os inventéis excusas malas, por favor.


Disneyland París: Es indudable que uno de los grandes atractivos para los niños (de 2 a 99 años, jeje) es el resort (no es soló un parque, son varios y los hoteles temáticos) de la compañía del ratón. Nuestra recomendación es que no lo contemplemos como una atracción más de París si no como un destino propio, es decir, si visitamos Disneyland SOLO visitamos Disneyland. Hay suficientes cosas que ver en estos parques temáticos que combinar la visita con la ciudad de la luz (que también tiene un porrón de cosas para ver) puede ser locura. Otra cosa es que dediquemos un día, o varios, a Disneyland y otro día (o días) a París.
  

jueves, 23 de noviembre de 2017

NUESTRO CENTRAL PARK: EL PARQUE DEL RETIRO DE MADRID


Voy a empezar corrigiendome e intentando superar ese complejo un poco catetillo de tener en consideración más un lugar de otro país antes que del nuestro, porque hablando con propiedad deberíamos decir que Central Park es el Retiro de Nueva York y no al revés, ya que el parque madrileño es algo más de dos siglos más antiguo que el jardín de Manhattan, eso sí, el americano triplica en tamaño al Buen Retiro.

Dejémonos ya de comparaciones y vayamos al tema. El parque del Retiro se encuentra en pleno centro de la capital de España. Flanqueado por las calles de Alcalá, O'Donnell, Poeta Esteban Villegas, Alfonso XII y la Avenida de Menéndez Pelayo, en sus aproximadamente 120 hectáreas encontramos no sólo elementos vegetales, como es habitual en un jardín (hay unos 19.000 árboles de más de 160 especies diferentes), si no también elementos artísticos y arquitectónicos, algunos de ellos muy destacables.

Su historia se inicia en el s. XVII, durante el reinado de Felipe IV, cuando por orden del valido del monarca, el (celebérrimo) Conde-Duque de Olivares, se dispone que se ejecuten unos jardines para el Palacio del Buen Retiro (de ahí su nombre), un espacio para el descanso y el ocio de la Corona. De esta época se conserva el Casón del Buen Retiro, un edificio que nació como salón de baile, y que siendo subsede del Museo del Prado acogió el "Guernica" de Picasso en su retorno a España en 1981. 

En 1767 se autoriza su uso como parque urbano por orden de Carlos III y en 1868 pasa a titularidad del Ayuntamiento de Madrid. Aunque conserva elementos anteriores al s. XIX, la mayoría del parque es posterior, puesto que quedó muy dañado tras la Guerra de Independencia en 1808 contra el ejército napoleónico. 

El parque del (Buen) Retiro es un oasis en medio del bullicio de la capital y nos permite descansar y disfrutarlo a partes iguales. Podemos recorrerlo durante un rato, aunque si queremos descubrirlo en su totalidad podemos emplear un día entero sin ningún problema. La multitud de espacios hace que toda la familia tenga un lugar preferido. Como opción de visita es magnífica y, como no puede ser de otra manera, la entrada es gratuita.
Probablemente el elemento más conocido del parque del Retiro sea el Estanque Mayor. Cuenta con poco más de 33.000 m2 y fue construido en el s. XVII, es decir, es uno de los elementos más antiguos del parque aunque con el tiempo ha desaparecido la isla central con la que contaba. Es típica la imagen de las parejas de enamorados navegando a bordo de las barcas. A orillas de este estanque se encuentra el Monumento a Alfonso XII, un espacio monumental ya indesligable del estanque, con un destacable conjunto escultórico en el que sobresale la estatua ecuestre del monarca, obra de Mariano Benlliure.

Como ya hemos comentado el Parque del Retiro también cuenta con elementos arquitectónicos. Uno de los más destacables es el Palacio de Cristal un magnífico ejemplo de la arquitectura del hierro del siglo XIX en nuestro país, al estilo del Crystal Palace que estaba, curiosamente, en otro parque, el londinense Hyde Park. Fue construido como invernadero para albergar una colección de plantas originarias de Filipinas y, actualmente, es una sala de exposiciones, subsede del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía junto a otro edificio de El Retiro, el Palacio de Velázquez, un edificio un poco anterior al Palacio de Cristal, cuyas bóvedas también están inspiradas en el Crystal Palace de Londres, tomando su nombre de su arquitecto, Ricardo Velázquez, y no del genial pintor sevillano como podríamos creer.
Uno de los espacios que más les gusta a los niños es la antigua casa de fieras, que fue zoo de Madrid, y su continuación, los jardines de Cecilio Rodríguez. Estos toman el nombre de su creador, un jardinero que durante gran parte del s. XX trabajó en el Retiro, diseñando varios de los jardines que hoy podemos contemplar, y que llegó a ser director de los jardines de Madrid. Las fieras fueron trasladadas al actual zoo, pero a modo de recuerdo hay siluetas de los animales que habitaban los fosos o las jaulas. 

Por su parte los jardines tienen un aspecto romántico un poco arabizados, con setos recortados con formas geométricas y pérgolas con bancos para reposar. Pero si algo llama la atención de los niños esto es, sin lugar a dudas, la colonia de pavos reales que viven aquí en semilibertad. Es habitual que estas aves (o sus crías) se acerquen a los visitantes para picotear migas de pan o incluso patatas fritas. Es curioso ver como saltan por el exterior del pabellón de Cecilio Rodríguez, un edificio municipal contemporáneo de dos plantas, y como trepan por sus barandillas hasta alturas imposibles.
En el Parque del Retiro se encuentra una de las esculturas más sorprendentes que podemos encontrar, la del Ángel Caído una de las pocas representaciones en todo el mundo de un ángel expulsado de los cielos. Aunque se suele decir que es la única estatua con esta temática esta afirmación no es cierta. Obra del escultor madrileño Ricardo Bellver, y realizada en 1878, no ocupó su actual emplazamiento hasta 1885. Es tal su impronta que incluso da nombre a toda la glorieta que acoge el conjunto, que se completa con una peana y una fuente y que está situada en la intersección de dos de las avenidas más importantes que cruzan el parque. Como curiosidad, está situada a 666 msnm.

Estos son algunos de los espacios más destacados que podemos visitar con los niños, pero no los únicos. La Rosaleda, diseñada por Cecilio Rodríguez, es un jardín donde encontramos especies de rosales de todo el mundo. La fuente de los Galápagos, construida con motivo del nacimiento de Isabel II, la fuente egipcia junto al Estanque Mayor, los paseos que atraviesan casi longitudinalmente el parque, como el de coche o el de las Estatuas, los árboles singulares, las rutas botánicas... Decenas de espacios para admirar y disfrutar.
Confieso que la última vez que fui al parque El Retiro lo hice un poco a regañadientes, pero he de admitir que merece no una, si no múltiples visitas. Un must para cualquier familia que haga escala en Madrid.

PD: Artículo editado a partir de una consulta realizada vía Twitter a la RAE: La denominación es «Parque del Retiro», a menudo abreviada como «el Retiro». Lo indicado es escribir el artículo en minúsculas, por lo que se realiza la contracción (http://ow.ly/Mnt830gMLRJ ).

jueves, 9 de noviembre de 2017

VÁMONOS DE SAFARI: TERRA NATURA BENIDORM

Si hay algo que vuelva locos a los niños es ver animales, y si estos son salvajes y exóticos mucho mejor. En esta ocasión vamos a contaros nuestra última visita a un zoo de nueva generación, de esos que denominan de zooinmersión, ya que se recrean los hábitats originales de las especies que alberga y las barreras entre los animales y los humanos en numerosas ocasiones son imperceptibles. Hablamos de Terra Natura Benidorm.

Este parque se encuentra junto a Terra Mítica en una zona en la que en los últimos años, además del parque temático, se han establecido varios hoteles y resorts (uno anexo a Terra Natura), campos de golf, un helipuerto y varias infraestructuras auxiliares. Llegar no es complicado ya que la señalización lo indica perfectamente.
Terra Natura se divide en tres grandes áreas que corresponden a tres continentes. Estos son América, Asia y Europa. Además la zona de entrada se denomina Pangea, como el continente primigenio, y alberga servicios de atención al visitante. Cada área contiene vegetación autóctona y especies animales que viven en cada uno de los hábitats.
Nosotros empezamos la visita por la exposición de serpientes, arañas y otros animales venenosos que se encuentra en las entrañas del volcán que es el símbolo del parque y que se encuentra en el área de Pangea. De ahí nos dirigimos hacia América donde tras recorrer la senda en la que encontramos guacamayos, tucanes y varias especies de titíes, entre otros animales, llegamos a una gran explanada junto a la que se encuentra el aviario, una gran instalación que simula un riachuelo y la selva a su alrededor, en el que numerosas especies de aves se encuentran en semilibertad. De ahí pasaremos al Templo de la Vida con un espacio central donde conviven monos capuchinos con otras especies de animales. En esta parte encontraremos a las grandes estrellas de este área: los jaguares. Al salir de este Templo de la Vida llegaremos a una granja donde se pueden observar cabras y llamas y dónde inevitablemente cantaremos aquello de "yo y mi llama, que llama se llama..."
Rodeando el volcán llegaremos a un mirador donde se puede observar gran parte del área de Asia, el área más grande del parque, que será nuestro siguiente destino. Aquí se encuentran los animales más admirados del parque: los elefantes, los tigres y los leones.
Desde el mirador se pueden ver las instalaciones donde conviven búfalos y dromedarios y otra instalación que simula una pradera donde habitan elefantes junto a gacelas. Tras visitar estas mismas instalaciones a sus pies giraremos en la zona donde se exhiben las rapaces (buhos, águilas, halcones...). También podremos ver a estas aves en una exhibición de cetrería en el auditorio, que se encuentra a nuestra espalda. 
Nos vamos a adentrar en la exótica India pasando junto a una gran zona de juegos infantiles. Esta zona de juegos está muy bien, tiene una buena cantidad de columpios y se complementa con una de las últimas incorporaciones al parque, la Selva de Langur, una zona multiaventura para niños con una altura mínima de 1,20m. Aquí se establece una de las grandes dicotomías para los niños, ya que deben decidir qué hacer antes, jugar en los columpios o visitar los grandes animales.
Alrededor del espacio multiaventura de la Selva de Langur destaca una instalación con varias especies de cérvidos y otra con siamang, una especie de primates.
Cuándo prosigamos la visita entraremos en la recreación de un pueblo de la India donde podremos observar una instalación con cobras reales , una colmena donde trabajan laboriosas abejas, y tras adentrarnos por un sendero hasta un templo hindú, llegaremos a ver uno de los platos fuertes del parque: los tigres de Bengala. A continuación nos encontraremos con los leones asiáticos (algo distintos de los africanos) y una pradera donde conviven varias especies de bóvidos, entre ellos el yak del Tíbet y el gaur.
Siguiendo la visita nos encontraremos dentro de un hide donde nos rodean tres charcas, una donde viven los cocodrilos, otra que pertenece al área de los tigres (donde suelen bañarse y desde donde podrás verlos muy de cerca), y la tercera una charca para el baño de los rinocerontes. Este es, sin duda, uno de los lugares más especiales de todo el parque por sus condiciones.
Si continuamos la visita llegaremos a una senda donde, a nuestra izquierda, tendremos el espacio donde residen dos de los tres rinocerontes indios que habitan Terra Natura, y a la derecha tendremos el espacio de los cérvidos junto a la Selva de Langur, que comentamos anteriormente, y la instalación donde se encuentra el otro rinoceronte con otros herbívoros. De Asia ya únicamente nos resta visitar a los dholes, una especie de zorro, y los zorros voladores, una especie de murciélagos de gran tamaño (y que dan bastante grima, la verdad).
Por último nos queda visitar Europa, cuya principal instalación es una granja con animales comunes (gallinas, cerdos, burros, ponis, etc) y una explanada donde viven gamos y muflones con los que puedes interactuar. También cuenta con la recreación de un típico pueblo griego (en el que se hacen los pases de los espectáculos infantiles), ruinas de un templo griego clásico y la entrada al parque acuático anexo Aqua Natura, pero ya tendrá su propio artículo en el blog.
Terra Natura tiene varias áreas de picnic por lo que te puedes llevar tu comida, aunque hay varios restaurantes en cada área con comida típica de cada continente, y los precios, a pesar de estar en un parque temático, no son excesivamente abusivos.
La entrada de día de adulto a Terra Natura cuesta 30 €, mientras que la entrada infantil (de 4 a 12 años) y la senior (a partir de 60 años) cuestan 24 euros. Hay descuentos bastante importantes para las familias numerosas, costando 19 € y 15,50 € respectivamente, pero es habitual que haya ofertas especiales, o buscando en páginas de cupones, y que lleguen hasta el 50% de descuento.
Una última recomendación, no os perdáis las actividades que plantea Terra Natura, no sólo los espectáculos, que son muy divertidos y les encantan a los niños (el staff artístico se lo curra mucho), si no también las experiencias y los horarios de alimentación de diversas especies, ya que aprovecharéis para conocer muchas curiosidades.

jueves, 2 de noviembre de 2017

UN MUSEO CON MUCHA HISTORIA: EL MAHE DE ELCHE

Ilici, Colonia Iulia Illici Augusta, Vila Murada, Elche, Elx, una ciudad con más de 25 siglos a sus espaldas, y un museo que recoge todo este legado, el Museo Arqueológico y de Historia de Elche, el MAHE.
El MAHE se encuentra en pleno centro de Elche, junto al Vinalopó y muy cerca de la basílica de Santa María, donde cada mes de agosto se escenifica el Misteri d'Elx, el drama sacro declarado Patrimonio de la Humanidad.
Abierto al público en 2006 tras la remodelación del antiguo Museo Arqueológico, se divide en dos partes diferenciadas. La primera abarca desde la prehistoria hasta el fin del Imperio Romano, incluyendo un "epílogo" que explica el trabajo de campo de los arqueólogos. 
En esta parte destaca, en primer lugar, una gran fotografía aérea del Campo de Elche (que los niños aprovechan para pisar) donde sitúan los yacimientos donde se encontraron las piezas que se exponen, siendo el más conocido el de l'Alcúdia, primer núcleo poblacional de Elche y lugar donde hallaron la Dama de Elche.
A través de diferentes espacios conformados por la disposición del mobiliario, puesto que la sala es un gran espacio diáfano, se explica no sólo la historia de Elche, si no que se emplea como ejemplo de la vida en las diferentes épocas de la antigüedad y de sus diferentes aspectos (agricultura, pesca, construcción, vida familiar, religión, etc.), a través de numerosas piezas encontradas en los yacimientos de Elche y sus alrededores. Hay de todo, desde pequeñas piezas hasta estelas funerarias de gran tamaño.
La segunda parte narra desde la dominación musulmana hasta nuestros días. Esta segunda parte se encuentra en el Palacio de Altamira, sede del antiguo Museo Arqueológico, un edificio histórico de Elche. La separación en estos dos espacios tiene una explicación lógica, puesto que los musulmanes se establecen en un nuevo núcleo, lo que denominaron Vila Murada, el actual centro histórico de Elche. Al comienzo de la visita en este segundo espacio un audiovisual nos explica la historia de Elche a través de su urbanismo y la evolución de la ciudad a través de los sucesivos siglos.
Entre ambos espacios encontraremos un lienzo de la antigua muralla islámica que rodeaba la ciudadela, y una de las puertas monumentales de entrada a la ciudad, además de parte de sistema de irrigación que transportaba agua a la ciudad y sus campos.
El MAHE es un museo muy entretenido y muy didáctico, cuenta con gran cantidad de recursos audiovisuales interactivos para explicar muchas piezas y muchos momentos históricos que han configurado la actual ciudad de Elche, y por extensión de la humanidad, algo que sirve para despertar la curiosidad de los más pequeños de casa, que no pararán de preguntar.
Pero el MAHE no solo debe visitarse por las piezas expuestas, sino que también Es muy recomendable subir hasta lo más alto de la Torre del Homenaje y dar una vuelta por el camino de ronda. Desde aquí las vistas son formidables y es un lugar privilegiado para observar el Palmeral de Elche, el otro Patrimonio de la Humanidad con el que cuenta Elche. Sólo se puede acceder por escaleras, así que cuidado con los niños y mayores.
La entrada general del MAHE cuesta 3€, pero existe descuentos para familias numerosas,  poseedores del Carnet Jove y jubilados, que pagan 1,50€, y para estudiantes, que solo abonan 1€. Además la entrada es gratuita todos los domingos, y todos los días para menores de 6 años, personas con diversidad funcional y con movilidad reducida. El museo, por cierto, es accesible casi al 100%, exceptuando el camino de ronda por donde, como hemos comentado, sólo se accede a través de escaleras.
Como se encuentra en pleno centro de Elche, aparcar no es tarea fácil, pero bajo el MAHE hay un parking público. También tiene cafetería, por si necesitamos coger fuerzas. No dudéis visitar este museo si os encontráis por Elche, tanto el propio espacio como el entorno no os defraudará.


jueves, 26 de octubre de 2017

LA OBRA DE LA VIDA DE DALÍ: EL TRIÁNGULO DALINIANO

Hace unas semanas el Teatro-Museo Dalí en Figueras (Girona) fue portada en numerosos medios de comunicación por un asunto que en principio poco tenía que ver con el arte, pero mucho con el surrealismo. El cuerpo del pintor ampurdanés fue desenterrado para tomar muestras que determinaran si era el padre biológico de Pilar Abel. Ya sabemos que el ADN demostró que no había parentesco entre ambos.
Como no hay mal que por bien no venga, uno de los museos más visitados en España volvió a estar de actualidad. Visitar este museo es siempre una buena idea, y a los niños les va a encantar.

En realidad los museos dedicados a Dalí en la provincia de Girona son tres, de ahí lo del triángulo daliniano: el Teatro-Museo en Figueras, la Casa de Salvador Dalí en la bahía de Portlligat en Cadaqués, y el Castillo de Gala en Púbol. Estos tres son gestionados por la Fundación Gala-Salvador Dalí, y aunque tienen una gran cantidad de obras del genio surrealista, sus obras más famosas se encuentran en Madrid (Reina Sofía y Thyssen) y Nueva York (MoMA).

El Teatro-Museo fue construido sobre las ruinas del antiguo teatro de Figueres que fue destruido en la Guerra Civil. Su creación proviene de una petición para regalarle una obra a su ciudad natal y éste respondió que les regalaba un museo entero. Ya sabemos que Dalí se tenía en gran estima (vamos, que iba bastante sobrado). En este museo tuvo Dalí su última residencia, concretamente en la Torre Galatea, aquí falleció y aquí fue enterrado, aunque en contra de su voluntad. En la cripta se encuentra una lápida, pero en realidad el cuerpo de Dalí yace bajo el escenario, bajo la cúpula geodésica.

El museo es una obra surrealista en sí mismo y una oda hacia el propio Dalí. Abigarrado, excesivo en muchas salas, no deja a nadie indiferente y sorprende a todos los visitantes. Entre lo más destacable se encuentra la instalación Rostro de Mae West utilizado como apartamento, Gala desnuda mirando el mar que a 18 metros aparece el presidente Lincoln, Cadillac lluvioso (que preside el patio) o Dalí de espaldas pintando a Gala de espaldas eternizada por seis córneas virtuales provisionalmente reflejadas en seis verdaderos espejos.

La entrada también da derecho a visitar Dalí Joyas, un museo anexo (se puede adquirir una entrada aparte sin necesidad de visitar el Teatro-Museo) que alberga creaciones diseñadas por Salvador Dalí. A mí me sorprendió gratamente, porque el surrealismo puede resultar verdaderamente suntuoso.
Por su parte la Casa Museo de Salvador Dalí se encuentra en Cadaqués, concretamente en la bahía de Portlligat. Aprovechad para visitar este pueblo costero ya que es una maravilla, tanto que numerosos artistas, como Picasso, lo escogieron para sus vacaciones. Un consejo: aparcad en el parking municipal. Multan. Lo sé. Lo comprobé. 


Como habréis averiguado por el nombre, la Casa Museo era la residencia de Dalí y Gala. Dalí comenzó comprando una pequeña casa de pescadores para sus escarceos y poco a poco fue adquiriendo las viviendas colindantes. El conjunto refiere esa unión de inmuebles independientes, y el interior es bastante irregular.

En este museo podremos visitar las estancias en las que residían el matrimonio de Salvador y Gala, como el dormitorio, el vestidor, los cuartos de baño, y el estudio del pintor. También, y no es cosa menor, los exteriores, en especial el olivar, con unas maravillosas vistas de la bahía de Portlligat y la zona de la piscina. Aquí tuvimos cierta controversia acerca de la forma de la piscina.
El tercer vértice del triángulo es el Castillo de Púbol, un edificio medieval con origen en el s. XI que fue adquirido por Dalí para regalárselo a Gala y que fue decorado por su marido para ella en exclusiva. De hecho es el lugar donde yace Gala y donde pidió Salvador ser enterrado, aunque como hemos visto no se le hizo ni caso. Por motivos económicos no llegamos a visitar este edificio, por lo que poco más podemos contar. Tened en cuenta que no es posible visitarlo entre la festividad de Reyes y mediados de marzo.

Hablemos de precios. Los museos no son baratos, sobre todo si se pretenden visitar los tres, y no tienen descuento para familias numerosas, aunque como me dijo un empleado del Teatro-Museo “hombre, los niños hasta 8 años no pagan todavía”. La entrada al Teatro-Museo cuesta 14 euros y 10 en modalidad reducida (estudiantes, pensionistas, jubilados y titulares del Carnet Joven). Para la Casa de Salvador Dalí en Portlligat el precio es de 11€ y 8€ reducida. Finalmente para el Castillo de Gala en Púbol la entrada cuesta 8 euros y 6 € reducida.

Es recomendable reservar previamente tanto para el Teatro-Museo como para el castillo de Gala, mientras que para la Casa-Museo es obligatorio.
Por cierto y para acabar, el nombre de surrealismo se adopta del francés (sur-realisme) que se traduciría como "sobre o por encima del realismo", contrario a lo que mucha gente cree que significa "por debajo" como "subrealismo". De hecho el surrealismo pretende explorar los sueños y el inconsciente, algo que les encanta a los niños y que les puede inspirar a realizar sus propias obras de arte.