Mostrando entradas con la etiqueta Callosa d'en Sarrià. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Callosa d'en Sarrià. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de mayo de 2019

LAS FUENTES DEL ALGAR, NATURALEZA Y LA MANO HUMANA

A 15 km de Benidorm, en el término municipal de Callosa d’En Sarrià (Alicante), se encuentra uno de los parajes más conocidos de la Marina Baixa. Se trata de Las Fuentes del Algar, el nacimiento del río del mismo nombre que desemboca en la bahía de Altea, a sólo 12 kms de su nacimiento. 

  
Lo más espectacular de las Fuentes del Algar es uno de sus saltos, que forma una cascada de unos 13 metros de altura y gran belleza, que se ha convertido en una de las imágenes icónicas de la Costa Blanca. Lo que menos, la terrible explotación turística del lugar, que vende como “natural” un paraje muy transformado por la acción del hombre. 


El problema es que desde pequeño he visitado más o menos regularmente este lugar. Desde hace unos 20 años el paraje se ha ido transformando en un parque temático, donde las piscinas se han construido (no son pozas naturales, o no del todo) y donde restaurantes y propietarios de terrenos intentan hacer negocio (nada de objetar, por otra parte). Después de ir tantas veces de pequeño te decepciona. 


Hace años salí tremendamente frustrado de la visita, pero esta última vez, no sé si porque me he acostumbrado o porque me he sosegado, no me pareció tan terrible. También creo que han eliminado algunos elementos, y que la visita la hice en una hora de poca afluencia, lo que cambia por completo la perspectiva de la visita. 


Yo no recomendaría la visita en verano, pues es cuando más gente visita las Fuentes y se llena hasta los topes y es incomodísimo. Claro que también el verano es la única época del año en que os podréis bañar en sus aguas, gélidas al entrar pero muy confortables al cabo del rato. 


Si optamos por otra época del año, y preferiblemente a primera hora de la mañana, descubriréis un precioso paseo, de alrededor de 1,5 kms., ejemplo de la utilización de los recursos hídricos. Ya que todavía se conserva la presa y el canal que se usaba para el aprovechamiento para riego, y alguna acequía todavía en uso. Cerca de la salida hay un arboretum, es decir, un pequeño jardín botánico con especies autóctonas. La visita para personas con movilidad reducida es muy complicada porque hay que salvar desniveles bastante escarpados mediante escaleras. Por supuesto no llevéis carros de bebé. 


Un consejo si vais en verano: buscad un restaurante que os ofrezca menú y os regale la entrada y el parking. Os ahorraréis algo de dinero y agobios, además no iréis cargando con la comida, la bebida, las toallas… 

Para llegar hay que llegar hasta el centro urbano de Callosa d’En Sarrià y seguir las indicaciones hacia Bolulla (CV-715), desviándonos a un 1 km. tras salir del centro urbano. No hay problema ya que está perfectamente señalizado. Hay un parking gratuito cerca de la oficina de turismo, a unos 800 metros de la entrada. El resto son de pago, y muy de pago. También se puede llegar en bus desde Finestrat y Benidorm, con la línea 18. 


Las entradas en temporada baja (16 de octubre a 14 de junio) cuestan 4 euros para adultos, 3 para jubilados, mayores de 65 años, estudiantes y poseedores de Carnet Joven, 2€ para niños entre 4 y 10, y gratuito para menores de 3. En temporada alta (15 de junio a 15 de octubre) se incrementa 1 € para los adultos, jubilados, mayores de 65 años, estudiantes y poseedores de Carnet Joven. No hay descuentos para familias numerosas. 


Para completar la excursión, o incluso para hacer una escapada de varios días, en el entrono de las Fuentes del Algar hay un camping con una zona multiaventura para niños entre 5 y 14 años, un área infantil tematizada al estilo del Salvaje Oeste para niños entre 3 y 6 años, y también el parque temático de dinosaurios Dino Park Algar, del que ya os hablamos hace un tiempo. 


Sí, las Fuentes del Algar son un paraje precioso. Sí, deberíais visitarlo. Pero también conviene que sepáis todo, tanto lo bueno como lo malo, para que tengáis todos los elementos de juicio. Es una excelente opción para pasar el día, a pesar de todo lo negativo que hemos comentado. 

jueves, 5 de octubre de 2017

CAMINANDO ENTRE DINOSAURIOS: DINO PARK ALGAR

Desde que en 1993 se estrenó en todo el mundo “Jurassic Park” (alguna vez la llamamos “Parque Jurásico”) los dinosaurios han estado de moda. Hay rachas, pero siempre están ahí. Dicen que hay tres edades principales en las que te encantan los dinosaurios: a los 5, a los 20 (cuando estudias para ser paleontólogo), y cuando tienes hijos de 5 años.

Aprovechando esa moda se han abierto varios espacios en nuestro país. Esta vez vamos a hablar de Dino Park Algar, que se encuentra en Callosa d’En Sarrià (Alicante), muy cerca del paraje de las fuentes del Algar, a unos 17 kilómetros de Benidorm.



Se han aprovechado las instalaciones de un antiguo jardín botánico especializado en cactus reconvirtiéndolo en un parque temático sobre dinosaurios con espectaculares figuras a tamaño real y animatronics. ¿Qué son los animatronics? Pues figuras robóticas que simulan el aspecto y el comportamiento de seres vivos, en este caso de los dinosaurios. Y lo simulan muy bien, incluso con sonido, y algunos te dan algún susto...pero no vamos a desvelar cuales.
Hay bastantes dinosaurios, todos con una cartel explicando las principales características de cada especie, por lo que además de un día divertido los niños (y los mayores) van a aprender.

Todo el parque se encuentra en pendiente, y en la parte más baja hay un barecito junto a un área de juegos con un cajón de arena gigantesco donde los jóvenes paleontólogos pueden desenterrar el esqueleto de un dinosaurio y varios dinosaurios por los que pueden escalar y deslizarse. También en esta parte se encuentra el cine en 3D. La película dura unos 10 minutos y está bastante bien hecha, aunque quizás sea un poco cruel para niños muy pequeños. Si váis en verano los niños pueden llevar bañador y bañarse en una balsita, con muy poca profundidad, y refrescarse, que está en esta parte del parque.

Hay varias áreas de picnic, por lo que podéis llevaros vuestra comida y consumirla dentro del parque. Desde estas zonas se pueden contemplar las espectaculares vistas de todo el valle del río Algar.



Por poner un pero, las sendas son de grava y esto hace que sea un poco dificil transitar con carritos de bebé, pues se clavan, por lo que es mejor utilizar mochilas portabebés, si disponéis de ellas. 

Los precios en principio parecen un poco elevados, pero sinceramente merece la pena porque los niños se lo pasan en grande. La entrada de adultos cuesta 15 euros, la de niños entre 4 y 12 años son 10 euros, y los menores de 4 no pagan. Aunque no existe un descuento para familias numerosas, sí que lo hay de facto, puesto que los grupos de más de 4 personas tienen un 10% de descuento.

Nosotros hemos estado varias veces y nos gusta mucho, sobre todo porque hay varios puntos fotográficos donde poder inmortalizar la visita de una manera divertida.