Mostrando entradas con la etiqueta Ciudad de las Artes y las Ciencias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ciudad de las Artes y las Ciencias. Mostrar todas las entradas

martes, 8 de noviembre de 2022

CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS DE VALENCIA: QUÉ HAY QUE VER

“Poner en el mapa”. Durante los primeros años de este nuevo milenio todas las administraciones se afanaban en realizar obras que les resituaran en un contexto nacional o internacional. Probablemente todo comenzó con el Guggenheim Bilbao y la reconversión de la ría. Valencia lo hizo con la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

Este complejo científico, lúdico y didáctico e encuentra en uno de los tramos finales del antiguo cauce del río Turia y hacia aquí vuelven sus miradas millones de visitantes cada año. Se ha convertido en el símbolo internacional de la ciudad, sustituyendo a los monumentos tradicionales como el Micalet (el campanario de la Catedral valenciana) o las Torres de Serranos.

El proyecto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia surge hace más de 30 años, inspirada por la Cité des Sciencies et de L’Industrie de París. Fue a partir de 1995 cuando cambia el concepto y adquiere su escala monumental, convirtiéndose en el hito que conocemos hoy en día. Ocupa una superficie total de unos 350.000 metros cuadrados con una amplia superficie ajardinada y peatonal. Cada edificio se dedica a una función y el complejo tiene una variada oferta para toda la familia.

L’HEMISFÈRIC 


Fue el primer edificio que se inauguró en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. En su interior alberga un cine IMAX con una enorme pantalla cóncava de 900 metros cuadrados. Su forma exterior representa un ojo humano. Necesitáis verlo desde la parte superior del paseo de l’Umbracle para que con el reflejo del lago que tiene enfrente surja la imagen de un ojo completo.

Tiene un sistema de proyección digital que también proyecta imágenes astronómicas del universo. Su plato fuerte son las proyecciones de películas en formato IMAX. Su gran pantalla hace que te sumerjas completamente en la película y que os transporte a la acción que se ve en pantalla. Las películas que habitualmente se proyectan son documentales de alrededor de una hora de duración. Son fantásticas, absolutamente espectaculares. Aunque de vez en cuando se echa en falta algún largometraje de los que se proyectan en salas comerciales. 

EL MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

Inaugurado en 1999, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es uno de los edificios más destacados del conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Su exterior recuerda al esqueleto de un gran dinosaurio con esas púas que coronan el edificio a modo de una enorme espina dorsal.

En el interior se combina la exposición permanente, que a lo largo de los años ha ido variando, con exposiciones itinerantes que nos muestran curiosidades de las ciencias en muchas de sus ramas. En el pasillo central de la primera planta, denominado Calle Mayor, se sitúa uno de los elementos más famosos de este museo. Un enorme péndulo de Foucault que mide un total de 34 metros de alto y es uno de los más grandes de España y de Europa.

En la segunda planta del museo se puede encontrar una exposición sobre la obra y la vida de tres premios Nobel: los españoles Santiago Ramón y Cajal y Severo Ochoa y el francés Jean Dusset. Entre otras curiosidades se pueden ver los diplomas y las medallas que acreditan ser el galardonado con el premio Nobel.

Un consejo, os recomendamos que estéis muy atentos a los distintos talleres y demostraciones que tienen lugar a lo largo de la jornada, a los niños les van a encantar. También hay una serie de talleres que necesitan una entrada aparte, pero son altamente recomendables y se aprende mientras os divertís.

L’OCEANOGRÀFIC


En el año 2003 se inauguró el Parque Oceanográfico de Valencia más conocido como L’Ocenogràfic. Es el parque de estas características más grande de Europa con seis espacios que reproducen distintos hábitats marinos. Sin lugar a dudas es el espacio más conocido de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

Este Oceanogràfic no fue diseñado por Santiago Calatrava, como el resto del conjunto, si no por Félix Candela. Este es un dato que habitualmente, o bien no se recuerda o directamente se obvia, haciendo un flaco favor a uno de los arquitectos españoles más importantes del siglo XX. Las formas de sus cubiertas recuerdan a nenúfares y otras plantas acuáticas que nos sumergen, nunca mejor dicho, en un asombroso mundo.

Como a tantos visitantes, nos cautivaron las belugas. Esta especie de ballenas, algo más grandes que un delfín, se encuentran en el Ártico. Sorprenden a los visitantes con su mueca en forma de sonrisa. Otro de los lugares más emblemáticos de L’Oceanogràfic es el gran túnel transparente que atraviesa el tanque donde viven los tiburones, dando la sensación de que estamos sumergidos junto a ellos. 

No os podéis perder las exhibiciones que tienen lugar en el delfinario. Tampoco os perdáis las demostraciones didácticas que tienen lugar en distintos emplazamientos del parque. Aprenderéis un poco más de un mundo que debemos de conocer para proteger.

EL PALAU DE LES ARTS REINA SOFÍA

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

El penúltimo edificio que se inauguró en el conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es el Palau de les Arts Reina Sofía. Este edificio debía ser la sede de la Filmoteca Valenciana, pero finalmente se decidió que se se dedicara a las representaciones musicales y operísticas. Esta decisión tuvo cierta polémica en su día ya que apenas a 500 metros de allí se sitúa el Palau de la Música de Valencia también en el antiguo cauce del río Turia, duplicando así las instalaciones dedicadas a la música en Valencia.

Su forma exterior recuerda a la proa de un barco y también tiene bastantes similitudes con el Auditorio Adolfo Kraus que Santiago Calatrava construyó en Santa Cruz de Tenerife. No es la única polémica que acompañado a este edificio ya que se tuvo que cambiar por completo el revestimiento exterior de trencadís (cerámica troceada), ya que se estaba desprendiendo.

En los últimos años se ha ido abriendo la oferta musical que se representa en sus escenarios. Al principio se dedicaba casi en exclusiva a música clásica y ópera. Esta apertura en sus estilos musicales ha hecho que artistas pop o flamencos hayan podido pisar las tablas de su escenario.

L’UMBRACLE


Un nivel por encima de la entrada a L’Hemisfèric y al Museo de las Ciencias se encuentra L’Umbracle. Es un jardín botánico cubierto por una estructura metálica que proporciona una cierta sombra, aunque no total. Es, además, un excelente mirador del conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. 

En la explanada que se encuentra junto al Puente de l’Assut de l’Or, hay un Jardín de Astronomía. Aquí hay un conjunto de instrumentos para la observación y la medición astronómica. Tienen un panel con la explicación de su uso y de lo que se puede observar. ¡Y gratis! 

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

En la parte inferior de L’Umbracle se encuentra el parking del conjunto. Además parte de este paseo ha sido cerrado para instalar una terraza de una discoteca. También en la parte inferior junto al parking hay otra discoteca.

EL ÀGORA



El Ágora es el último de los edificios construidos en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Se abrió al público en 2009. Desde este mismo año alberga la sede de Caixaforum Valencia, después de una intensa reforma. Ya os contamos en un post la visita que hicimos para conocer mejor 

Por su forma se le conoce popularmente como “la clotxina” (el mejillón, en valenciano). Durante muchos años no había tenido un uso concreto. Se celebraron torneos de tenis, ferias de Navidad, pasarelas de moda, conciertos…  Por este motivo la llegada de Caixaforum es una doble alegría.

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

Entre el Àgora y el Museo de las Ciencias se encuentra el puente de l’Assut de l’Or. Este es el quinto de los puentes que Calatrava ha diseñado para la ciudad… de Valencia. De momento. Toma su nombre de la acequia que tenía su toma (recordad que estamos en el antiguo cauce del río Turia) en este punto. Justo al lado del Àgora veréis una caseta de ladrillo con un par de arcos en su parte inferior. Ahí empezaba esta acequia que se dedicaba al riego de arrozales y que desembocaba en el lago de La Albufera. Otro de los puentes calatraveño (¿o calatravevsco?) se encuentra entre L’Hemisfèric y el Palau de les Arts, es el puente de Monteolivete. 

Por si todo esto fuera poco, además, existen amplias zonas ajardinadas por donde se puede hacer un picnic o descansar tras recorrer este conjunto o el viejo cauce del río Turia. Miles de personas lo hacen diariamente, es una de las zonas más visitadas de Valencia. 


La estética de los escenarios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se ha utilizado desde el principio en rodajes publicitarios y cinematográficos. Por no hablar de los miles de millones de selfies que los millones de visitantes han colgado en sus redes sociales. ¿Tenéis el vuestro? ¡Pues estáis tardando! 

jueves, 28 de julio de 2022

CAIXAFÒRUM VALÈNCIA POR FIN HA ABIERTO SUS PUERTAS

Un nuevo equipamiento cultural ha llegado a la capital del Turia. Lo del Turia es literal, ya que se encuentra en el antiguo cauce de este río. Un nuevo equipamiento cultural que se sitúa en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y que va a multiplicar y diversificar la oferta que brinda este complejo de divulgación. ¡Demos la bienvenida a Caixafòrum València

Caixafòrum València

La verdad es que la apertura de Caixafòrum València en el Àgora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias es una excelente noticia. No solo por lo que se ha comentado en el anterior párrafo, si no porque por fin el edificio va a tener un uso continuado. Este edificio se inauguró en 2009 y desde entonces ha estado infrautilizado. Dado su carácter polivalente ha albergado torneos de tenis (el torneo de Valencia llegó a ser un Open 500), conciertos y festivales de música, desfiles de moda o actividades navideñas.   

Tiene una superficie de unos 5000 metros cuadrados y una altura de unos 80 metros. Esa altura no es aprovechable en su mayoría. Se inauguró pero no está terminado, ni siquiera a día de hoy. Le falta un par de alas que se abrirían en la parte superior y que permitiría la iluminación natural. Hay gente con mala idea que afirma que esas alas tocarían con el puente junto al que se sitúa. También dicen esas mismas malas personas que fue un proyecto de “última hora” de Santiago Calatrava para tapar, en parte, de la vista al Oceanogràfic, obra del gran arquitecto Félix Candela.


CAIXAFÒRUM Y VALENCIA


Caixafòrum València

Caixafòrum ha tardado muchos años en llegar a Valencia. En 2008 ya se publicaron noticias acerca de la búsqueda que había emprendido la fundación que gestiona este espacio para establecerse en Valencia. En principio la zona escogida era el centro histórico. Pero sea donde sea, Valencia ya comparte red con otras ciudades como Barcelona (donde además está el CosmoCaixa), Madrid, Sevilla, Zaragoza, Palma de Mallorca, Girona, Lleida y Tarragona. De esta manera accederá a una serie de exposiciones muy interesantes y relevantes. 

Para establecerse en el Àgora se ha realizado una intensa reforma. En la planta baja se han situado las dos salas de exposiciones. Una más grande, para las exposiciones más llamativas, y otra de apoyo. Ahora mismo lo desconocemos, pero creemos que la modularidad del centro permitiría el uso conjunto si hiciera falta. También el la planta baja se sitúan las taquillas y la tienda del Caixafòrum Valencia.

La superficie que cubre las salas de exposiciones se ha aprovechado para aumentar la superficie del centro. En este primer piso encontraremos una de las instalaciones que está llamada a ser una de las referencias visuales de este Caixafòrum. Se trata de La Nube. Aunque visualmente nos quiera remitir a la nube de su nombre, a nosotros nos recordó a una nave espacial. En la base, una serie de espejos nos quieren dar la sensación de ingravidez. Alrededor se ha situado una extensa red de más de 40 kilómetros de filamento realizado con impresora 3D. Esta malla deja ver una serie de leds conectados vía internet a una boya que se encuentra en el mar (no sabemos en que punto del planeta) reportando constantemente la temperatura del agua. Esta temperatura se refleja mediante los colores de los leds.


LA REFORMA


Caixafòrum València


También en esta planta superior se encuentra el restaurante. Spoiler: estaba cerrado, o eso nos pareció. Se encuentra cubierto por una superficie con una forma orgánica (¿un estómago?) sobre la que se ha instalado un inmenso jardín vertical. Este jardín, por el otro extremo, cae hasta la misma puerta de entrada del Caixafòrum. Por último, y también en esta planta superior, además de los servicios, se encuentra un auditorio donde se celebran charlas, conciertos y otros eventos. 

Esta planta también es un mirador del resto del Caixafòrum. Entre las dos escaleras de acceso, unas a cada lado, se encuentra una especie de graderío. Algunos de los asientos se encuentran acolchados, por si queréis descansar durante vuestra visita. Enfrente, sobre la tienda, hay un espacio cubierto. Esta es una de las salas polivalentes que tiene Caixafòrum, aunque nos pareció que es una especie de aula de estudio, o algo parecido. La cubierta, muy colorida, nos recuerda al techo del barcelonés mercado de Santa Caterina.  


LAS PRIMERAS EXPOSICIONES DE CAIXAFÒRUM VALÈNCIA


 

Falta hablar de las exposiciones. Para abrir las puertas de Caixaforum Valencia se ha escogido las exposiciones “Faraón. Rey de Egipto” y “Horizonte y límite. Visiones del paisaje”. Evidentemente el gran gancho es la exposición sobre los faraones, realizada con la colaboración del British Museum. ¿Qué tendrá el Antiguo Egipto que tanto nos atrae?

La exposición nos ofrece una visión muy completa de lo que suponía la figura del faraón en la sociedad egipcia. También a través del hilo conductor de los faraones nos hablan de la vida cotidiana en aquel tiempo. Una exposición que nos dejó un buen sabor de boca, con algunas piezas muy interesantes. Quizás pediríamos alguna cosita más, pero ciertamente es muy interesante. Si vais con niños no podéis dejar de entrar en una sala donde podrán jugar a colocar atributos a las “pinturas” y “relieves” de las paredes. Si os dejan, tampoco dejéis de traducir vuestro nombre al egipcio. Yo por si acaso no utilizaría esta “traducción” para tatuármelo, que de todo hemos visto.

Caixafòrum València

La otra exposición, “Horizonte y límite. Visiones del paisaje” nos muestra el diálogo entre el ser humano y el paisaje. Somos capaces de fascinarnos ante un amanecer y, al mismo tiempo, transformar de manera irremediable un valle construyendo una autopista. Un diálogo bastante interesante, también con visiones del paisaje en otros siglos.

Que no se nos pase por alto citar dos obras artísticas que se han instalado en Caixafòrum Valencia. Sus autoras son dos mujeres que empiezan a despuntar. Por una lado en el exterior se encuentra Palafit, obra de Anna Talens, que nos remite a las arquitecturas tradicionales utilizadas por los agricultores valencianos. En el interior, sobre La Nube, se puede ver en unos horarios determinados Arc al cel, de Inma Femenía, que se basa en el arcoíris y su efecto óptico.


LAS PRIMERAS IMPRESIONES SOBRE CAIXAFÒRUM VALÈNCIA

  

Caixafòrum València

Nuestra impresión tras la primera visita a Caixafòrum Valencia es muy positiva. Nos sorprendió la cantidad de actividades que alberga este espacio y creemos que más pronto que tarde volveremos. Se nota que es un nuevo espacio cultural en Valencia porque había bastante gente. En algún momento la visita a la exposición de Faraón era un poco complicada al tener que esquivar al público para apreciar algunos detalles. Eso sí, el personal es atentísimo y muy amable, siempre dispuesto a ayudar, incluso se ofrecen a explicarte algunas cosas aunque no se lo hayas pedido.

Para acabar algo de información práctica. Caixafòrum Valencia abre todos los días de 10:00 a 20:00 excepto en día de Navidad, Año Nuevo y Reyes. La entrada cuesta 6 €, pero es gratuita para clientes de Caixabank, menores de 16 o poseedores del Carnet Joven Europeo. Es gratuito para todos los públicos el 19 de marzo (San José), el 18 de mayo (Día Internacional de los Museos) y el 9 de octubre (Día de la Comunidad Valenciana). Lo mejor es adquirir las entradas online para aseguraros la disponibilidad, aunque sean gratuitas. 

Como ya hemos comentado al principio, siempre es una buena noticia que una ciudad amplíe su oferta cultural. Que, además, sea un Caixafòrum es doble motivo de satisfacción. No pasará mucho tiempo hasta que volvamos, las exposiciones de Caixafòrum siempre nos han parecido muy interesantes y ahora las tenemos mucho más cerca. ¡Bienvenidos!

sábado, 8 de mayo de 2021

LA COLORIDA EXPOSICIÓN “GALAXIA HUNG” DE HUNG YI, EN BENIDORM

Tras su exitoso paso por la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, la exposición “Galaxia Hung” del artista taiwanés Hung Yi, ha recalado en Benidorm. A tenor de lo que hemos podido ver, tanto por redes sociales como presencialmente, en la ciudad alicantina lleva camino de repetir el éxito que tuvo durante su estancia en la capital del Turia. ¿Queréis saber más?


Galaxia Hung en Benidorm

Esta exposición está compuesta por catorce esculturas, de las que seis se exponen en pareja, y otras 8 en solitario. Estas figuran representan distintos animales que se asocian con el horóscopo chino, pero no todos. Porque, por ejemplo, hay rinocerontes o pandas, que no aparecen en la astrología china. 

Galaxia Hung en Benidorm

Las esculturas que se exhiben en pareja son: los Pandas Tuan Tuan y Yuan Yuan, el amor del cisne y pájaro de amor. Por su parte las piezas únicas (aunque algunas están formadas por varios animales superpuestos) son: Toda va bien (cerdo), rinoceronte, ciervo sika de Formosa, mono con corazón de plátano, dromedario, conejo, oveja jubilosa doble y tres cerdos pequeños.

Galaxia Hung en Benidorm

Las figuras están realizadas en esmalte horneado de acero inoxidable, pero el intenso colorido, y la finura de su acabado les da un aspecto cerámico. Tanto que no es extraño que, a pesar de lo que indican los carteles, hayan furtivas caricias para comprobar el material. Para acabar con los datos técnicos, las esculturas tienen una altura entre los 2,15 y los 5,30 metros, y tienen un peso que se encuentra entre los 200 y los 900 kilos. Por último indicar que fueron realizadas entre 2014 y 2020.


Hung Yi, el autor, es un artista que nació en 1970 en Taichung Taiwán) y su obra está influenciada por la cultura taiwanesa y china. Por no meternos en mucho lío, digamos que Taiwán tiene una disputa territorial, ya que China la reclama, y ellos se declaran independientes. Patrones tradicionales junto a elementos populares forman parte de los elementos decorativos de las piezas, que presentan un acusado horror vacui. Las esculturas no representan figuras realistas, y junto al color parecen sacadas de un dibujo animado. 


Desde luego la exposición de Hung Yi no va a dejar indiferente a nadie, ya que su intenso colorido es una atracción, después de unos cuantos meses bastante complicados para todos. Voy a confesar que ha sido un poco complicado hacer las fotos sin que se colara alguien posando o acercándose a leer las cartelas de las esculturas. Pero es que dan muchas ganas de hacerse fotos, sobre todo por parte de los niños, a los que les fascina esta exposición. 


Esta exposición se inauguró el pasado 16 de abril y se podrá visitar hasta el próximo 12 de julio. Las esculturas se encuentran en el centro de Benidorm, en cuatro calles contiguas que son peatonales: Plaza de SS. MM. Reyes de España, calle Gambo, plaza de la Hispanidad y avenida del Mediterráneo. 


El amor del cisne, por ejemplo, que son las esculturas más altas, se encuentran en la plaza SS. MM. Reyes de España, donde también está el Ayuntamiento de Benidorm. En la calle Gambo se pueden visitar el conejo y el ciervo sika de Formosa. En la contigua Plaza de la Hispanidad (conocida popularmente como Plaza Triangular) se pueden ver pájaro de amor (que en realidad son dos pájaros) y los pandas Tuan Tuan y Yuan Yuan. Por último, en un tramo de la remodelada avenida del Mediterráneo se exhiben el resto de figuras. Es decir, que mientras paseamos podremos ir viendo esta exposición. 


La verdad es que es una ocasión fantástica para poder ver una exposición de un artista que, aunque es bastante desconocido en nuestro país, ya ha expuesto tanto en su propio país como en China, Japón o Estados Unidos. Seguro que os fascina al igual que ha fascinado a miles de personas en su recorrido por nuestro país, tanto en Valencia como ahora en Benidorm. ¡No os la perdáis!
















jueves, 8 de octubre de 2020

VISITAMOS EL MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE DE VALENCIA

Este post tiene trampa. O mejor dicho contexto. Y es importante para entenderlo. Hace unas semanas visitamos el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Aprovechamos una oferta que tenía como objetivo atraer a visitantes tras haber levantado definitivamente las restricciones por el Covid. Visitantes pocos. Y por desgracia módulos interactivos menos.


La sensación al acabar la visita fue un poco agridulce. Si seguís este blog os habréis dado cuenta de que nos suelen gustar los destinos a los que vamos. No solemos publicar críticas negativas. En algunas cosas puntualizamos, porque creemos que es necesario, pero jamás vamos a edulcorar un artículo por caerle bien a nadie. Hace poco leí que los viajeros optimistas tienden a ir predispuestos a que les guste el lugar que visitan. Debe ser eso.

La sensación dulce viene de que después de mucho tiempo sin haber visitado el Museo de las Ciencias, y os puedo asegurar que hemos visitado este museo muchas veces, lo encontramos bastante cambiado. Para mucho mejor. Nuevos espacios, exposiciones nuevas y modernas, nuevos temas. La verdad es que nos sorprendió para bien. Y eso siempre es bueno. La parte agria vino por todas las restricciones impuestas por la pandemia. No es algo exclusivo de este museo, obviamente.




Pero vamos al grano. Como ya sabréis, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe se encuentra en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, un complejo lúdico y cultural (divulgativo, en este caso) diseñado por los arquitectos Santiago Calatrava y Félix Candela. Se encuentra en el Jardín del Turia, el antiguo lecho del río tras encauzarlo por el exterior de la ciudad para evitar riadas tan destructivas como la de 1957.

El Museo de las Ciencias fue el segundo edificio que se abrió al público en este complejo. Concretamente el 13 de noviembre del año 2000. Un par de años antes lo había hecho “L’Hemisfèric” un cine IMAX con forma de ojo humano. Por su parte el museo recuerda a un esqueleto, sobre todo por las púas exteriores, que parecen un espinazo.


De los cerca de 40.000 m² del Museo de las Ciencias, unos 26.000 se dedican a espacio expositivo dividido en tres plantas. Además hay una planta de acceso donde se encuentran las taquillas, servicios de atención al público, tiendas, restaurante y, muy importante, los aseos. Si es muy importante es porque solo hay aseos en la planta baja y en la tercera, pero a estos se accede por unas empinadas escaleras que son impracticables para personas con movilidad reducida. Así que mejor aprovechad.

La primera planta podríamos dividirla en dos partes, por un lado los espacios expositivos y por otro un gran paseo central junto a la gran cristalera orientada al noreste. En este gran paseo se encuentra una reproducción de una molécula de ADN (que, por cierto, gira en sentido contrario a como lo hacen) y un péndulo de Foucault con un cable de 34 metros y una bola de 170 kilos. ¿Cuánto tarda en completar un giro completo? Eso lo podéis averiguar allí mismo, eso si podéis evitar quedar hipnotizados por el movimiento del péndulo (SPOILER: No son 24 horas). También una pequeña exposición sobre la memoria, una colección de bicicletas y maquetas sobre la construcción del complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.


En la parte expositiva encontramos cuatro exposiciones. Las vamos a ver de sur a norte. Empezamos por “Érase una vez” un gran espacio que explica muchos fenómenos físicos y naturales a través de los cuentos populares más conocidos. Poco os podemos contar, porque a excepción de dos o tres módulos, el resto estaban fuera de servicio. Agria sensación. Eso sí, la ambientación es muy bonita, magnífica para los más peques de la casa. Precisamente para los más peques es “L’Espai dels xiquets” (El espacio de los niños) una instalación para que niños de 3 a 8 años aprendan mientras juegan en equipo. En el exterior de este espacio hay unos terrarios con varias clases de invertebrados (hormigas, cucarachas, arañas, insectos palo...) y una de las instalaciones que más éxito tienen, una incubadora en la que constantemente están naciendo pollitos y saliendo de sus huevos. Un proceso más agotador de lo que podríamos pensar.


Las otras dos exposiciones que vimos fueron: "Mediterrani", sobre la historia geológica y biólogica del Mar Mediterráneo. Sobre todo nos enseña las consecuencias de todas las tropelías que le estamos haciendo los seres humanos a nuestro mar, al Mare Nostrum. Por último "Talking Brains", que contaba un montón de cosas acerca del cerebro y su funcionamiento. Esta exposición era temporal y ha sido sustituida hace unos días por "Play. Ciencia y música", que evidentemente no vimos. 


En la segunda planta no encontré cambio alguno respecto a como la recordaba. La parte expositiva es muy pequeña, pero contiene mucha información acerca de la vida y obra de los científicos Jean Dausset, Severo Ochoa y Santiago Ramón y Cajal. ¿Qué tienen en común? Los tres fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina. Probablemente lo más apetitoso sea ver los diplomas y las medallas que acreditan el más importante reconocimiento científico. 

Ya en la tercera y última planta encontramos las últimas exposiciones, que van de lo microscópico a la inmensidad del espacio. Si empezamos por el extremo sur veremos el Bosque de Cromosomas. Esta inmensa exposición (permanente) son cuenta la función de cada uno de los 46 cromosomas que componen e ADN humano. A través de diferentes módulos podremos poner a prueba nuestras funciones corporales o descubrir porqué somos como somos.


Bajo el nombre genérico de "Gravedad Cero" se engloban una serie de módulos y maquetas sobre la exploración espacial, la última gran aventura de la humanidad. Averiguaremos aspectos curiosos acerca de nuestro Sistema Solar y las naves que han hecho posible la investigación. Hay dos espacios muy curiosos, por una parte una sala cubierta de espejos donde se proyectan imágenes sobre el espacio, y que son muy chulas; y por otra la "Academia del Espacio" un simulador que, narrado por Pedro Duque, nos permite pisar (de mentirijillas) la Estación Espacial Internacional. Por desgracia estaba cerrado por motivos sanitarios cuando fuimos. Por último encontramos la exposición temporal "Marte, la conquista de un sueño" que nos habla de la historia y los proyectos futuros de la colonización del planeta rojo. Para complementarla os recomendados el podcast Onda Marciana, del equipo de Catástrofe Ultravioleta. Es interesantísimo y muy didáctico. 


Es una pena inmensa que no pudiéramos toquetear todos los módulos por culpa del coronavirus. Nos perdimos bastante información. Pero aligeramos una visita que se puede hacer eterna con niños. Las comparaciones son odiosas, pero ya os contamos en el post sobre Cosmocaixa que allí habían unos "mediadores" que accionaban por ti los módulos interactivos. No hubieran venido nada mal aquí.


Si vais a visitar el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, solo nos queda comentar que en la planta baja hay una serie de talleres, que van aparte de la entrada al museo. Están bastante bien y son muy entretenidos. ¿Queréis saber una última curiosidad? En el exterior, junto a las puertas de acceso, hay dos grandes arcos. Si os ponéis a los dos lados del arco podréis hablar perfectamente a pesar de estar a muchos metros de distancia. Esto es posible por la estructura de los arcos. 

Respecto a precios, las entradas generales cuestan 8€ y reducidas para niños entre 4 y 12, personas con diversidad funcional o pensionistas, jubilados o mayores de 65, por 6,20€. Actualmente hay bastantes promociones y también ofrecen entradas conjuntas con L'Hemisfèric y L'Oceanogràfic, pudiendo ahorrar bastante dinero. Las familias numerosas tenemos un 15% de descuento, pero hay que sacar las entradas en las taquillas. Para más info sobre descuentos podéis consultar este enlace


A pesar de ese regusto no demasiado positivo que nos dejó la visita, fundamentalmente por lo relacionado con los módulos interactivos, merece la pena visitar el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Nosotros lo hicimos con una oferta, menos mal, pero creo que los responsables son plenamente conscientes de lo que ofrece hoy en día el museo. También podéis aprovechar para pasear por los alrededores, que son muy chulos. Seguro que volveremos dentro de un tiempo, cuando el bicho no sea más que un mal recuerdo, y podremos quitarnos este sabor de boca. 


sábado, 18 de julio de 2020

5 LUGARES IMPRESCINDIBLES EN VALENCIA PARA VISITAR CON NIÑOS

La ciudad de Valencia es estupenda para visitarla con niños. Tiene una cantidad enorme de recursos para que los peques de la casa se lo pasen en grande. En este blog tenemos un montón de sugerencias, sin ir más lejos.

Así que nos pusimos el reto de hacer un ranking con los cinco lugares que debéis visitar con niños, sí o sí, cuando estéis en Valencia. Pensábamos que iba a ser fácil. Ilusos… nos ha costado un montón dejar sitios fuera de este ranking. También nos ha costado mucho ordenarlos. A nosotros Valencia nos encanta y deseamos que este post os ayude a disfrutarla tanto como lo hacemos nosotros.

5- PLAZA DE L'ALMOINA


Empezamos en pleno centro histórico de Valencia. Este es uno de los lugares que más nos ha costado decidir. Hay tantos lugares en Ciutat Vella para elegir que siempre parece que se ha sido injusto al escoger uno frente otro.

En este caso nos hemos inclinado por esta plaza por varios motivos. El principal es porque es el punto central de la antigua colonia Valentia Edetanorum, la Valencia romana. Aquí se situaba el foro y alrededor los edificios más importantes. Bajo la actual plaza de la Almoina se encuentra un yacimiento arqueológico que recorre la historia de la ciudad. Está justo detrás de la Basílica de la Mare de Deu y de la cabecera de la Catedral, que anteriormente fue la mezquita principal de Balansiya (la Valencia musulmana) y un lugar destacado tras la conquista cristiana a manos del rey Jaume I.


Otro motivo para escoger esta plaza es su tranquilidad y su privilegiada situación para comenzar una visita al centro histórico de Valencia. Ya hemos dicho que está junto a la Catedral y la Basílica. También está a escasos metros del Almudín, el antiguo granero de la ciudad; del palacio de Benicarló, sede de las Cortes Valencianas; de las Torres de Serranos; de la emblemática plaza de la Reina; y como no, de la Plaza de la Virgen, del Palau de la Generalitat y de la calle Caballeros, que conecta con la plaza del Tossal y continúa por la calle de Quart hasta las torres del mismo nombre. Un recorrido imprescindible para todos. 

4- ALBUFERA


Hace un tiempo ya os hablamos de este espacio natural. Un lugar que sobrevive de milagro a todas las tropelías que le ha hecho el ser humano. Nuestro consejo es que recorráis el lago en una de las barcas que realizan un paseo. Los barqueros, que conocen el lago como su propia casa, os contarán muchas curiosidades. Este mini crucero os va a sorprender muy gratamente y a los niños les va a encantar.

Otro lugar imprescindible es el Centro de Interpretación que además de tener suficientes explicaciones de la historia del Parque Natural y de su importancia ecológica y económica (miles de toneladas de arroz dependen del agua de la Albufera), cuenta con un mirador panorámico y varios puestos para avistar aves.


Por último no os perdáis un atardecer en La Albufera. El embarcadero junto a la gola de Puchol, a pie de carretera, es u  buen lugar. El cielo se inflama en colores rojizos y la lámina de agua del lago, totalmente en calma, actúa como un espejo. Instagramers, ¡al turrón!

3- PARQUE GULLIVER


Es raro que visitemos Valencia y no vayamos al Parque Gulliver. Para nosotros es uno de los lugares más divertidos de la ciudad. Tanto nos gusta que fue uno de los primeros artículos que escribimos para este blog. Los valencianos adoran este parque, que ya vive en la memoria sentimental de la ciudad. Desde su inauguración a finales de 1990 (sí, este año cumple ya 30 años) miles de niños, y papás, se han convertido en liliputienses. 

Se sitúa en el tramo XII del Jardín del Turia, muy cerca del Palau de la Música, y aún más cerca de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. El Parque es una inmensa escultura del personaje de Gulliver, inconsciente y amarrado al llegar a Liliput. Su ropa, pelo o manos se han convertido en toboganes, escaleras y rampas por las que jugar.


Por si no lo sabes, tienes que llevar vaqueros, porque la fricción de los distintos toboganes puede ser fatal para la ropa. Y tampoco hace falta llevar tacones, eh, que hemos visto cada cosa…

2- BIOPARC


Inaugurado en 2008, el Bioparc sustituyó al Zoo de Valencia que tras 40 años se había quedado bastante anticuado y los animales vivían en unas condiciones francamente mejorables. El parque cumple con los estándares contemporáneos de zooinmersión, con barreras que permanecen ocultas o semiescondidas para los visitantes. 

Todo el Bioparc imita cuatro hábitats de África: bosques ecuatoriales, Madagascar, la sabana seca y la sabana húmeda, uno de los hábitats más espectaculares. A su vez cada hábitat se subdivide en distintos biomas, como los bais de la selva o la cueva de Kitum. Alberga unos 800 animales de más de 100 especies distintas. Las grandes estrellas son los elefantes (africanos, claro). Nosotros somos fans de los gorilas, que nos parecen unos animales fabulosos. También encontraréis leones, jirafas, cocodrilos, cebras, gacelas, lemures o rinocerontes, entre otros muchos. 


Las actividades didácticas son muy variadas y amenas, y se realizan durante casi todo el tiempo de apertura. Si queréis más info, podéis leer el artículo sobre nuestra última visita.

1- CIUDAD DE LAS ARTES Y DE LAS CIENCIAS 


Poco podemos decir que no se sepa de este conjunto lúdico y divulgativo creado por los arquitectos Santiago Calatrava y Félix Candela y que, por sus  vanguardistas formas, es conocido en todo el mundo.

Esta compuesto por seis espacios. El Palau de les Arts Reina Sofía, dedicado a las representaciones de ópera y de música; L'Hemisfèric, un cine IMAX con proyecciones digitales; el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, un inmenso edificio dedicado a la divulgación científica; L'Umbracle, un paseo porticado que alberga un jardín botánico; L'Àgora, un edificio que va a albergar el Caixaforum de Valencia; y L'Oceanogràfic, el parque oceanográfico más grande de Europa.


Es difícil decir que les gusta más a los niños, porque si bien los tiburones o las belugas de L'Oceanogràfic son espectaculares, las demostraciones del Museo de las Ciencias les dejan con la boca abierta. Qué decir de las proyecciones en la pantalla de 900 m2 de L’Hemisfèric. Combinado con los jardines y el entorno, convierten a este conjunto, sin lugar a dudas, en un win-win.

Y vosotros, ¿conocéis Valencia? ¿Qué lugares consideráis imprescindibles con los niños? ¡Os leemos en los comentarios!