Mostrando entradas con la etiqueta vall de gallinera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vall de gallinera. Mostrar todas las entradas

jueves, 14 de junio de 2018

OTRO AÑO EN LA FIESTA DE LA CEREZA DE VALL DE GALLINERA

El pasado fin de semana acudimos a la 18 edición de la Fiesta de la cereza que se celebra anualmente en Vall de Gallinera, un pueblecito del interior de la provincia de Alicante. Esta fruta es la estrella de un municipio cuya economía se basa en la agricultura. No en vano está protegida por la Denominación de Origen Protegida Cerezas de la Montaña de Alicante, lo que asegura la calidad del producto, que se consume en toda España y se exporta a varios países europeos que reconocen sus cualidades.


La Vall de Gallinera es un municipio que agrupa ocho pueblos: Benirrama, Benialí, Benisivá, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombay y Benisili. En total residen unas 600 personas entre todos los núcleos de población, aunque se reparten de manera desigual, ya que Alpatró, el más poblado, tiene en torno a 200 habitantes y Benialí unos 150 vecinos. Este hecho marca que la celebración de esta Fiesta de la Cereza sea rotatoria para que cada año la acoja un pueblo. Podéis imaginar que durante ese fin de semana los visitantes se cuentan por millares.

Nosotros acudíamos por cuarta vez. ¿Por qué? Bueno, en primer lugar porque las cerezas don extraordinarias y no siempre se tiene la oportunidad de consumir fruta que hace unas horas todavía colgaba del árbol. También tiene lugar un mercado con paradas de todo tipo, ya que además de poder adquirir cerezas se pueden comprar otras frutas de temporada (higos, albaricoques,...), aceite de oliva virgen extra (en el interior de Alicante se prodece un aceite excelente), embutidos y quesos artesanales, miel de cosecha propia, cerveza artesana, cocas de muuuchos tipos (para los que no lo sepáis, son una especie de pizza con diversos ingredientes, puede ser salada o dulce, como un bizcocho), productos naturales, libros...





También hay diversas actividades para todos los públicos. A mis hijos les gusta bastante ver el concurso de lanzamiento de hueso de cereza, que se lanza escupiéndolo. Charlas sobre temas locales, excursiones por varios lugares de interés del municipio, música en vivo, cuentacuentos o animación infantil son algunas de las actividades que aparecen en la completa programación. Este año para acabar han contado con la Muixeranga de Pego que han realizado sus tradicionales (y emocionantes) figuras y castillos humanos.





Nuestro consejo es acudir el sábado, ya que el domingo la actividad acaba antes y suele haber más gente, lo que agobia un poco en las calles estrechas. Además cada año acude más gente atraída no solo por la Fiesta, que es una excusa, si no por el pueblo en sí. Imaginad: se encuentra en el interior de un valle de unos 16 kilómetros de longitud que se abre del noroeste al sudeste, hacia el mar. En ambos extremos se encuentran las ruinas de sendos castillos de origen musulmán que guardaban el valle. Dos sierras escoltan el valle. En la que se encuentra al sur, la sierra de la Foradà (forma popular de pronunciar "foradada", es decir, agujereada en valenciano), podemos llegar al mirador del Xap, desde el que podemos ver una soberbia panorámica de todo el valle. Os recomendamos ir por la carretera CV-712 ya que, aunque hay que dar un cierto rodeo, es más segura que subir desde Benitaia. Por la carretera CV-700, que atraviesa todo el valle, también encontraremos varios miradores, pero ninguno tan espectacular como el Xap.




La Foradà tiene un hueco en la roca (de aquí el nombre) que los días 10 y 11 de marzo y 4 y 5 de octubre es protagonista de un fenómeno conocido como "alineación solar" que se produce cuando el sol al ponerse atraviesa este agujero. El mejor punto para verlo es el antiguo convento de San Francisco en Benitaia. Precisamente la festividad del santo es el 4 de octubre. 

Pero volvamos a las cerezas. Nos gusta que nuestros hijos conozcan de donde vienen algunos productos que comemos. Que las cerezas, por ejemplo, no salen espontáneamente en unas cajas en el supermercado. Conocen un cerezo, ven a las abejas libando de alguna flor tardía o de una cereza un poco pocha, distinguen los diferentes árboles como los almendros, los olivos, etc. Y ven como es un pueblo, más allá de lo que cuenta el libro de Conocimiento del medio, que somos muy urbanitas. En definitiva, aprenden mientras se divierten. 




Os avisamos con tiempo, no faltéis el año que viene. Es un evento muy chulo, con actividades para toda la familia, donde podéis pasarlo muy bien, y comer muy bien. Y si tenéis ganas de visitar Vall de Gallinera, cualquier momento es bueno, descubriréis que hay muchas cosas que hacer.