Mostrando entradas con la etiqueta Bocairent. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bocairent. Mostrar todas las entradas

jueves, 28 de abril de 2022

BOCAIRENT, ESENCIA MEDIEVAL

Siempre es recomendable conocer tus raíces. Se dice que para saber donde se va hay que saber de donde se viene. Por ese motivo nuestra visita a Bocairent tiene un punto especial. Hace mucho tiempo que queríamos visitar este municipio, no solo porque tiene muchos aspectos llamativos, también porque es el lugar de donde procede parte de nuestra familia.


Bocairent, esencia medieval

Bocairent se encuentra en el interior de la provincia de Alicante. En plena sierra de Mariola. Esto no es un aspecto menor, ya que es la frontera natural entre las provincias de Valencia y Alicante por el interior. Esta sierra, además, crea un entorno muy bonito alrededor de este municipio, y crea un sentimiento de pertenencia entre sus vecinos.

Es uno de los municipios más interesantes en la provincia de Valencia. Esto hace que aparezca en numerosos artículos de prensa y en posts de blogs recomendando su visita. Y la verdad es que aciertan, porque Bocairent tiene muchas cosas que ver. Vamos a empezar.

EL CENTRO HISTÓRICO DE BOCAIRENT



Para visitar Bocairent hay que aparcar fuera del centro histórico. Esta zona esta declarada BIC e intentan que haya el menor tránsito de coches posible, solo para residentes. Nos dirigiremos hacia la plaza del Ayuntamiento, donde está la Oficina de Información Turística.

Seguramente llegareis atravesando el Arco del Agua. Este arco sostiene un antiguo acueducto. En el s. XIX se decoró con los detalles historicistas que se pueden ver hoy en día. Una vez nos adentramos en la plaza, tal vez no nos demos cuenta a primera vista, pero si nos fijamos en las fachadas que hay enfrente… En ese momento nos daremos cuenta de que algo no cuadra. Edificios superpuestos, algunas fachadas que sobresalen, edificios altos… Una locura para cualquier urbanista.


Bocairent, esencia medieval

Callejear por el casco histórico de Bocairent es un viaje en el tiempo. Concretamente a la Edad Media. Sus calles conservan el entramado heredado de los musulmanes que residieron durante siglos en estas tierras. Calles estrechas, que se retuercen adaptándose al terreno. Incluso existen todavía callejones sin salida que nos obligarán a dar media vuelta.

Entre otros edificios relevantes encontraréis la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Es la parroquia más antigua de Bocairent. Exteriormente es muy sencilla, con una decoración barroca con pocos detalles. Destaca la torre del campanario, visible prácticamente desde cualquier lugar del municipio y que es uno de sus símbolos más destacados.

MINECRAFT EN LA VIDA REAL




Pero si Bocairent destaca por algún detalle curioso es por los edificios excavados en la roca. Y hay varios. Ya hemos hablado de la plaza del Ayuntamiento y del casco histórico. Bien, si os fijáis encontraréis varias puertas que son bastante pequeñas. Son para acceder a las casas cuevas. Algunas de estas cuevas son naturales, pero también hay otras excavadas.

Si queréis conocer alguna os recomendamos el bar Les Coves, en la plaza del Ayuntamiento. Este establecimiento debe su nombre a que se encuentra en varias cuevas excavadas en la roca.

Bocairent, esencia medieval

Otro de los edificios que se excavó en la roca es la Plaza de Toros. No se encuentra exactamente en el centro histórico, si no que está en las antiguas afueras. Hoy día es pleno centro de la población, claro. La plaza de toros de Bocairent es la más antigua de la Comunidad Valenciana, inaugurada en 1843, dieciseis años antes que la de la capital valenciana, por ejemplo. Sus gradas se encuentran en su mayoría excavadas en la roca, pero no en su totalidad. Todavía tiene escuela taurina, pero también se usa para otros eventos.

Por último citar el monasterio rupestre. Como su nombre indica su ubicación menciona una cueva. Una parte sí que se encuentra excava. Sobre esta se construyó el edificio que se puede ver actualmente.

COVETES DELS MOROS



Si nos tuviéramos que quedar con uno solo de los lugares que visitar en Bocairent apostaríamos por les Covetes dels Moros (las cuevecitas de los moros). Es un lugar absolutamente alucinante. Para entenderlas hay que ponerse en contexto. Sobre todo en la época que se realizaron, alrededor del siglo X-XI. Sin maquinaria, sin explosivos.

Este paraje se trata de un conjunto de unas 50 cuevas artificiales (en concreto 53) que se excavaron desde el exterior hacia el interior. Todas se encuentran a una altura considerable del suelo. Hoy en día se ha instalado una escalera metálica que facilita mucho el acceso, pero en su momento lo harían a través de escaleras de mano o de cuerdas.

Hay muchas incógnitas sin resolver alrededor de estas cuevas. La principal es el uso que se les dio. La principal teoría es que fueran almacenes para guardar cereales. Se reservarían herméticamente cerrados, resguardados de roedores, inclemencias meteorológicas y ladrones, y solo en época de carestía (tras una mala cosecha, por ejemplo) se extraería una cierta cantidad. Pero los expertos opinan que jamás se llegaron a utilizar ya que parece que están inacabados.

La visita es posible porque en épocas más recientes se excavó en el interior para conectar las distintas cuevas. El recorrido, junto a un guía, dura una media hora. Eso sí, hay que tener una cierta agilidad y cierta fuerza. Tienen poca altura y algunos huecos son estrechos, por lo que necesitaremos gatear y trepar. No es imposible, pero a algunas personas les cuesta. A lo largo del barranco de Bocairent se han localizado muchas más de estas cuevas, pero el conjunto de les Covetes dels Moros es el más numeroso y el que mejor se puede visitar.

TAMBIÉN EN LA ZONA


Bocairent, esencia medieval

Junto a les Covetes dels Moros se encuentra la Cava de Sant Blai (San Blas, patrón de Bocairent). Se trata de un antiguo pozo nevero. Es decir, se usó para guardar nieve, que se convertía en hielo, para su posterior venta en los meses más calurosos. Esta práctica era dura aunque rentable y precisaba de numerosa mano de obra. Alrededor de la sierra Mariola se han localizado más de un centenar de estas cavas, la inmensa mayoría en ruinas. La de Sant Blai tiene la peculiaridad de conservarse en perfectas condiciones. Os recomendamos la visita, ya que aunque es cortita es muy didáctica.


También en esta zona hay un mirador para poder divisar la Ermita del Santo Cristo. Se encuentra al otro lado del barranco. Nosotros preferimos observar su estampa desde lejos, coronando el cerro, recortando el cielo en una estampa realmente bella. Bueno, eso y que hay una cuesta considerable, de esas que solo viéndola ya te cansas.

GASTRONOMÍA Y MÁS


Bocairent, esencia medieval

Evidentemente hay que comer en Bocairent. Ya os hemos recomendado uno de los bares, aunque sea por la curiosidad de estar excavado en la roca. Pero también podréis disfrutar de algunas de las delicias que son típicas en la zona. Para empezar vamos a recomendaros la pericana. Ésta es una salsa hecha de pimiento rojo seco, pescado en salazón y aceite de oliva. El pescado tradicionalmente es el capellán, un pescado de tamaño medio muy apreciado en la costa alicantina. Las versiones industriales suelen utilizar bacalao, suponemos que por precio y disponibilidad. También suele llevar ajo laminado. Es una auténtica delicia.

Otros productos que podréis probar en Bocairent son sus ricos dulces. Muchos se realizan con miel, y es que la zona se presta para la apicultura. También es un territorio con buenos vinos. Si recorreis los alrededores de la Sierra Mariola podréis observar numerosos campos con viñas. Las variedades más habituales son las típicas mediterráneas: merlot, monastrell, syrah, etc. No nos podemos olvidar del herbero de la Mariola. Este licor se produce a partir de anís, mezclando seco y dulce y macerando en él una mezcla de hierbas aromáticas recogidas en la sierra.



Estas son algunos de los atractivos que hacen que Bocairent sea cada vez más visitado. Y no os hemos hablado de sus museos, ni de los paseos temáticos alrededor del pueblo, ni de su industria tradicional de mantas. Sin dudarlo, Bocairent es un buen destino para una escapada en familia.