Mostrando entradas con la etiqueta Alcoi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alcoi. Mostrar todas las entradas

jueves, 3 de mayo de 2018

VIAJANDO 7.000 AÑOS AL PASADO EN LA SARGA

En el término municipal de Jijona, en el interior de la provincia de Alicante, a los pies de la Sierra de La Carrasqueta, en la pedanía de La Sarga, se encuentra un magnífico conjunto de pinturas rupestres que datan de hace unos 7.000 años. 



En 1951 se descubrieron las pinturas de La Sarga en unos abrigos rocosos. Como bien puntualizó el guía, en ese año se descubrieron "científicamente" aunque es probable que se conocieran con anterioridad ya que en uno de los abrigos hay restos de hogueras que habrían hecho pastores que se resguardaban en la zona. El conjunto está incluido entre las pinturas rupestres del arco mediterráneo de la Península Ibérica (que abarcan desde Andalucía hasta Cataluña, pasando por Murcia, la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Aragón) que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Aprovechamos una de las jornadas de puertas abiertas que realizan para conocer estas pinturas rupestres, ya que aunque hace tiempo que habíamos pensado en visitarlas, un tuit nos puso en la pista y no nos lo pensamos. Estas jornadas de puertas abiertas se realizan el primer y tercer domingo de cada mes a las 10:30, 11:30 y 12:30. No es preciso inscribirse previamente, son gratuitas y las realiza un guía.


Llegar es bastante fácil. Recomendamos ir por la A-7 y tomar la salida 452 (si vamos en dirección Alicante) o 453 (si vamos dirección Alcoi / Valencia), coger la CV-800 dirección Jijona y desviarnos en la indicación La Sarga. Con el coche podremos acceder hasta unos 300 metros de los abrigos. El resto del camino hay que hacerlo andando. IMPORTANTE: Es una senda en la montaña, es imprescindible llevar calzado adecuado (botas de trekking o zapatillas deportivas) y ropa cómoda. No está de más llevar un bastón de apoyo porque el terreno es bastante escarpado.

La visita guiada es muy didáctica y amena, y el guía que la realizó, Rubén, hizo una contextualización magnífica del Neolítico, de las condiciones de vida del momento y de lo que pudo suponer La Sarga para aquellos habitantes. Nuestro hijo mayor (8 años) no perdió detalle, nuestra hija (6 años) se llegó a aburrir un poco, y el peque (2 años), bueno, a su bola. Se visitan dos abrigos, que contienen diferentes escenas, realizadas en diferentes momentos (se sabe porque hay pinturas superpuestas) y en diferentes estilos. Se cree que La Sarga era un santuario donde acudían pueblos neolíticos que habitaban los valles cercanos (este lugar se encuentra a medio camino entre los valles de los ríos Serpis y Vinalopó) para realizar rituales, ofrendas, actos religiosos, ritos de iniciación en la vida adulta, etc.


Como ya hemos mencionado anteriormente, las pinturas se encuentran en abrigos, es decir, en oquedades de la roca y no en cuevas como en el caso de Altamira. Esto supone que son más vulnerables a la acción de los elementos y de los humanos. Esto refuerza la teoría de que sería un santuario, ya que no es un lugar donde residiría un pueblo (además, no hay espacio físico para vivir).

Encontramos tres tipos de estilos: Arte Levantino (el más antiguo), arte esquemático y macroesquemático. Las escenas representan escenas de caza con arqueros abatiendo ciervos, escenas de recolección con árboles de los que caen fruto, o a los que se está vareando para que caigan, escenas de la vida cotidiana (es muy curiosa la escena de los/as dos infantes que escuchan sentados a un adulto, a mis hijos fue la escena que más les gustó, tanto que se fotografiaron junto a las figuras), o los orantes y figuras serpentiformes que definen el macroesquemático.


Ver estas pinturas es muy emocionante, nos conecta con esos seres humanos que vivieron hace miles de años. El guía insistió en la idea de que los miembros de aquella sociedad no eran ni más tontos ni menos inteligentes que nosotros, vivían en una época muy distinta a la nuestra. Tras 7.000 años nuestras sociedades, a pesar de los adelantos tecnológicos, no difieren tanto. Tuve esa misma sensación en Pompeya, la historia te pone en tu sitio demostrando que no somos tan geniales como creemos.

Para los niños esta visita es muy chula y después en casa pueden imitar la técnica pictórica. Las pinturas (en general) tienen dos componentes, los pigmentos, es decir, los componentes que le dan el color y un aglutinante, una sustancia donde se adhieren los colores y que hace posible el empleo de la pintura. En este caso los pigmentos se obtienen de distintos tipos de tierra (todos los tonos de ocres y marrones), óxido (tonos rojizos) y carbón (negro), mezclándolos con grasa animal o vegetal. Para pintar empleaban los dedos o pelos de animales (como los pinceles actuales) para los trazos más finos. En casa tenemos una piedra plana pintada por mis hijos con tierra y agua en un taller que dos años después mantiene el dibujo.


Por si fuera poco el entorno natural ofrece la oportunidad de avistar aves rapaces y con suerte algún venado o cabra montesa. De estos animales vimos algunos restos. Además la vía verde que parte de Alcoy llega muy cerca de La Sarga, con lo que podremos disfrutar de un día muy completo.

jueves, 4 de enero de 2018

DESCUBRE ALCOI, LA CIUDAD DE LA NAVIDAD

Si tuviéramos que hacer un ranking de las poblaciones donde la Navidad se vive de una forma más intensa, uno de los que estarían en los puestos más altos, sin lugar a dudas, sería Alcoi. No en vano esta ciudad alicantina se denomina a sí misma "ciudad de la Navidad" (Ciutat del Nadal) y hay dos elementos principales que destacan: el Belén de Tirisiti y la Cabalgata de los Reyes Magos.
El Belén de Tirisiti es una obra de teatro con marionetas de varillas sobre un escenario con raíles que se representa a partir del mes de diciembre. Se escenifica en valenciano, si bien parte del texto está en castellano. Las primeras representaciones están reservadas al público escolar y unos días antes de Navidad (más o menos cuando empiezan las vacaciones escolares) las funciones se abren al público en general hasta el 5 de enero, último día de sesiones. Es bastante importante comprar las entradas por anticipado, ya que se agotan de inmediato, sin ir más lejos este año las entradas para venta online de las más de 80 sesiones estaban prácticamente agotadas a la media hora. Cuestan tres euros (más gastos) y pagan espectadores desde los 2 años hasta los 100 (supongo que si tienes 101 te invitan).
El Belén representa el nacimiento de Jesús, la adoración de los pastores y la llegada de los tres magos, mezclado con elementos locales y populares, con la participación de Tirisiti, el protagonista, un personaje un poco gandul, algo gamberrete, que no acaba de tener mucha suerte y que está casado con Teresita. Realizan su voz con un pito, y el llamar a su esposa le ha bautizado definitivamente (Teresita-Tirisiti). Se representa desde finales del siglo XIX y en 2002 fue declarado Bien de Interés Cultural.
Los niños se lo pasan pipa, y los mayores también, ya que durante las representaciones meten bastantes "morcillas" sobre temas de actualidad (algunos muy locales). Es curioso ver como los alcoyanos conocen muy bien este Belén de Tirisiti, contestando a los personajes, repitiendo bromas, cantando... Junto a nosotros se sentaron un grupo de chicos y chicos veinteañeros y disfrutaron como niños de primaria.
El otro gran acontecimiento de la Navidad alcoyana es la Cabalgata de Reyes. Esta es la más antigua de las que se celebran en España, y por tanto la más antigua del mundo. Se ha documentado a partir de 1866, aunque se cree que su origen es anterior. También fue declarada Bien de Interés Cultural, esta vez en 2011. Esta Cabalgata lleva una serie de tradiciones aparejadas que hacen que sea más especial si cabe.
El día 4, víspera de la Cabalgata, cuando empieza a anochecer comienza el Bando Real que comienza junto al nacimiento que hay en la Plaza de España, centro neurálgico de Alcoi. Un séquito encabezado por el emisario real recorre las calles del centro. Le siguen las burritas que cargadas de buzones van recogiendo las últimas cartas que los niños envían a sus Mágicas Majestades. Completan el cortejo los personajes del Tirisiti representados por una compañía de teatro local. Completa la magia de la noche del 4 de enero el campamento de los Reyes Magos, distinguible desde lejos gracias a las antorchas que arden hasta el día siguiente. Sus Majestades duermen en la montaña de Sant Cristófol, frente al núcleo urbano de Alcoy, para descansar ante el largo día que tienen por delante.
Como marca la tradición, el día 5 por la tarde Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente recorren Alcoi. El boato es espectacular y lo más característico son los pajes negros que cargados con escaleras de madera suben a los balcones durante la Cabalgata para entregar los regalos a los niños. Este año ha habido una cierta polémica al considerar racista que estos pajes vayan pintados y vestidos de negro. Completan su indumentaria algunos elementos (peto, falda y gorro) de color rojo. De muchos balcones los alcoyanos cuelgan muñecos de pajes, como en otras ciudades cuelgan Papás Noel y Reyes Magos.
Al final de la Cabalgata, en la plaza de España, los Reyes ofrendan sus obsequios al Niño Jesús, que se encuentra en el nacimiento y representan actores, al ritmo del Aleluya del Mesías de Händel. Unos fuegos artificiales ponen el punto final.
Sinceramente, si os gustan los Reyes Magos no debéis de perderos esta Cabalgata puesto que es muy emocionante. Si tenéis, además, la oportunidad de verla junto a unos alcoyanos y que los pajes os entreguen los regalos, los niños alucinarán. Nosotros lo vivimos así hace unos años y es absolutamente inolvidable, una experiencia única.