Mostrando entradas con la etiqueta grafiti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta grafiti. Mostrar todas las entradas

domingo, 18 de octubre de 2020

SI OS GUSTA EL ARTE URBANO TENÉIS QUE VISITAR FANZARA

En los últimos años se ha puesto de moda el arte urbano. Parece que han quedado atrás aquellos tiempos en los que se asociaba realizar un grafiti con ser un gamberro y un vándalos (que haberlos, haylos). Seguramente sin el trabajo de artistas como Jean Michel Basquiat o Keith Haring, que a finales de los 80 (del s. XX) consiguieron que los grafitis pasaran de las paredes callejeras a las galerías de arte y los museos de arte contemporáneo. El espaldarazo definitivo puede que provenga del enigmático Banksy, cuyo reivindicativo arte urbano se ha hecho famoso en todo el mundo.


Evidentemente también ayuda que las firmas "marranas" hayan pasado a ser murales que decoran y embellecen, aún con una fuerte carga de mensaje social, lugares que hasta el momento se encontraban degradados. De esta moda también han empezado a participar las administraciones públicas. Aquí se abre un interesante debate, porque no deja de ser curioso. Al mismo tiempo es importante apoyar a artistas que pretenden ennoblecer un tipo de expresión cultural que hasta hace poco era perseguida. Tanto es así que mientras señalan quien y donde (incluso que) tienen que pintar, borran muros con arte "no oficial".

La falla municipal de Valencia, la que se planta en la plaza del Ayuntamiento, sería un buen ejemplo de esta legitimación y de la  moda del arte urbano. En los tres últimos años los artistas urbanos Escif, Pichi&Avo y Okuda, que está de actualidad por su intervención en el cántabro faro de Ajo, han colaborado con los artistas falleros en la creación de los monumentos, aportando su visión.  


Toda esta introducción sobre el arte urbano no es más que para justificar porqué hemos visitado Fanzara. Este es un pequeño pueblo en la provincia de Castellón qué se ha hecho precisamente famoso gracias al arte urbano. Después de ver un montón de reportajes y posts en blog, y decenas de fotos en redes sociales son picaba el gusanillo y en cuanto tuvimos la oportunidad fuimos a visitarlo.

Fanzara se encuentra en el "primer" interior de la provincia de Castellón. Muy cerca del Parque Natural de la Sierra de Espadán y bañado por el río Mijares, desde la carretera por la que se accede a Fanzara se puede ver el mar (de ahí lo de "primer interior"). Ya os advertimos que solo por sus características naturales ya merece la pena visitar este municipio que no llega a los 300 habitantes. 


Para llegar a Fanzara os recomendamos que desde la A7, que cruza la Comunidad Valenciana de norte a sur, salgáis en la CV-20 hacia Onda y sigáis por esta carretera tras salir de Onda hasta la salida de Fanzara por la CV-194. No es nada complicado, quizás el tramo desde Onda sea un poco más revirado, pero nada especialmente difícil. Además está cerca de muchas ciudades como Valencia, desde donde se llega en una hora y en apenas 30 minutos desde Castellón. Si viajamos desde Alicante o Tarragona se tarda algo más de dos horas.

¿Por qué un pueblo que no llega a los 300 habitantes es conocido por el arte urbano? En 2014 se tiene la idea y se contacta con el artista madrileño Pincho. Éste lo ve viable y así se celebró la primera edición del Festival MIAU, que corresponde con las siglas de Museo Inacabado de Arte Urbano. Tras seis ediciones (en 2020 no se ha celebrado por la pandemia del Covid-19) han participado 73 artistas que han dejado en Fanzara más de 150 obras. El MIAU tiene una doble función. En primer lugar intentar cerrar una herida que se abrió cuando el Ayuntamiento de Fanzara solicitó que se instalará en su término municipal una planta de residuos tóxicos. Esto dividió a los habitantes entre detractores y partidarios. Los que estaban de acuerdo alegaban que era beneficioso por el empleo que generaría. Como en muchísimos otros pueblos los jóvenes se van por la falta de oportunidades, sobre todo porque en municipios cercanos hay una industria azulejera muy potente. Por otra parte había vecinos contrarios a esta instalación por lo que suponía para el medio ambiente. Finalmente esta planta no se instaló en Fanzara, pero la confrontación siguió existiendo.


En segundo lugar el MIAU pretende revitalizar un entorno rural que poco a poco se apaga. Esto lo ha conseguido parcialmente, ya que si bien es cierto que la fama de Fanzara ha traspasado fronteras y miles de personas han visitado el pueblo, esto no se traduce en más dotaciones hosteleras, principalmente alojamientos, ni en un aumento de la población. Con todas, el día que estuvimos había bastante gente paseando por sus calles y las terrazas de los bares estaban llenas, coronavirus y mascarillas mediante.

Por último, otro objetivo del MIAU es fomentar el intercambio de experiencias entre personas de distintas generaciones (los habitantes de Fanzara son mayoritariamente mayores) y crear nuevos vínculos, relaciones y colaboraciones. De hecho los artistas se alojan en casas de vecinos. Este objetivo está plenamente conseguido, ya que aunque al inicio hubo reticencias (ya sabéis que los grafitis es cosa de gamberros) al final se ha demostrado que ha sido beneficioso para el pueblo.


Nosotros fuimos con la idea de que Fanzara nos iba a gustar. Ya os hemos contado que habíamos visto anteriormente en redes sociales o por reportajes en televisión y otros medios como blogs, lo que encontraríamos en Fanzara. Pero lo que ocurrió es que nos encantó. Paseando por sus calles vas de sorpresa en sorpresa. La frase más repetida es "¡mira, mira, mira este de aquí!. Si un mural os sorprende, el siguiente lo hará más. También muchas os arrancarán una sonrisa. Porque el arte también puede ser divertido.

Sí, Fanzara está llena de obras de arte urbano. Las hay de todos los tamaños. Desde mural que ocupan toda la pared de un edificio de varias plantas, a otras que cabrían en un folio. Junto a algunas hay panees con códigos QR que os llevarán a una web donde podréis "acumular" las obras vistas. Y no todo es pintura, también escultura. Y durante la celebración del festival, en el mes de julio, se ofrecen charlas, conciertos, performances, danza, proyecciones...  


Os recomendamos vivamente acudir a Fanzara. No importa la edad para disfrutar de esta maravilla de pueblo. Lo decimos con conocimiento de causa, nuestro grupo lo formaban personas entre los 5 y los 70 años. Tampoco importa la época del año. Lo importante es tener ganas de disfrutar. Nosotros volveremos para poder participar en alguna de las visitas guiadas que ofrecen y en los talleres que organizan para niños. 

Poco podían imaginar en Fanzara que pasarían de discutir si en su pequeño pueblo debía albergar una planta de residuos peligrosos a recibir artistas de todo el mundo y aparecer en las páginas de The Guardian o The New York Times, además de la mayoría de medios españoles. Aunque solo sea por este ejemplo, ¡viva el arte urbano!

(A continuación tenéis una galería de imágenes del MIAU. ¡Imposible quedarse solo con unas cuantas!)