Mostrando entradas con la etiqueta anfiteatro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta anfiteatro. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de noviembre de 2020

DESCUBRIMOS LOS MONUMENTOS DE LA TARRACO ROMANA

Año 19 a. C., toda Hispania está ocupada por los romanos. ¿Toda? Sí. Aunque hayamos empezado un poco Astérix aquí acaba la broma porque vamos a darle la vuelta. Es más, si hubiera un Frente Popular de Tarraco (o un Frente Tarraconensis Popular, no sé) y se preguntaran "¿Qué han hecho los romanos por nosotros?" la respuesta es obvia: muchas cosas.

Ya es momento de dejar estas citas más o menos pop y centrarnos en la Tarraco Romana. Porque la Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco fue una de las más importantes ciudades del Imperio Romano, no solo de Hispania. En primer lugar fue capital de la provincia de la Hispania Citerior (que se correspondería, más o menos, con Cataluña, la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia hasta Cartagena) y posteriormente de la Hispania Tarraconensis, que en su momento de máxima extensión comprendía la mayoría de la Península Ibérica, todo lo que quedaba al norte de una línea imaginaria entre el Duero al llegar a Portugal y la zona de Carboneras/Mojácar en Almería.

Esta importancia se demostraba en la cantidad de edificios públicos que existían en la ciudad, y sus alrededores. Vamos a realizar una ruta en la que iremos viendo, poco a poco, los monumentos romanos más importantes de Tarraco que han llegado a nuestros días. Las primeras paradas requieren de vehículo, aunque hay alguna alternativa a través de transporte público. En el año 2000 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad el Conjunto arqueológico de Tarraco. Y merece mucho la pena una visita.

Pero no vamos a empezar por Tarraco. En primer lugar vamos a hablar del arco de Bará. Éste es un arco del triunfo que se encuentra a unos 20 kilómetros al norte de Tarragona, en la localidad de Roda de Barà. Localizarlo es muy sencillo. Se encuentra en plena N-340. Recordad que esta carretera nacional comparte gran parte de su trazado con la Vía Augusta. De hecho se puede apreciar unos cuantos metros de esta vía. Nosotros recomendamos que lo veáis en sentido Tarragona, ya que así estaréis en disposición de seguir la ruta que os proponemos. 

Es un arco bastante sencillo, con un solo vano central con un arco de medio punto que sostiene un entablamento rematado por una cornisa. Por su aspecto recuerda al arco de Tito que se encuentra en el Foro de Roma, aunque carece del remate donde se lee la inscripción del arco romano. Además la decoración difiere, ya que no tiene relieves y las semicolumnas han sido sustituidas por pilastras. Pero es un buen ejemplo de arco de triunfo y, sobre todo, siempre sorprende.

Nos dirigiremos hacia el peaje de la AP-7 de Torredembarra para llegar al siguiente punto de la visita. Son poco más de 7 kilómetros. Tranquilos porque el peaje entre Torredembarra y Tarragona es gratuito, y a partir del 31 de agosto de 2021 se libera la AP-7 entre Tarragona y Francia. A unos 4 kilómetros nos detendremos en el área de servicio del Médol. No vamos a repostar, ni hacer pipí, ni tomar algo. Bueno, si lo necesitáis sí, claro, que no obligamos a nada. Pero paramos aquí para visitar la cantera del Médol, de la que se extrajeron 50.000 metros cúbicos de piedra para construir numerosos edificios. Todavía se pueden ver algunos sillares, pero lo más espectacular es un testigo de 16 metros de altura que nos hace una idea de la cantidad de piedra que se extrajo de esta cantera.

No abandonamos la AP-7. Siempre en sentido Tarragona-Castellón. A unos 9 kilómetros del área de servicio del Médol se encuentra un área de descanso. Entrad muy despacio, con mucho cuidado y aparcad, no es muy grande y suele haber gente. Este es el punto más cercano para poder visitar el acueducto de les Ferreres, o Pont del Diable (puente del Diablo). Una maravilla arquitectónica y de ingeniería que estuvo en uso hasta el s. XVII.

A nosotros nos pareció precioso. Puede que los acueductos sean los edificios romanos más bellos por sus arcadas y su esbeltez. Este, además, se encuentra en un entorno paisajístico privilegiado, rodeado de bosque mediterráneo. Podemos recorrer sus 217 metros de longitud y observar los alrededores desde sus 27 metros de altura dentro del canal que transportaba el agua en su momento. Sin duda una experiencia irrepetible. 

Ahora, por fin, llegamos al centro histórico de Tarragona. Vamos al meollo, a lo gordo. Os proponemos que aparquéis (si es que vais con vuestro propio vehículo) en la Rambla Nova o cerca, ya que estaréis en una buena posición para visitar los distintos edificios.

Empezaremos por el teatro romano. Será el primero porque es el edificio del que menos restos nos han llegado. El teatro era uno de los tres edificios, junto al circo y el anfiteatro, que dejaban a las claras la importancia de la ciudad. Y Tarraco tenía los tres. Es posible realizar una visita guiada y gratuita, aunque con motivo de las restricciones por la pandemia de Covid debéis de informaros en la web del MNAT (Museo Nacional Arqueológico de Tarragona) que es quien gestiona las visitas. 

Apenas quedan unas pocas filas de las gradas y algún elemento del escenario. Esto se debe a que, tras un incendio, los bloques de piedra fueron aprovechados para construir nuevos edificios. Este "reciclaje" de materiales es una constante a lo largo de la historia. ¿Bloques de piedra tallada más baratos y más cercanos? ¡Sí, por favor! Una estructura metálica, un poco fea y aparatosa para nuestro gusto, recrea el total del graderío. 

La siguiente visita nos lleva al foro de la colonia, el foro local. En esta parte de la ciudad, junto a una plaza, era donde se encontraban los edificios administrativos y de representación de la ciudad. El yacimiento se divide en dos parcelas, unidas por un puente que salva la calle que se abre entre ambas parcelas. Hasta nuestros días han llegado parte de la basílica, edificio que servía de tribunal, sede de transacciones económicas o mercado; una ínsula (manzana) de viviendas y una calle pavimentada. También hay restos de columnas y estatuas. 

A continuación nos vamos a dirigir a uno de los edificios más impresionantes que nos ha llegado. Este es el anfiteatro. Hace un tiempo ya le dedicamos un post en el blog, por lo que poco más nos queda para añadir. Simplemente decir que era el edificio donde se celebraban las luchas de los gladiadores y que está ubicado en un lugar privilegiado junto al mar. 

Muy cerquita del anfiteatro está el circo. Es decir, el lugar destinado a las carreras de carros (bigas, cuadrigas, etc.). Hacemos esta matización porque hay cierta confusión entre los edificios romanos, errores de hace años que hemos heredado. Con el circo es cuando una ciudad demostraba ser top. Medía 325 metros de longitud por 115 de anchura (en medidas de campos de fútbol, serían más de tres). Tendría capacidad para unos 25.000 espectadores. Alrededor de las dos rectas se situaban las gradas y en el centro la spina separaba ambos "carriles". En uno de los extremos se situarían las caballerizas (carceres) y en la otra una curva para permitir un mejor giro de los carros.

Era uno de los grandes entretenimientos de la época, y los mejores tenían una gran fama y consideración (veis, no hemos cambiado tanto). En Tarraco se conservan varios niveles de gradas en una curva y parte de una recta y varias bóvedas que permitían acceder a las gradas. Es impresionante imaginarse este inmenso estadio, sobre todo porque hay dos calles que coinciden con el recorrido de la pista.

Anexo al circo se visita el edificio del pretorio, que era donde residía el pretor, el encargado de impartir justicia y de gobernar la provincia. Tanto el circo como el pretorio se encontraban dentro del Foro Provincial, que era el espacio donde, alrededor de dos grandes plazas porticadas, se encontraban los edificios que administraban la provincia. Con la importancia que llegó a tener la Tarraconensis, supondréis que era un espacio privilegiado. Se distribuía en tres terrazas. La más baja ocupada por el circo, la media donde estaba las grandes plazas rodeadas de edificios administrativos, y la superior, donde se ubicó el espacio de culto. 

Sobre el pretorio, en época medieval, se construyó un edificio que servía como palacio para los reyes de la Corona de Aragón y, posteriormente, prisión. Para ello se aprovecharon elementos como la llamada bóveda "del Pallol". En el interior de este edificio se pueden ver diferentes restos, del antiguo Foro Provincial, como columnas y capiteles, esculturas, estelas o un bello sarcófago. Especial mención tiene su terraza. Si podéis, subid. Como curiosidad, en un patio hay una réplica de la famosa Loba Capitolina, regalo de la ciudad de Roma, hermanada con Tarragona.

Las entradas para el Foro de la Colonia, el anfiteatro y el Circo-Pretorio (entre otros centros del Museo de Historia de Tarragona) cuestan 3,30 € individualmente. Pero si compráis una entrada conjunta para 4 edificios cuesta 7,40 € u 11,05 € para todos los edificios gestionados por el Museo de Historia de Tarragona. Las familias numerosas pagaríamos lo mismo, con la salvedad que la misma entrada sería conjunta para toda la familia y no individual. Pero hay más descuentos para pensionistas y jubilados, desempleados, discapacitados, grupos, estudiantes mayores de 16 años y familias monoparentales, que pagarían 1,70 €, 3,65 € o 5,50 €, dependiendo del tipo de entrada. Además los menores de 16 años, grupos escolares y (¡ojocuidao!) visitantes de Port Aventura presentando la entrada del parque, entrarían gratuitamente.


Todo el conjunto de Tarraco, estaba rodeado de una muralla, uno de las primeras estructuras que se construyeron en la ciudad. Gran parte de éstas todavía se conservan, incluyendo las torres que servían para vigilar y defender. Es posible pasear por el denominado paseo arqueológico que incluye los jardines del Campo de Marte

Por último vamos a mencionar el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona. Se encuentra en una zona de la ciudad junto al río Francolí. En el exterior del museo se encuentra una necrópolis paleocristiana con cerca de cincuenta tumbas excavadas. Como curiosidad, en el parking del Centro Comercial Parc Central, que se encuentra junto al MNAT, cruzando la calle, se halló parte de la necrópolis y de restos urbanos. Los restos son visitables. Si no me falla la memoria creo que es la primera vez que veo un yacimiento arqueológico (visitable) en el parking de un centro comercial.   

Como veis Tarragona tiene muchas cosas para visitar. ¡Y solo hemos hablado de los monumentos romanos! Evidentemente son los más importantes de la ciudad pero no podemos dejar de visitar muchas otras cosas de Tarragona. Pero de eso ya hablaremos en otro post. 

miércoles, 18 de septiembre de 2019

GLADIADORES EN EL ANFITEATRO DE TARRACO

Había llegado el gran día. Prisco estaba completamente concentrado. Cerró los ojos un instante y oyó de fondo el rumor del mar. Entonces avisaron. Salían a la arena. Al salir el sol le cegó un segundo y se ayudó de su antebrazo izquierdo para poder ver algo. 12.000 personas les jaleaban, el rugido era ensordecedor. Prisco sonrió al comprender que el momento había llegado, era gladiador y se estrenaba en Tarraco.


Tarraco, la actual Tarragona, fue una de las ciudades más importantes del Imperio Romano. Desde el año 197 a.C. se convirtió, primero, en la capital de la Hispania Citerior y, posteriormente, de la Tarraconensis. Durante siete siglos su esplendor brilló. Su importancia explica que fuera una de las ciudades romanas donde convivían los tres edificios dedicados al ocio en su época, el teatro, el circo y el anfiteatro. En esta ocasión vamos a contaros nuestra visita al anfiteatro.


El anfiteatro era el edificio donde se representaban los combates de los gladiadores, los munera, y las venationes, los combates con fieras. A pesar de la leyenda, no todos eran a muerte, pero un gladiador podía ganarse muy bien la vida y eran admirados como auténticas estrellas. El anfiteatro más famoso es el Coliseo romano, aunque su nombre original es Anfiteatro Flavio, en honor del emperador bajo el que se construyó. El más antiguo conocido es el de Pompeya, que carece de muchas de las estancias que vamos a ver a continuación.


En cuanto al anfiteatro de Tarraco, se construyó a finales del s. II d.C y durante el siguiente siglo fue sometido a reformas por parte de Heliogábalo, que lo dejó escrito en una inscripción que rodeaba el edificio y de la que se conservan fragmentos. Estaba situado fuera de las murallas de la ciudad, en una zona cercana a la playa y junto a la Vía Augusta, la calzada que conectaba Roma con Gades (actual Cádiz) casi en paralelo al mar Mediterráneo. Esta ubicación tendría una función política, para resaltar la importancia tanto de la ciudad como del propio edificio. 


Con unas medidas de 109,5 m x 86,5 podía albergar entre 12.000 y 16.000, dependiendo de la fuente que consultemos. Aprovecharon parte de la roca para excavar una parte del graderío, levantando otra parte de las gradas mediante obra. En ocasiones podía desplegarse un toldo (velarium) que protegería a los espectadores del sol.


En la cavea (graderío) se puede observar perfectamente los muros que servían de separación entre los diferentes niveles, cada uno reservado a una clase social. Cuanto más cerca se estaba de la arena, el espectador pertenecía a una clase más alta. En el centro de la grada más cercana al mar, bajo un gran arco, estaría el palco, la "zona VIP" del anfiteatro, donde estaría el mandatario de la ciudad. 


En Tarraco también es muy visible el foso, que estaría cubierto por una tarima de madera y bajo el cual se podían mover gladiadores o fieras que aparecían en la arena a través de trampillas, lo que añadía un elemento sorpresa al espectáculo. Si habéis visto Gladiator sabéis de qué estamos hablando. En un lateral del foso se encontró un santuario dedicado a Némesis, la diosa protectora de los gladiadores. Se conserva una copia de una pintura de esta deidad, el original está en el Museo Arqueológico de Tarragona


Desde que el anfiteatro dejó de tener uso, tras la caída del Imperio, sus distintos elementos constructivos (sillares, columnas, etc.) fueron reutilizados para nuevas construcciones. En la misma arena del anfiteatro se construyó, y se conservan los restos, una basílica visigoda en el s. VI sobre la que se construyó una iglesia románica en el siglo XII, al finalizar la época musulmana. Cabe destacar que en la arena del anfiteatro fueron quemados vivos el 21 de enero del 259 Fructuoso, Aurigio y Eulogio, que fueron canonizados por la Iglesia Católica como mártires. 


Parte del buen estado del anfiteatro de Tarraco proviene de la reconstrucción que se realizó entre los años 1970 y 1973, que nos ha permitido ver gran parte de los elementos que componían este edificio, como los vomitorios (entradas a las gradas) o la Porta Triumphalis (Puerta Triunfal) por la que salían los vencedores tras ser aclamados. En el año 2000 el conjunto de los restos arqueológicos de Tarraco fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Llegar al anfiteatro es muy fácil, hay numerosas indicaciones y podemos pasear previamente por el Parque del Anfiteatro, un jardín donde, además, hay pequeños espacios con plantas típicas del mundo romano, como la vid, el romero, o el espliego, con las consiguientes explicaciones. Este parque, que está en terrazas, cuenta en su parte superior con un bar que hace las veces de mirador. Desde el parque se ve perfectamente todo el anfiteatro, pero si tenéis oportunidad no dejéis de bajar a visitarlo. Eso sí, los carros y sillas de ruedas tienen bastante difícil su acceso a la arena.


En cuanto a precios la entrada individual cuesta 3,30 €, la entrada conjunta a todos los recintos que gestiona el Museo Arqueológico de Tarragona son 11,05 €, y si solo queremos visitar 4 recintos serán 7,40 €. Existe una bonificación para pensionistas y jubilados, desempleados, estudiantes mayores de 16 años, discapacitados y familias monoparentales, que pagarían 1,70, 5,50 y 3,65 respectivamente. Las familias numerosas se supone que tienen un precio reducido, pero es el mismo que las entradas sin bonificar. Por suerte nos pudimos beneficiar de la gratuidad de las entradas a menores de 16 años y para los visitantes de Port Aventura (¡llevad siempre las entradas encima!).

Por último recomendaros que visitéis el anfiteatro los viernes y sábado de agosto, ya que podréis ver el espectáculo Anfiteatrum, que narra una historia con Tarraco y su anfiteatro como protagonistas y recrea una lucha entre gladiadores. Si no podéis descargaros una aplicación gratuita para el móvil, IMAGEEN, que permite mediante realidad virtual visualizar en 360º el anfiteatro y asistir a una lucha entre gladiadores. ¡Vuestros hijos alucinarán!

jueves, 24 de mayo de 2018

POMPEYA: DONDE EL TIEMPO SE DETUVO

24 de agosto del año 79 d.c. Después de cuatro días de continuos terremotos, el monte Vesubio entra en erupción. Las coladas y cenizas llegan a varios municipios de la actual Campania sepultándolos y permitiendo que durante siglos durmieran un sueño del que parecía que nunca iban a despertar. Pero los textos clásicos (principalmente por Plinio el Viejo y su sobrino Plinio el Joven) no dejaban duda de su ubicación y finalmente en 1748 las ruinas de Pompeya fueron localizadas (aunque se supone que en 1550 se habían localizado restos).




Los restos de Pompeya nos permiten descubrir unos restos perfectamente conservados de la vida cotidiana durante el primer siglo de nuestra era. Lejos de considerar al común de los habitantes del Imperio Romano un sibarita zampabollos que comía reclinado en su triclinio mientras su esclavos les abanicaban, su civilización y la nuestra no están tan lejos.


Bares, edificios para el ocio, grandes espectáculos, gimnasios... Viviendas de alquiler, anuncios, negocios, peajes... Dos mil años después no hemos cambiado tanto. Esa es la gran enseñanza que extraemos de Pompeya. Y es una lección muy valiosa que nos llena de humildad.

La visita a Pompeya dura tanto como queramos y puede llevarnos todo un día, es una ciudad entera en la que se puede entrar "impunemente" en casas, comercios, y todo tipo de edificios (siempre y cuando esté permitido, claro está). Os recomendamos calzado cómodo (muy cómodo) y ropa adaptada a todo un día caminando. También os aconsejamosacon intentéis hacer vuestras necesidades antes de entrar ya que dentro no hay muchos baños y puede ocurrir que os pille un poco lejos.



Os recomendamos entrar por la Porta Marina, a la que antecede una torre del siglo XIII. Cerca de esta puerta es donde se encuentran la mayor parte de los servicios de Pompeya (baños, taquilla, cajero automático, taquillas para objetos personales...). Además aquí tiene parada el tren procedente de Nápoles, que es el mejor medio de transporte en esta zona (solo pensar en conducir por Nápoles hace que una gota de sudor frío recorra mi espalda).


Lo primero que nos sorprende al visitar Pompeya es el pavimento de las calles. Todas perfectamente empedradas, con esos bordillos altos y esas piedras altas como pasos de cebra que hacen las delicias de los niños. Esto tiene una razón, claro. En primer lugar porque no existía alcantarillado y las aguas sucias debían correr por algún sitio sin que las pisaran constantemente. La otra era que los pasos tienen la misma distancia y solo se podía circular por Pompeya con sus carros, que tenían los ejes a la distancia adecuada para sortear estos pasos de peatones. Evidentemente cobraban un alquiler por el uso de esos carros.


Como primera parada en nuestra visita iremos al foro, la plaza mayor, donde se encontraban los edificios públicos y religiosos más importantes de la ciudad, además del mercado (macellum). Era un espacio abierto donde una columnata sostenía un porche para resguardarse en caso de lluvia, todavía queda parte de estas columnas. En un lateral se encuentra la , el lugar que regía los pesos y medidas en Pompeya y donde podían acudir para comprobar si eran correctos y así evitar fraudes. Junto a la mensa hay un almacén donde se pueden observar varias de las figuras que se obtuvieron al rellenar con yeso algunos huecos que se encontraron en diversas excavaciones y que correspondían con los restos desaparecidos de víctimas de la erupción volcánica. Las más famosas son la de una persona en cuclillas y la del perro que se retuerce. Estremecen.




Seguidamente os recomendamos que vayáis hacia la zona del teatro grande y el odeón (teatro pequeño), donde de camino podréis visitar las termas estabianas, las más grandes y antiguas de la ciudad. Tenía espacios diferenciados para su uso por hombres y mujeres. Otras más pequeñas separaban el uso por géneros estableciendo horarios. En Pompeya había otras tres termas (las suburbanas, junto a la Porta Marina; las del foro, elegantemente decoradas; y las centrales, cuya ampliación no fue terminada) y su función en la cultura romana no se limitaba al aseo y la higiene, ya que era también un lugar social, donde se encontraban los ciudadanos y charlaban.

Los teatros eran, evidentemente, edificios culturales y de espectáculos. El odeón estaba techado completamente y se destinaba a actuaciones musicales o recitales poéticos. El teatro grande, se destinaba a obras teatrales y aprovechó una pendiente natural para construir su graderío como se hacía en la cultura griega. Conserva muy bien el escenario. Es curioso que las gradas conservan las marcas y la numeración que delimitaba cada asiento (cada fila estaba reservada para los distintos estamentos sociales, cuanta más importancia más cerca estaba del escenario).

De ahí nos dirigiremos hacia uno de los edificios más representativos de Pompeya, el anfiteatro (no confundir con teatro). Es el anfiteatro más antiguo, tanto es así que carece de galerías subterráneas como el Coliseo romano. Antes de llegar está el huerto de los fugitivos, un espacio donde se pueden visitar más yesos aterradores.




Para continuar la visita podemos hacerlo recorriendo la muralla que rodeaba Pompeya, o bien callejeando. Lo ideal, como en tantas cosas, es una mezcla de ambas, ya que si no nos perderemos las casas pompeyanas que son muy interesantes. Ejemplos hay muchos: la Casa del Fauno, la del Poeta Trágico, la de la Columna Etrusca, la de Meleagro, la de Apolo, la de Menandro, la del Citarista, etc. Los nombres proceden de elementos que se han hallado durante las excavaciones. Casi todas están decoradas con pinturas murales, ya sean escenas o simplemente con bandas desde el zócalo, con el conocido rojo pompeyano, un granate (quien esto escribe es un hombre, no me pidáis un análisis cromático más afinado). También de negocios como el thermopolium, una taberna de la que se conserva la barra donde hay unos huecos donde se conservaban alimentos fríos y/o calientes preparados y listos para que los clientes los consumieran en la calle (street food, ¿os suena?). También el lupanar, el prostíbulo, decorado con pinturas eróticas.

Por último visitaremos la Villa de los Misterios, una casa de campo conocida por las pinturas que decoran muchas estancias, de una elegancia exquisita, sobre cuya temática no se ponen de acuerdo los expertos (de ahí el nombre) aunque se supone que pueden versar acerca de ritos iniciáticos. Al encontrarse en las afueras podremos ver tumbas, ya que una costumbre romana era enterrar a sus fallecidos en los caminos.


La entrada general a Pompeya cuesta 15 euros y 9 € la reducida, de la que se pueden beneficiar ciudadanos europeos entre 18 y 24 y mayores de 65, estudiantes y profesores. Los menores de 18 años tienen la visita gratuita.



Al menos una vez en la vida hay que visitar Pompeya. Olvidaos de Italia, olvidaos de la Campania y de Nápoles, la sola visita a Pompeya bien merece un viaje. A pesar de que el Vesubio sigue vigilando, amenazante, y de vez en cuando sugiere que va a volver a expulsar lava y cenizas, el riesgo merece la pena. Porque ellos, tanto los pompeyanos que murieron como los que se salvaron, somos nosotros.