Mostrando entradas con la etiqueta Playmobil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Playmobil. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de diciembre de 2021

LA MAGIA DEL HOTEL DEL JUGUETE DE IBI

Hace poco pudimos desquitarnos con uno de los deseos viajeros (esos que de cara a la galería no tenemos) de hace bastante tiempo. Por fin pudimos disfrutar del Hotel del Juguete, un establecimiento tematizado especialmente recomendado para familias. De hecho es el único en toda España ambientado en el mundo del juguete. En tiempos de hoteles “Only adults” está bien que también existan alojamientos “Family friendly”.

Hotel del Juguete

El Hotel del Juguete se encuentra en la localidad alicantina de Ibi. Está en el interior de la provincia, muy cerca de Alcoy, para situaros. Que haya en esta localidad un hotel temático dedicado a los juguetes no es casual. Desde hace más de un siglo en Ibi se han instalado varias de las fábricas de juguetes que han sido protagonistas de los juegos de miles (si no millones) de niños y niñas de España y todo el mundo. Una industria que se extendió por municipios vecinos como Onil, especializado en las muñecas, como ya os contamos en el post sobre el Museo de la Muñeca, que se sitúa, precisamente, en Onil.


A pesar de los múltiples cambios que ha tenido que adoptar esta industria para sobrevivir, todavía perviven en Ibi algunas de las fábricas que llenan los catálogos y las cartas a Papá Noel o los Reyes Magos cada Navidad. Marcas como Moltó, Injusa, Joal, Guisval o Feber, nacieron en esta población. Ibi no olvida esa historia, y en sus calles hay numerosas referencias a esta industria de la que se sienten tremendamente orgullosos. Porque, ¿hay algo que llene más de orgullo que hacer felices a los demás?


VAMOS A CENTRARNOS, ¿POR QUÉ ES ESPECIAL EL HOTEL DEL JUGUETE?



El Hotel del Juguete se sitúa en pleno centro de la localidad, junto al Ayuntamiento. Concretamente en la calle Escoleta nº4. Nada más entrar ya se nota que no estamos en un hotel al uso. Los juguetes, los juegos, el mundo infantil está presente al cruzar la puerta. Como vais a ver no es un hotel solo para niños, pero es cierto que tienen un gran peso en las actividades que ofrecen.


Por ejemplo, en la primera planta hay una terraza en la que hay una serie de juegos infantiles y una cama elástica. Los adultos no pueden usarla, pero la tentación está ahí. También hay unos juegos electrónicos de velocidad y reflejos muy curiosos, ya que se accionan mediante un mecanismo manual. Si vais en otoño o invierno, aprovechad esta terraza durante las horas de luz.

Hotel del Juguete


Otro de los espacios más chulos del hotel es una sala de juegos, que también se encuentra en la primera planta. Aquí se combinan juegos tradicionales, como los Lego o un cuatro en raya gigante, con juegos tecnológicos como una pantalla táctil con actividades infantiles, una consola PlayStation Vita o una emuladora arcade con multitud de videojuegos de los 80 y 90s. Aquí se puede jugar y disfrutar en familia.


Una de las cosas más sorprendentes es la infinidad de detalles que hay repartidos por todo el hotel. Paneles con la historia del juguete en los pasillos, un buzón de los deseos (donde la mayoría pide volver), o puertas para que el Ratón Pérez pueda entrar, en caso de necesidad. No dejareis de descubrir detalles durante vuestra estancia.


LAS HABITACIONES



Las habitaciones son las joyas de la corona del Hotel del Juguete. Cada una está ambientada alrededor de un juguete distinto. En total son 19 habitaciones. Cada una de ellas es distinta, no solo por la temática, también por el tamaño o la disposición. Las habitaciones tienen las siguientes temáticas: Nancy, Barriguitas, Playmobil (dos habitaciones, una superior y otra estándar), Nenuco, Pin y Pon, Super Wings, Lego, Invizimals, Barbie, Family Play (equipada con una consola Playstation), Dinosaurios, Fisher Price, Superhéroes, Mr. Potato, Regreso al pasado.


Además hay tres habitaciones muy especiales, ya que están dedicadas a cada uno de los Reyes Magos, es decir, Sus Majestades de Oriente Melchor, Gaspar y Baltasar. Son habitaciones dúplex y, además, la de Baltasar incluye juguetes Hot Wheels.

Hotel del Juguete


Hay habitaciones para familias más pequeñas y también (por fin) habitaciones para familias numerosas. Éstas suelen tener dos camas de 150 cm de anchura, más que suficiente para que descanse toda la familia. Todas las habitaciones tienen están equipadas con juguetes referentes al tema de la habitación, televisor, un minibar y baño completo.

Nosotros escogimos la habitación Playmobil Superior, y fue un acierto. En primer lugar porque la habitación es bastante grande. También porque a todos nos encantan los playmobil. En un primer momento fue imposible separarlos de los clicks.

RESTAURANTE Y LUDOTECA



Otro de los puntos fuertes del Hotel del Juguete es su restaurante. Al contrario que muchos hoteles actualmente, no tiene buffet libre y se pide a la carta. Hay dos tipos de menú a elegir. Por un lado un menú de tapeo en el que se pueden escoger 5 tapas distintas entre prácticamente una quincena de opciones, o bien un menú con un entrante, plato principal y postre.

Nosotros las dos noches que estuvimos nos decantamos por la segunda opción. Si nos permitís una recomendación, las carrilleras estaban muy buenas y muy tiernas. En el caso de los niños los menús tienen dos platos y se pueden escoger tiras de pollo, minipizza, minihamburguesas, sopa o ensalada, entre otras opciones.

Como ocurre con el resto del hotel, la decoración es muy chula y con un montón de detalles. Por ejemplo, un cartel que simula unas enormes letras de Scrabble, piezas gigantes de Lego, o columnas que simulan ser crayones. Todo muy colorido. Además durante la cena bien el Ratón Quico (primo del Ratón Pérez) o Jet, protagonista de Super Wings, visitarán el restaurante para saludar y hacerse fotos con los niños.

Hotel del Juguete


El restaurante no es exclusivo para clientes del hotel, y cualquier persona que quiera puede disfrutar de la rica comida que preparan. Os aconsejamos reservar previamente para aseguraros la disponibilidad de mesa.

Uno de los servicios que más aprovecharon nuestros hijos fue la ludoteca. Se encuentra en un semisotano junto a la zona del restaurante. Solo abre por la tarde hasta el final de la cena. Pero en nuestro caso exprimieron cada minuto. Los niños se lo pasan en grande jugando con otros niños. Y los padres encantados, porque podemos tener un rato para nosotros. Durante las cenas, entre plato aprovechaban para bajar y jugar un poquito.

EXCURSIONES DESDE EL HOTEL DEL JUGUETE



Además Ibi es un municipio que tiene bastantes cosas para visitar. Cuenta con tres museos que son muy interesantes para toda la familia. Como característica común tienen que ocupan antiguas fábricas de juguetes que han sido rehabilitadas para su uso.

En primer lugar el museo del videojuego Arcade Vintage. Situado en la antigua fábrica de juguetes Rico, apenas a 200 metros del Ayuntamiento y del Hotel del Juguete. Nosotros ya lo habíamos visitado con anterioridad, y publicamos en su día un post acerca de este lugar. Muy recomendado para quienes vivimos las décadas de los 80 y los 90, ya que seguramente visitarías algún salón recreativo (unos billares, vamos) y disfrutaste como un enano con 25 pesetas.

También son muy recomendables dos museos que ocupan las instalaciones de la antigua fábrica de juguetes Payá, la decana de las industrias jugueteras en Ibi. Estos museos son, por una parte el Museo Valenciano del Juguete, que recoge una amplísima muestra de algunos de los juguetes que se fabricaban hace décadas en Ibi, con otros del mismo tiempo de otros lugares del mundo. Por otra parte el Museo de la Biodiversidad, un museo con un marcado carácter divulgativo y que quiere trasladar la importancia de conservar las distintas especies de seres vivos que viven en los distintos hábitats de nuestro planeta.

Desde el Hotel del Juguete nos ofrecieron una visita panorámica a Ibi en un tren turístico. Tiene una duración aproximada de una hora y recorre algunos de los principales puntos de interés de Ibi con salida y llegada en el Ayuntamiento. Esta actividad tiene un coste de 5 € por persona y es muy entretenida, os la recomendamos.

PARA FINALIZAR


Hotel del Juguete


Por último, y no por ello menos importante, queremos destacar una de las cosas que más ayudan a disfrutar de la estancia en el Hotel del Juguete. Esto es la maravillosa atención del cliente por parte de todos los empleados. El trato es magnífico por parte de los trabajadores y trabajadoras del hotel. Lo hacen todo fácil. Se merecen un 10.

Si con todo lo que ofrece el Hotel del Juguete os aburrís, en recepción tienen un servicio de préstamo de juegos de mesa. Ya sea en vuestra habitación o en una de las mesas de la cafetería, podréis disfrutar de un ratito con algunos de los juegos más populares.

Los fumadores lo tendrán un poco complicado, ya que todo el Hotel del Juguete es un "espacio sin humo" y no se puede fumar en ninguna dependencia. De hecho hay un cargo extra si se fuma en las habitaciones.

Aunque depende un poco de la personalidad de cada niño, pero creemos que la edad máxima para visitar el Hotel del Juguete estaría entorno a los 10-11 años. Nuestro hijo mayor tiene 12 y jugó, sobre todo, con los arcades. Aunque confesó que le gustó mucho el hotel.

El Hotel del Juguete es caro, no os vamos a mentir. Nosotros tuvimos la inmensa suerte de poder aprovechar el Bono Viaje de la Comunidad Valenciana, una fantástica iniciativa para reactivar el sector turístico tras el parón de la pandemia. Pero merece mucho la pena y es un lugar muy especial.


Toda la familia, aunque especialmente los niños, disfrutarán de todo lo que ofrece que, como habéis podido comprobar, es mucho. Y es que hay cosas que el dinero no puede pagar. 

domingo, 8 de marzo de 2020

DE VUELTA A NUESTRA NIÑEZ EN EL MUSEO DE LA MUÑECA DE ONIL

Para los que todavía somos jóvenes (ejem, ejem) nombres como Nancy, Barriguitas, Nenuco o Mariquita Pérez nos llevan a tardes de juego, cartas a los Reyes Magos o regalos de cumpleaños. Onil, una localidad situada en el interior de la provincia de Alicante, es el lugar donde nacieron estas creaciones, y muchas más. Para rendir homenaje a su producto industrial más internacional, se creó el Museo de la Muñeca de Onil. 


Este museo se encuentra situado en una antigua casa señorial, la Casa de L’Hort (Casa del Huerto) perteneciente a la familia Payá, una familia pudiente con conexiones con la realeza cuyo miembro más destacado fue el cardenal Payá. Es un magnífico edificio que en su planta baja y dos alturas, hace un completo repaso a la historia de la creación de las muñecas como objeto industrial, y hace un repaso por los siglos XIX, XX y XXI. 


Pero lo primero que encontramos al entrar al Museo de las Muñecas es una sala con suelo de cristal, lo que permite ver una excavación que ha rescatado la bodega donde la familia Payá almacenaba sus vinos, en tinajas de barro. También podemos ver las escaleras que conducían a un bunker construido en la Guerra Civil Española. Posteriormente se pasa a la sala donde se muestra el proceso de fabricación de las muñecas. 


Este proceso de fabricación comienza con el esbozo en un papel de la primera idea. Posteriormente se realiza una escultura en arcilla del primer prototipo de la muñeca. Cuando ya se ha dado el visto bueno, se realiza un molde donde se realiza la pieza que corresponda en vinilo. A continuación se ponen las piezas que definen los rasgos, como los ojos y el cabello, y por último se confecciona la ropa y se les visten. A pesar de todo sigue siendo una industria que todavía tiene un fuerte carácter artesanal, ya que se necesitan 21 operarios para realizar cada una de las muñecas. 


La visita continúa en la primera planta, dedicada a la historia de la muñeca durante los siglos XIX y XX. Aquí conocemos la historia de Ramón Mira Vidal el impulsor de la fabricación de las muñecas, un guardia civil que en su tiempo libre realizaba muñecas con barro cocido. El éxito de sus muñecas le llevó a investigar otro material que sustituyera a éste, dada su fragilidad. Así dio con una mezcla que denominó “la gacha”. A partir de ahí Onil empezó, gracias a sus muñecas, a hacerse famosa. 


Precisamente es FAMOSA la fabrica más conocida en Onil (aunque actualmente concentra su producción en un polígono industrial en la capital alicantina). Con las siglas de Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil Sociedad Anónima se han comercializado muñecas como Nenuco, Barriguitas, Nancy, Pin y Pon y actualmente las Jaggets, muñecas que han ilusionado a generaciones de niñas y niños. Parte de la historia de Famosa también se puede ver en esta planta del Museo de Muñecas. 


También podemos ver varias colecciones de muñecas históricas de todo el mundo. Una reproduce muñecas de varias culturas, que demuestran que hace miles de años ya se jugaba con estos juguetes. En otra sala hay una colección de muñecas, algunas del s. XIX, realizadas con porcelana. Además se han aprovechado elementos y mobiliario original de la casa señorial para situar algunas muñecas históricas. 


La última planta de la casa también es muy especial. En primer lugar encontramos una buhardilla con un montón de juguetes (y muñecas) que han salido de las factorías de Onil. Esta buhardilla hace un rápido repaso a varias décadas de juegos. A continuación dos grandes salas muestran varias colecciones. En la primera encontramos varias recopilaciones de Barriguitas y Nancys, dos de las muñecas más famosas de España. Con estas muestras no sólo se repasa la historia particular de un juguete, si no también la historia social de nuestro país desde hace unos cincuenta años. Un repaso a las modas de cada momento, no solo en la ropa, también en imitación de personajes famosos, profesiones con más proyección social, etc. Es fácil ver la evolución de nuestro país en las muñecas. También se recogen otras muñecas fabricadas en Onil que no han gozado de tanta fama, pero seguro que han alegrado miles de horas a niñas y niños de todo el mundo. 


En la otra sala de esta segunda planta hay una impresionante colección con miles de “clicks” de Playmobil, y sus archiconocidos complementos, desde el deseado barco pirata a los modernos vehículos con cámaras inalámbricas. Este juguete nacido en Alemania también tiene parte de su historia en Onil, ya que Famosa compró licencias para sus conocidísimos Famobil, hasta que al cabo de unos años fabricaron directamente los Playmobil originales. De hecho la factoría se encontraba en la entrada de Onil, y se podía visitar (mi hermana fue de excursión con el cole) pero ahora solo es un centro de empaquetado y distribución, y no se puede visitar. 


La visita al Museo es totalmente gratuita. Se puede solicitar el préstamo de unas audioguías, también gratuitas, que narran la historia de la casa, el proceso de fabricación de las muñecas y la historia de su fabricación en Onil y lo que supuso para este municipio. La visita dura entre una y dos horas, dependiendo de lo que queramos detenernos en cada sala, y hay mucho donde detenerse y dejar volar los recuerdos. 


Se puede visitar de martes a domingo de 11:00 a 13:30, y los sábados, además, de 17:30 a 19:30. El museo es totalmente accesible por lo que nadie tendrá problemas para disfrutar de sus instalaciones. Este museo es una gozada, no hay visitante que no diga “esa la tenía yo (o alguien conocido)”. Un repaso a nuestra infancia, nuestra memoria y nuestras horas de juegos, esas que no queremos que nuestros hijos se pierdan.