jueves, 8 de marzo de 2018

FALLAS DE VALENCIA: INSTRUCCIONES DE USO

Valencia tiene a la vuelta de la esquina sus fiestas más conocidas. Un evento que atrae miles de personas a una celebración medio religiosa medio pagana que es antesala de la primavera. Del 15 al 19 de marzo Valencia entra en un espiral que en ocasiones confunde a los que desconocen esta ciudad.
Os queremos dar unos cuantos consejos para aprovechar mejor vuestra visita a las Fallas, tanto si habéis estado ya, como si es la primera vez que vais.
VOCABULARIO: Antes que nada vamos a aclarar conceptos. Con el nombre genérico de "falla" se conoce tanto a la "Comisión", es decir, la agrupación de personas que se asocian para celebrar estas fiestas, como el monumento, o sea, la composición formada por varias escenas con muñecos hechos de distintos materiales como carton-piedra, poliestileno, etc. (ninots) que la noche del 19 al 20 de marzo arde en llamas. Otra cosa, las falleras (integrantes femeninas de las comisiones) se visten de valencianas, no se visten de fallera, ni mucho menos se disfrazan.

VER FALLAS: El mérito artístico de los monumentos es indudable. Ir a visitarlos es una obligación. Existen diferentes categorías (secciones) en función del presupuesto del monumento. La categoría más alta es la Sección Especial, que en el monumento "grande" superan los 80.000€ de coste, y en Infantil los 17.000€. Son las más espectaculares y las que concitan un mayor número de visitas. Todos los monumentos están realizados con el mismo cariño y el mismo esfuerzo por parte de la Comisión, tenga el coste que tenga. Todos compiten en sus respectivas secciones, a excepción de los monumentos municipales, que son los que se plantan en la Plaza del Ayuntamiento y están fuera de concurso.
Os aconsejamos que os hagáis con una guía para seleccionar mejor aquello que queréis ver, o comprender mejor la crítica y sátira de los monumentos. La más prestigiosa es El Turista Fallero, que sigue la actualidad fallera durante todo el año y ofrece unos consejos muy acertados. Los principales diarios valencianos (Levante y Las Provincias) publican especiales los días previos a la Plantà (el momento en el que se montan, se plantan, los monumentos), y se pueden consultar online. También es aconsejable descargarse la app oficial de las Fallas.
La mejor hora para ver fallas es la madrugada, puesto que la mayoría de la gente está a otros menesteres. Como con los niños esas horas son prohibitivas, intentad madrugar y aprovechad las horas de la comida puesto que hay menor afluencia de gente. Cuanto más se acerque el día de San José (19 de marzo) mayor cantidad de público se concentra en las calles.
Algunas comisiones, fundamentalmente los de Sección Especial, cobran para ver el monumento de cerca. El precio no es muy alto, entre 1 y 2 euros.
Cada año hay mayor número de comisiones que planta fallas experimentales, dejan de lado aquellas propuestas tradicionales (ninots, escenas, sátira) para ofrecer obras de arte contemporáneo efímeras. La más conocida es Mossen Sorell-Corona, que incluso ha contado con artistas reconocidos para la creación de su monumento.
PÓLVORA: Es un elemento indispensable. No se conciben las fiestas falleras sin las despertaes, mascletaes, castillos de fuegos artificiales...y sin los niños porcu... que no paran de tirar petarditos (aunque algunos mayores, por su capacidad de fuego, son mucho peores y más peligrosos). Vayamos por partes:
- Mascletà (en pl. mascletaes): Plaza del Ayuntamiento. 14:00 h. Senyor pirotécnic, pot començar la mascletà. Del 1 al 19 de marzo, ambos inclusive, esta tradicional y esperada frase enciende la mecha de una sucesión de explosiones a distinto ritmo y altura, a los que se ha incorporado en los últimos años elementos de color. Disculpad si no soy capaz de definirlo con mayor precisión, es algo que se debe de vivir. Para los profanos es ruido. Para los valencianos una sinfonía de 5-6 minutos de duración. Si os va la marcha situaos en algún lugar con un edificio a vuestras espaldas para que rebote el sonido. Si preferís menos intensidad poneos junto a una calle abierta. La sabiduría popular marca que si os tapáis los oidos debéis tener la boca abierta.
- Castillo de fuegos artificiales: todas las noches del 15 al 18 de marzo a partir de medianoche desde el viejo cauce del río Turia, se dispara un castillo. La noche del 18 al 19 ese castillo se convierte en la Nit del Foc (noche del fuego), un espectacular castillo que congrega a miles de personas.
- Petardos everywhere: no los váis a esquivar, por más que lo intentéis es imposible. Aunque hay zonas acotadas (valladas y señalizadas) lo más común es que no se respete. Paciencia.

MÚSICA: El tercer elemento de la Santísima Trinidad fallera junto al fuego y la pólvora. La encontrarás en todas partes, ya sea en bandas de música por pasacalles que recorren toda la ciudad, en verbenas nocturnas, o en los conciertos (gratuitos pero para los que se requiere invitación).

MOVERSE POR VALENCIA: Sí o sí en transporte público y andando. El centro, donde se concentra la mayor parte de los monumentos, se cierra al tráfico y no se puede acceder con el coche particular. Si váis con niños pequeños que vayan en carro podéis tener algún problema de movilidad, sobre todo en mogollones. A mí una vez, con mi hijo mayor en silla de paseo, un señor me echó una pequeña bronca porque le molestaba el carro. Le invité a marcharse a su casa, con educación. Si optáis por el carro tened cuidado y paciencia en las aglomeraciones. Acordaos de la capota de plástico, ya que por las noches todavía refresca y estarán protegidos ante un petardo perdido.
Hay autobuses que recorren los principales monumentos, una buena opción para aprovechar el tiempo al máximo.

COMER: ¿Paella? Hay más días y mucho que ver. A menos que os sobre tiempo, algo complicado en fallas, os recomendamos que os alimentéis a base de bocadillos. El bocadillo en Valencia es una auténtica institución y la variedad es muy grande. Más allá del bocata de jamón con tomate, existen proezas culinarias como el chivito o el Almussafes.
Para desayunar o para coger fuerzas nada mejor que unos buñuelos recién hechos con chocolate. Tanta tradición existe en Valencia con este dulce que las distinciones que entrega la Junta Central Fallera son buñuelos. Encontraréis puestos en prácticamente cada calle, pero nosotros somos muy fans de los que hacen en la Horchatería Fabián, en la Calle Ciscar 4. A pesar de las colas, vale mucho la pena.

CALLES ILUMINADAS: Desde que se pone el sol arcos de luces iluminan los barrios. Millones de bombillas que incluso realizan espectáculos audiovisuales. Las más espectaculares se encuentran principalmente en el barrio de Ruzafa, L'Eixample y en Convento Jerusalén, junto a la estación del Norte. A mí hay algunas que me parecen excesivas.
OFRENDA: El acto más querido por el colectivo fallero. A mi personalmente me parece muy pesado ver desfilar a una comisión tras otras mientras le llevan flores a la patrona, la Virgen de los Desamparados (la Geperudeta, como se le conoce cariñosamente). Solemos esperar a la noche del 18, o durante el día 19, para dar una vuelta por la plaza de la Virgen y ver el resultado final, con el manto completamente cubierto de flores y esa inundación vegetal que hace que desaparezca cualquier elemento de la plaza.

CREMÀ: La noche del 19 al 20 de marzo Valencia se convierte en una inmensa pira. Las fiestas josefinas llegan a su fin y los monumentos son pasto de las llamas. Primero las infantiles. A partir de las 22:00 empiezan a quemar las primeras (en valenciano quemar e cremar, de ahi lo de crema), a las 22:30 la ganadora del primer premio de Sección Especial y a las 23:00 la falla municipal. A partir de la medianoche empiezan los monumentos grandes a arder, media hora más tarde la ganadora de Sección Especial, y en torno a la 1:00 la falla municipal. Un castillo de fuegos artificiales antecede al fuego. A partir de ahí lágrimas, pena, cenizas y... el inicio de las fallas del próximo año.
Una de las cremàs más espectacular es la de la Falla del Pilar, ya que se planta en una minúscula plaza, y es un milagro obrado por los Bomberos que las llamas no se extiendan a las viviendas que se encuentran a muy pocos metros del monumento.
¡¡¡ATENCIÓN!!! El fuego quema. Aunque parezca de Perogrullo, hay gente que empuja por situarse en primera fila durante la cremà, y corre con las primeras llamas debido al intenso calor.
Y hasta aquí estas breves instrucciones sobre las Fallas. Son unas de nuestras fiestas favoritas. Os invitamos a vivirlas y disfrutarlas. Es cierto que ocasionan muchísimas molestias a muchos vecinos que huyen de Valencia, ya que se cometen algunos excesos casi imperdonables, tanto por parte de las comisiones como de los visitantes. Es cierto que la urbanidad y el civismo nunca sobran.
Si tenéis dudas dejarnos un comentario o directamente contactar a través de nuestros perfiles en Facebook, Twitter e Instagram. Nosotros encantados de ayudaros a disfrutar... I que visquen les falles!

No hay comentarios:

Publicar un comentario